Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La crisis transparente

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 18 de noviembre de 2008, 08:55 h (CET)
Leopoldo Abadía es un profesor de economía e ingeniero industrial cuyo blog está arrasando en la Red como fuente de información financiera entre los interesados en los tejemanejes económicos. Sin embargo, no es esa la razón por la que esta columna lo ha oteado desde las alturas graníticas del centro de la península, sino por ser un hombre que en entrevista con Buenafuente es capaz de dejar claro el origen de la actual crisis económico-financiera, en lenguaje liso y llano. En “román paladino”, como escribió Gonzalo de Berceo, “cual suele cada hombre fablar a su vecino”; dando lugar con ello, nada menos, que, al nacimiento del español.

Si el lector tiene interés en desasnarse en esto de la “crisis” no tiene más que escuchar durante unos minutos la citada entrevista en el siguiente vídeo de YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=lU-j2mIwOpE si le funciona directamente desde aquí, y si no, copiando, y pegando en la barra del buscador. No se moleste en hacérselo llegar a ZP, ni tan claro como está lo entendería, y es muy probable que crea que se lo sabe todo después de su “paseo triunfal” por Washington D.C.

Más, siguiendo con el autor, al que “tanto” le hemos de agradecer “tantos” profanos en la materia, este ventilado columnista, con cierto orgullo, se reconoce paisano suyo de la misma generación, y de unos tiempos en que los que “valían”, tenían que marcharse de Zaragoza aburridos de tan escasas salidas. Unos, al extranjero, otros hacia Barcelona (que, todavía, no era parte del “extranjero”), y otros, a Madrid; dependía de preferencias e inclinaciones, de posibles, de parientes y recomendaciones. El caso es que “en provincias”, cada uno se las apañaba y, como quien dice, con una mano delante y otra atrás, se buscaba el pan, y se hacía sitio como podía allá donde la suerte le hacía un lugar en el ancho mundo.

El caso es que Abadía ha devenido en algo realmente meritorio y ejemplar, por lo que otro gallo cantaría en España si todos los que saben, además, “supieran” explicarse. Mención especial hay que hacer de los políticos, de los responsables de la cosa pública, de lo que afecta a los demás. Ocurre que, muy posiblemente, esos encumbrados personajes sean unos ignorantes de la materia de que son responsable, y, entonces, nada más socorrido para salir del paso como el no hacerse entender, y, para ello, utilizar una sofisticada jerga que lo más que consigue es hacer que pasen por enterados, y hacer quedar a los demás como “ignorantes”. Claro, que, el pueblo, sabio por viejo, ya tiene una acepción despectiva para el término “enterado”. La lista de ellos entre los ministros actuales seria exhaustiva, y, de seguro, ninguno seria capaz de salir airoso de una entrevista con Buenafuente como la que hoy nos ocupa.

La vieja profesión de Medicina como se ejercía antiguamente, antes de imponerse el “profesional sanitario de los centros de salud”, también daba lugar a que se colase el farsante que con sofisticadas palabras intentaba ocultar su ignorancia y deslumbrar al pobre paciente y familiares para aparentar un grado de sabiduría del que carecía. La sátira de Molière creó ridículos y divertidos personajes a este respecto. En cambio, el médico de prestigio, el que sabía hacerse cargo con su conciencia de la confianza que el enfermo ponía en él, era el que acertaba a expresarse llanamente, sin falsa campechanería, sino acercando distancias, sabiendo divulgar la ciencia médica al conocimiento práctico necesario para que el paciente se curase, que, en definitiva, es lo que cuenta.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris