Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Educación para la ciudadanía

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
sábado, 15 de noviembre de 2008, 08:39 h (CET)
La asignatura Educación para la Ciudadanía, ha sido y, sigue siendo muy polémica, el Gobierno se empeña en implantarla y, son muchos los padres que se oponen a ella alegando que son ellos los que tienen el deber y el derecho de educar a sus hijos, y no el Estado. Yo pienso que los padres llevan razón, y además es nuestra Constitución quien les torga esa facultad, ya que en su artículo 27 en el punto 3 dice: Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Con la esperanza de colaborar a resolver esta polémica, escribo esta anécdota que cuento tal y como me la contaron.

Un profesor de un colegio público del sur de Madrid, estaba muy sorprendido por que el mejor alumno que tenía era un gitanillo, el chico era muy puntual, nunca llegaba tarde, sacaba muy buenas notas, las mejores de la clase, era respetuoso, no solo con él, sino también con sus compañeros, la ropa que vestía estaba claro que no la habían comprado para él, pero iba limpio muy aseado, tal era a si que el profesor quiso conocer a sus padres y, a través del chico concertó una cita con ellos, un sábado por la mañana fue a la chabola donde vivían, fue muy bien recibido, la madre preparó un café de puchero que el profesor aseguró estar muy bueno, cuando les felicitó por el hijo que tenían y les pidió la receta el padre le explicó .

“Mire usted en esta casa solo hay tres normas, solo tres.

Primera norma.- Padres es padre y madre es madre.

Segunda norma.- Lo que madre pone en el plato, eso se come.

Tercera norma.- Tempranito en la cama.”

Hasta aquí la anécdota, a mi me parece que estas tres normas son el compendio de una muy buena asignatura de EpC, ya que no se puede decir que sea cosas de curas. Sería bueno que el señor ZP y su ministra del ramo, tomaran nota, y entiendan que ellos tienen la obligación de proporcionar los medios para que nuestros jóvenes reciban una buena instrucción, pero la educación es obligación de los padres a quienes les asiste todo el derecho, solo cuando los padres no cumplan con ese derecho el Estado debe de intervenir.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris