Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Retroceso al estado confesional

Luis Agüero Wagner
Redacción
sábado, 15 de noviembre de 2008, 00:51 h (CET)
Un duro golpe al laicismo que se veía venir, ha recibido el Paraguay, ante el anuncio de que la Pastoral Social de la Iglesia Católica será la encargada de fiscalizar la utilización de los 15 millones de dólares de la binacional Itaipú. El gobierno clero-fascista del obispo Fernando Lugo liberará el dinero para la compra de tierras y otros servicios del estado, con la finalidad de paliar la acuciante situación rural en el pais.

La aspiración de vivir en una democracia de pantalones largos, en un estado laico respetuoso de la diversidad y la libertad y a convivir con mentes no patriarcales ni coloniales para plantear los distintos problemas sociales, queda así al margen de un país con cinco siglos de tradición católica supersticiosa y autoritaria a cuestas.

La propuesta de distribuir la ayuda por intermedio de La Pastoral, llegó al seno de la Iglesia Católica de boca del propio presidente Fernando Lugo. Aunque el Director de la Pastoral Social Nacional de la Iglesia Católica, Ladadislao Melo Cabral, declaró hoy a una emisora que la institución aún no aceptó administrar los fondos para asistencia agrícola, el hecho constituye un duro golpe al laicismo, conquista que el Paraguay alcanzó recién a fines del Siglo XX.

El vocero de la iglesia católica, Melo Cabral, adelantó que se encuentra analizando la posibilidad y aseguró que para el inicio de la próxima semana tendrían respuestas a las solicitudes del gobierno.

Este acuerdo es uno más de los que el gobierno del obispo ha efectuado sin consultar al pueblo ni a la clase política, y se consumó en la reunión que mantuvieron miembros de la Pastoral Social y directivos de la Itaipú Binacional con el presidente de la República, Fernando Lugo, en Mburuvicha Róga.

La propuesta del Gobierno a la Pastoral Social – órgano de la iglesia católica, inventora del prebendarimo y la corrupción pública- es que actúe de colaborador con el proyecto de plan de emergencia para los sectores sociales más necesitados, cuyo plan debe ser aceptado por la Conferencia Episcopal Paraguaya. Hizo hincapié a que los fondos estarán disponibles, una vez que haya acuerdo entre las partes.

"Analizamos la posibilidad de aplicar recursos donados por la Itaipú al sector social con la participación social, se estuvo evaluando la posibilidad de implementar algunos proyectos del sector social, como adquisición de tierras para la implantación de nuevos asentamientos", sostuvo Miguel López Perito, quien ofició de vocero, al término del encuentro.

Resaltó que en los próximos días se evaluará la posibilidad de concretar un acuerdo estratégico entre las partes involucradas. Señaló que el Gobierno consideró apropiado el monitoreo de los recursos por parte de la Pastoral Social, por tratarse de un organismo que tiene "mucha credibilidad", hecho comprobado en las elecciones del 20 de abril, en las que el obispo logró una victoria electoral que podría considerarse un milagro del Señor, si juzgáramos por su capacidad a sus aliados.

El vocero dijo que el Presidente hizo esta convocatoria a la Pastoral Social considerando que la Iglesia goza de mucha credibilidad en Paraguay. "Sabemos bien, estos recursos de Itaipú se han mal utilizados en su momento. Queremos garantizar que las organizaciones más sólidas y respetadas verifiquen y avalen el uso de los recursos", añadió, sin considerar a los sacerdotes envueltos en indecencias de toda índole e incluso en casos de corrupción, algunos de los cuales incluso fueron enviados a la cárcel en Paraguay.

La iniciativa tira por la borda la convivencia ciudadana ordenada por encima de los credos, que asegura la igualdad de todos ante la ley.

Cada día queda más claro que después del 20 de abril será cada vez más difícil anteponer los intereses generales de la sociedad civil sobre los intereses particulares de algunos grupos, en este caso los católicos. La pregunta que se impone es ¿Hasta cuando esta democracia paraguaya tendrá que vivir de "suplencias temporales" como las que nos impusieron unos políticos que reciben miles de millones en subsidios electorales, pero que a la hora de la verdad debieron escarbar en un monasterio para encontrar un líder?

Noticias relacionadas

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo

Puigdemont ignora el ultimátum del Gobierno

¿A qué viene este plazo extra, hasta el jueves? y ¿a qué se refiere Soraya Sáez con sus últimas declaraciones sobre la aplicación de la norma máxima?

702218-3

El apoyo de relevantes intelectuales a la causa independentista ha sido una de las cuestiones que han salido a la palestra

San Isidro, la gallina y Puigdemont

“San Isidro Labrador, pájaro que nunca anida, no le pegues más al niño, que ya ha aparecido el peine”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris