Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Vagos

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 15 de noviembre de 2008, 00:46 h (CET)
Desolador. Patético. Increíble. Inesperado. Insólito. Como lo leen. Quienes votamos tenemos derecho a hablar y a decir por escrito u oralmente lo que sentimos. Ahí tienen al Parlamento de la Nación que todavía se llama España. Vacío, más solo que la una en época estival y en Andalucía.

Quienes dicen representar a los ciudadanos ni siquiera acuden a su trabajo, aunque entre ellos se defienden aduciendo que están llamando por teléfono a sus pares, queridos o nones, tomando café con sus representados o apaños de noche, preparando respuestas parlamentarias a destiempo o interesadas, durmiendo la mona de la noche anterior o pidiendo disculpas por los estropicios que hicieron en la barra americana o "amaricona" donde pernoctaron. A esta gente ya no hay quién la crea. Ni siquiera son creíbles en sus casas, donde se les aguanta por el sueldo que llevan y por lo ausentes que están.

Juzguen ustedes mismos. Como bien dice nuestro admirado, Federico Jiménez Losantos, son "dipuvagos". El pueblo soberano se ha vuelto a equivocar una vez más: vota por inercia o torpeza, es vago por defecto, incapaz de saber quién le hace daño y quiénes le desprecian, abandera su particular paranoia y ni siquiera alcanza a ver quién le representa, por lo que "autoriza" a los padres de la patria que le representan a levantarse de la "cama abarraganada" más tarde de las once; decía nuestro abuelo Pedro que cualquier trabajo que no diera para levantarse más tarde de las once de la mañana no era un trabajo señorial. Y esa filosofía nos la hemos aplicado alguno de sus nietos, sabedores de la certidumbre de la máxima y de la virtud reparadora para la salud individual. Nuestro abuelo no era diputado ni senador, por eso no era vago por naturaleza, ni abarraganado, ni prebendado de la política.

Nos da igual que se llamen "PPerros" o "sociolistos", falsos liberales o "nazianalsocialistos". Aspiran a lo mismo, con los mismos objetivos y semejantes aspiraciones. A la hora de la verdad no hay ideologías ni posturas enfrentadas, ni fronteras entre el vago, el desgraciado, el inútil, el estúpido y, como dice mi amiga Rosario, el hijo de madre desconocida sin distinción.

Sí. Son los diputados; es decir, dos veces "putados" y ninguna puteados, pues eso lo son sus votantes. Y lo son por que no representan a nadie, porque el pueblo soberano es torpe en la elección y por naturaleza, porque a los mejores no supieron elegirlos, porque los elegidos usan y abusan del dinero ajeno y la paciencia de todos para putear, o casi, a casi a todos. Nuestros diputados -- que es como ser puta dos veces -- nunca leyeron a Gandhi, por lo que jamás aprendieron que "sacrificarse a sí mismo es infinitamente superior que sacrificar a los demás".

Ni leyeron los diputados -- que es como ser puta dos veces -- a Gandhi ni, posiblemente, sepan de sus enseñanzas. Decía Carlyle que "siempre hay un lugar en las cumbres para el varón prudente y esforzado", aunque la experiencia demuestre que Carlyle no siempre acierta. Nuestros diputados suelen imitar a Picabia, pues si hay algo que se toman en serio es no tomarse en serio nada. Dado que no acuden al parlamento, y se ríen de la ciudadanía, alguien debería decirles que no sirven, aunque se sirven de los demás.

Pierden el tiempo nuestros diputados y quienes los han votado, como una ofrenda a la ineptitud, a la desvergüenza, a la incompetencia y al deshonor. Han perdido el tiempo quienes los han votado y quienes no acuden al parlamento nacional. Benjamín Franklin solía decir que "si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches". Y el parlamento español vacío por la cumulación de vagos, irresponsables, mequetrefes y almas ruines.

En fin, si la vergüenza es el capital de los pecados, pecado son los propios diputados -- que es como ser puta dos veces --. Sin risa y sin llanto la vida no tendría sentido, como decía Raúl Sender. Nosotros nos quedamos con la risa.

Noticias relacionadas

​Los perdedores

En este mundo, perdedores lo somos todos en tanto en cuanto de esta vida solo se sale muerto y no hay dinero ni poder que compre tiempo extra de vida

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas

Final de etapa de un egocéntrico

Solo pensar que puede haber gente que aún confíe en este mentiroso de presidente, me pone los pelos como escarpias

El espíritu materno de la expresión humana

“Tenemos derecho a que nuestro árbol genealógico se articule en esa pluralidad exclusiva de emociones materno-filiales, que hemos heredado, y que nos sirve de sustento”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris