Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Novela   Autores   -   Sección:   Entrevistas

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

Herme Cerezo
miércoles, 9 de diciembre de 2015, 15:49 h (CET)



entrev270515



Luis del Val nació en Zaragoza (1944). Como periodista ha colaborado en publicaciones tan emblemáticas como Sábado Gráfico, Pueblo, Interviú, Tiempo, Diario 16 y La Vanguardia, y en la actualidad lo sigue haciendo en la agencia OTR-Europa Press y en La Razón. Ganador en dos ocasiones del Premio Ondas, resulta muy popular su labor como comentarista, primero en la Cadena SER y ahora en la COPE, y guionista de diversos programas emitidos por TVE, Antena 3 y Localia. Autor de más de una docena de libros, destacan sus novelas ‘Buenos días, señor ministro’, ‘Los juguetes perdidos’ o el libro de relatos ‘Cuentos del mediodía’, que ha alcanzado las cinco ediciones. Con ‘Las amigas imperfectas’ obtuvo el Premio de Novela Ateneo de Sevilla y con ‘Reunión de amigas’ el VI Premio Logroño de Novela.

Mario Cifuentes, un septuagenario de enigmático pasado, pero que parece relacionado con todos los acontecimientos de cierta importancia que se han producido en España desde la muerte de Franco, se entrevista en el Café Comercial de Madrid con Cintia Soraluce, una profesora universitaria en la treintena que está escribiendo un libro sobre los servicios secretos españoles durante la transición y que es hija de un militar fallecido pocos años antes, y que también estuvo relacionado con los servicios secretos. Este es el punto de partida de ‘La transición perpetua’, la última novela del escritor aragonés Luis del Val, por la que ha sido galardonado con el I Premio Internacional de Novela Solar de Samaniego. Del Val pasó por València y en una esquina del lounge bar del Ayre Hotel Astoria Palace conversamos durante unos minutos sobre la obra ganadora.

Luis, ¿qué es lo más importante del hecho de ganar un premio?
Lo más importante no es el dinero, ni que un jurado se haya inclinado por tu novela, lo más importante es la promoción. Aunque hasta ahora no he tenido problemas, atravesamos un momento de crisis. Si un editor publica un libro mío nadie lo sabe. Sin embargo, si gano un premio tengo la posibilidad de que mis lectores se enteren y de que también lo hagan otros nuevos, atraídos por el reclamo del premio. Por eso me presenté al concurso.

Al ganar la primera edición del Premio Internacional Solar de Samaniego, que relaciona el vino con los libros, has inaugurado la lista de autores galardonados.
Es verdad. Antes de presentarme quise averiguar ciertas cosas y me enteré, por ejemplo, que Félix de Samaniego se retiraba para escribir a su finca de La Escobosa, donde ahora se alzan las bodegas. Samaniego es un personaje que me llama la atención, porque es conocido por sus fábulas moralizantes, en las que la virtud triunfa siempre sobre el vicio. Sin embargo, por otro lado, es también un escritor erótico-pornográfico, autor de historias protagonizadas por monjes de lubricidad espantosa y monjas con un sentido del pecado muy laxo. Me fascinaba que en aquella misma finca fuese capaz de escribir textos tan distintos, era un tipo con dos caras. Tanto es así que estuvo recluido durante varios años por orden de la Inquisición. El otro aspecto que me interesó mucho fue la relación existente entre la literatura y el vino. En una biblioteca hay libros guardados y lo mismo ocurre en las bodegas con las botellas de vino. Y cuando los libros se abren y las botellas se descorchan se da rienda suelta a todo un mundo de sensaciones.

A propósito de la crisis del libro, durante el acto de entrega del Premio Solar de Samaniego, decía un escritor allí presente que el auténtico premio hoy en día era publicar.
Es difícil para un escritor nuevo, pero para alguien que ya tiene libros editados creo que no lo es. En un chiste de Chumy Chúmez que apareció en ‘La Codorniz’, un librero le decía a un escritor: «Joven, lo difícil no es publicar, sino vender» [risas]. Yo no me quejo de las ventas, pero pertenezco a la clase media, una clase social que antes vivía muy bien y que ahora está desapareciendo, sustituida por los ricos y por el proletariado. Con los libros ocurre igual: o tienes un libro que es un bestseller y vendes muchísimo o nadie nos compra.

0912152

Fácilmente, ‘La transición perpetua’ podía haber adoptado la forma de ensayo, sin embargo has escogido la novela, la ficción, ¿por qué?
Tenía claro que iba a escribir una novela, pero quería que todos los datos que incluyera fuesen exactos. Durante un año y medio estuve recogiendo documentación y lo más doloroso vino después, cuando prescindí del ochenta y cinco por ciento de esa documentación. Si lo aprovechaba todo, la novela se hubiera convertido en un ensayo, un texto difícil de digerir, justo lo que yo no buscaba.

¿Y cuáles han sido las principales fuentes documentales que has utilizado?
Por supuesto he utilizado prensa y libros especializados, pero tuve la suerte de conocer a algunas de las personas que aparecen en el libro, porque pertenecí a la Comisión de Defensa, donde coincidí con Gutiérrez Mellado con quien hablé muchas veces, aunque él nunca rompió su secreto profesional. Por otro lado, tenía un amigo, que estuvo en el CESID, que me contó algunas cosas también. A pesar de su discreción, de la de ambos, uno va atando cabos poco a poco.

¿Has escrito ‘La transición perpetua para un segmento determinado de lectores?
Mira, tengo una hija que ha cumplido cuarenta años y un hijo que tiene treinta y seis. Nacieron con la democracia y la televisión en color. Yo he vivido bajo la dictadura y bajo la democracia. La democracia es como respirar, algo que vemos absolutamente normal porque a nadie le llama la atención respirar cada mañana. Sin embargo, si sufrimos un ataque de asma, o una ola de autoritarismo, y no podemos hacerlo, lo echamos de menos. Con la novela les he querido explicar que la democracia no es un regalo del cielo, no está hecha de aluminio anodizado, ni de acero inoxidable, y que como todo en esta vida hay que cuidarla, porque se puede romper.

El estilo de ‘La Transición Perpetua’ es muy dinámico, ¿el hecho de que tú provengas del periodismo tiene algo que ver con esto?
Pienso que no. Conozco muchos compañeros que son muy plúmbeos y a muchos escritores que son muy ligeros. Todo depende de la forma de enfocar la novela. España está llena de grandes escritores, pero hay muy pocos novelistas. He admirado mucho a la novela norteamericana, en la que un escritor no se preocupa de hacer literatura sino de contar historias que interesen al lector. Siempre me ha preocupado que cuando alguien compra un libro mío no se lastime y crea que ha invertido bien su dinero. Cuando no sucede así y el lector ha dedicado unas horas a la lectura del libro, se irrita mucho.

0912153

¿Hubo un antes y un después de la transición, como antes lo hubo del franquismo?
Permanentemente hay un antes y un después. Los individuos estamos en transición permanente. Esta sociedad no se parece en nada a la de 1977 y la de 1982 tampoco se parecía a la anterior. Todo evoluciona, aunque a veces avancemos dos pasos y retrocedamos uno. Ahora nos encontramos en el momento en que el general Goded se disponía a detener al presidente de la Generalitat [sonrisa irónica].

Hay pocas novelas que cuenten historias de amor y de traiciones enmarcadas en el periodo de la transición.
Quizá eso se deba a que tenemos un cierto pudor en hablar de asuntos contemporáneos. Uno de los grandes temas literarios y dramáticos incluso para la escena, como es el terrorismo de ETA, tampoco tiene demasiada literatura escrita. Es indudable que sentimos un indudable pudor a hablar de cosas demasiado cercanas, demasiado próximas.

Desde el punto de vista literario, ¿te ha resultado muy difícil introducirte en los personajes que transitan la novela?
A la hora de escribir, lo único que había de cuidar es que cada personaje hablase de un modo coherente. Gutiérrez Mellado o Adolfo Suárez no podían expresarse igual que un hombre de la calle. Y no me ha resultado difícil, porque como escritor de teatro estoy acostumbrado a introducirme en el lenguaje de personajes de muy distinto rango. Por otro lado y como he dicho antes, tuve la suerte de vivir algunos de los momentos que narro y de integrar comisiones a puerta cerrada en las que, como entonces no había periodistas, se hablaba con toda sinceridad.

Si tuvieras que etiquetar ‘La transición perpetua’, ¿en qué género la incluirías?
Sin duda es una historia de amor con un trasfondo histórico, aunque quizá sería mejor decir con un trasfondo contemporáneo, porque muchos de los que aparecen en la novela todavía están vivos.

La novela habla de cinco intentos de golpe de estado durante la transición.
Sí, hubo un medio golpe de estado y cuatro intentos más. Cuando alguien de las nuevas generaciones desprecia la transición, un momento en el que hubo tantos muertos, comunistas, etarras, guardiaciviles, políticos, policías, militares, etcétera, no me parece correcto, porque no se puede despreciar de modo tan frívolo aquellos años. Tuvimos suerte y la transición salió bien, con todas las imperfecciones que tenemos como seres humanos que somos.

Y dice también que el último intento no se esclareció.
No, no se quiso esclarecer por el sentido de estado que tenía Felipe González. Él trató de minimizar los efectos, porque había tantos implicados entre los jefes y oficiales que hubiera resultado muy perjudicial para el ejército español. Pero hay una cosa que hizo muy bien: les trasladó el mensaje de que el gobierno estaba al corriente de lo que tramaban. Sin duda fue la mejor forma de evitar que se produjese un nuevo intento, el quinto, que tal vez hubiera sido definitivo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"Mi novela es una historia de tiros y besos, de amor y violencia"

Entrevista a Edmundo Díaz Conde
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris