Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Hacia dónde nos llevas, ZP?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 14 de noviembre de 2008, 08:24 h (CET)
Al señor Rodriguez Zapatero le está empezando a afectar el síndrome de Dorian Gray, el personaje de Oscar Wilde que no quería envejecer y quería permanecer siempre con la belleza con la que le había pintado un artista; no obstante, aunque logró conseguirlo, todas sus faltas, sus libertinajes y excesos se iban reflejando en el lienzo distorsionando, envejeciendo y cubriendo de horribles escrófulas el primitivo rostro del cuadro. Y es que, no en vano y por mucho que se esfuerce en querer asomar la nariz por encima de la superficie de desolación en la que, cada día más, se va sumergiendo nuestra nación, le es imposible evitar que las pústulas de su pasada política, la metralla de sus engaños a la ciudadanía y los esputos de tuberculosis progresista que no logra contener, se vayan incrustando con terca insistencia y perseverancia en el retrato que los españoles se habían hecho de él; asomando la verdadera efigie que se escondía arteramente bajo un rostro de apariencia afable y un “talante” de personaje dialogante y amigo de llegar a acuerdos con todo el mundo, incluida la oposición del PP.

Tarde y a destiempo está intentando parchear los resultados de la inopia en la que ha permanecido durante un año en el que la crisis, no sólo ya se mostraba en toda su peligrosa dimensión, sino que ya anticipaba el grave peligro de convertirse en la peligrosa bola de nieve de la economía y las finanzas que acabaría alcanzándonos y arrastrándonos en su imparable caída. No quiso, no pudo, no supo anteponer, a su egoísmo partidista, su deber como presidente del gobierno de España y prefirió escudarse en el engaño, la falacia, la mentira, lo torticero y la deslealtad para todos los ciudadanos; y todo ello sucedía mientras, desde todas las estancias nacionales e internacionales, surgían voces de aviso, advertencias y recomendaciones para que los responsables económicos de cada nación preparasen los paraguas de la contención del gasto, del rigor en los balances, de la previsión ante una posible recesión y de la indudable necesidad de que se advirtiese a la ciudadanía que saliese de su aletargamiento muelle de años de “ buen rollo” económico para que espabilase ante los augurios de vacas flacas y despertase a la certidumbre de que la tormenta que se avecinaba no era un espejismo, sino una penosa realidad.

Por desgracia para España, los avatares económicos no dependen del voluntarismo de los políticos o de los grandes discursos de los líderes de los partidos ni, tan siquiera, de las predicciones catastrofistas de los anti-globalización o los predictores del fin del mundo; no, señores, la economía y las finanzas son matemáticas puras, son oferta y demanda, son negocios, son producciones y mercados, son ganancias y pérdidas, son productividad y eficiencia; algo, en fin, demasiado complejo para dejarlo en manos de estos estadistas que sólo viven de su oratoria pero que, rascando un poco su epidermis, salen a relucir sus carencias, sus defectos, sus obsesiones paranoicas, sus ambiciones y sus orgullos llenos de fatuidad; pero también, en muchos casos, una incompetencia que no quieren reconocer, un empecinamiento en sostener sus errores y su aversión a la rectificación. Cuando alguien quiere curar una bronconeumonía con sinapismos ya ha puesto la primera piedra para que el enfermo acabe en el tanatorio y esto, señores, es lo que nos está ocurriendo en este país, que parece tener la obstinación de empeñarse en arrojar por la borda todos sus logros en el bienestar común, sus conquistas técnicas, sus adelantos sociales y su resurgir económico; para venderlos, como hizo Esaú con su primogenitura, por un simple plato de lentejas, en nuestro caso, de relativismo, laicidad y utópicas libertades.

Bien están las ayudas a los parados con hipotecas; sean recibidas con buen ánimo las devoluciones anticipadas del IRPF para quienes bordean la miseria y alegrémonoslos de que se amplíe el plazo para aquellos a quienes les hayan vencido los plazos para hacer uso de las Cuentas Vivienda, en dos años más, pero… seamos consecuentes y no caigamos en la trampa fácil de creernos que todo ello se ha tratado de un pronto generoso del Ejecutivo. No señores, como siempre ocurre con este Gobierno socialista, sólo se trata de una nueva maniobra de distracción, de una de las improvisaciones a las que nos tiene acostumbrados ZP y su aparato de propaganda. Y, si no, vean ustedes el panorama al que el PSOE se ha tenido que enfrentar este lunes pasado: se nos anuncia, desde Europa, que nuestro país va a ceder un 0’2% en su crecimiento y la CEOE fija un retroceso del PIB de un 0’5% en el 2009, lo que significa que vamos a entrar en recesión; el nivel de desempleo ha aumentado, en solo un año, en un 37’5%, alcanzando la preocupante cifra de 2.818.026 parados (192.658 sólo en Octubre) y los pronósticos son que seguirá in crescendo durante los próximos meses (¿recuerdan ustedes cuando Zapatero hablaba de pleno empleo para el 2009?); la Seguridad Social, por su parte, ha perdido 453.211 afiliados durante doce meses, lo que nos indica que la tasa interanual ha permanecido en negativo durante los últimos cinco meses y, por el contrario, el gasto por prestaciones de desempleo se ha disparado, en el mes de septiembre, en un 41’8%.

Añadan ustedes, a estos datos catastróficos, el que el número de “concursos de acreedores” se ha disparado, en el último trimestre, en un 263’8%; que Bruselas augura para España un déficit público del 3’2 y que la morosidad está haciendo mella en los bancos y cajas, alcanzando cotas desconocidas hasta ahora y, luego, pueden compararlo con los cada vez más escandalosos casos de despilfarro por parte de los políticos de la izquierda, que se aprovechan de sus cargos para aumentarse los sueldos ( señor Montilla) o para arreglarse sus despachos o hacerse con despampanantes coches de alta gama o pagarse costosos viajes etc. demostrando con tal comportamiento su escasa sensibilidad ante una situación de crisis generalizada y un afán de enriquecimiento a costa de los contribuyentes. Con este resumen tendrán un esbozo de las causas que han hecho sonar las alarmas en la sede de Ferraz, que se han visto obligados a improvisar, una vez más, para ofrecer carnaza al pueblo con el fin de evitar que la situación se les escape de las manos.

Y una pregunta final, ¿se imaginan ustedes lo que hubiera podido hacer una oposición del PP, al mando de un señor Aznar, en una situación tan propicia para hacerle aparecer los colores a ZP y darle la vuelta a las encuestas, simplemente, recordando a los ciudadanos aquello que decía en su debate con Solbes, el señor Pizarro? Fueron palabras proféticas que, sin embargo, cayeron en saco roto y significó ¡Señor Rajoy, vaya vista política tiene usted!, no sólo que la prensa lo diera por perdedor, sino también, para vergüenza del nuevo equipo directivo del PP, se le condenara al ostracismo. Por el contrario han perdido más de 90.000 votantes. España, señores, está más necesitada que nunca de un timonel experimentado que supiera encauzar el rumbo de la nave que, ¡a la vista está!, navega al garete. En todo caso: “ Alea iacta est” ¡qué remedio!

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris