Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Entrevistas
Etiquetas:   Novela   Cultura  

"Mi novela es una historia de tiros y besos, de amor y violencia"

Entrevista a Edmundo Díaz Conde
Herme Cerezo
lunes, 7 de diciembre de 2015, 19:21 h (CET)



entrev270515



Edmundo Díaz Conde nació en Orense en 1966. Se licenció en Derecho, carrera que, por convicción, no ha llegado a ejercer jamás. Ha trabajado como asesor editorial y colaborado, entre otras publicaciones, con ‘El Correo de Andalucía’ y la revista cultural ‘Mercurio’. Residió en Orense, Santiago de Compostela, Madrid y, actualmente, en Sevilla. Su primera novela, ‘Jonás el estilita’ mereció el III Premio Ciudad de Badajoz. Su siguiente obra, ‘La ciudad invisible’, fue finalista del Premio Ateneo de Sevilla en el año 2001. A estos títulos le siguieron ‘El club de los amantes’, ‘El veneno de Napoleón’ (finalista del Premio de Novela Histórica Alfonso X el Sabio 2008) y ‘El príncipe de los piratas’, publicada en 2013.

Edmundo Díaz Conde ha conquistado el Premio de Novela Ateneo de Sevilla 2015 con su obra ‘El hombre que amó a Eve Paradise’, un relato de besos y tiros en el Chicago de la Ley Seca. Se trata de una novela negra que, sin embargo, revela aspectos inéditos sobre John Frank Hickey, primer asesino en serie conocido, anterior a Jack el Destripador, y la casi desconocida emigración española a Estados Unidos a comienzos del siglo XX. Su protagonista, Eve Paradise, es una diva del cine mudo que crea escuela. Rubia, atractiva, carismática y con un encanto inexplicable, es una mujer valiente, pero sensible, que se ve afectada por los crímenes de sus amantes y la investigación que se lleva a cabo para esclarecerlos.

Entrevistar a Edmundo Díaz Conde significa invertir unos minutos en buena compañía y mejor conversación. Y eso ocurrió en el Hotel Vinci Lys de Valencia hace unos días. Para el escritor orensano alcanzar el Premio Ateneo de Sevilla ha supuesto aprobar una asignatura pendiente, ya que «fui finalista en el año 2001 y ganarlo ahora, tantos años después, representa un orgullo. No solo me siento agradecido al jurado, sino también a la ciudad de Sevilla, que me ha tratado muy bien desde que me trasladé a vivir allí en el año 1997».

El origen de la historia que motiva la escritura de ‘El hombre que amó a Eve Paradise’ es bastante curioso. «Una señora, que se llamaba Esperanza, mujer de gran corazón, antes de morirse me contó la historia de su abuelo, quien en 1911 hizo una travesía hasta Hawái formando parte de un grupo de emigrantes españoles. Me entregó un pasquín de aquella época en el que se pedía trabajadores para la recolección de caña de azúcar en Hawái. Buscaban mano de obra barata, pero la querían europea, porque consideraban que los europeos estaban acostumbrados a unas condiciones climatológicas parecidas a las norteamericanas». Esta emigración, como tantas otras cosas, es un episodio poco divulgado de la Historia de España. «Es muy desconocida, tanto que la llamaron la emigración invisible. En total se embarcaron ocho mil ochocientas personas. Hawái no solo era su puerto de destino, sino también un puente para pasar al continente americano. Cuando los emigrantes comprobaron que las condiciones de vida no eran tan buenas como las prometidas, algunos regresaron y otros dieron el salto a los Estados Unidos».

071215

El título, ‘El hombre que amó a Eve Paradise’ suena muy cinematográfico y remite, sin duda, a un clásico de la filmografía norteamericana: ‘El hombre que mató a Liberty Valance’. «Esa es una de mis películas favoritas y me ha servido de inspiración. Me parecía muy adecuado porque Eve Paradise, la protagonista, ya cobraba toda su importancia desde el principio, desde la cubierta misma. Por otro lado, el título refleja que se trata de una historia de crimen y besos, como es la novela. El amor y la violencia sobrevuelan toda la historia, especialmente en lo referido a la atmósfera de Chicago en la época de las prohibiciones, los gángsters y la Ley Seca». Cada capítulo, además, está subtitulado, lo que supone un esfuerzo considerable para cualquier autor. «Me he planteado la novela como una sucesión de pequeños desafíos y siempre me gustó poner títulos para cada capítulo y pensarlos detenidamente. He pretendido que el temperamento meridional español se conjugase con la forma de ser estadounidense, tan laboriosa y puritana». Para Edmundo Díaz Conde la novela se adscribe al género negro, pero con matices. «Es una novela de género negro, porque el cauce principal por donde discurre la intriga es una sucesión de crímenes. A partir de ahí surgen otros temas colaterales como la hipnosis, el amor y el sexo, porque a Eve, la protagonista, le gusta acostarse con hombres jóvenes. En este sentido, la novela contraviene una de las limitaciones del género negro como es el machismo, porque aquí la protagonista es quien ejerce de hombre».

‘El hombre que amó a Eve Paradise’ está narrada en tercera persona. «Al principio tuve algunas dudas, pero no demasiadas. Se trataba de una historia de estructura dificultosa y complicada, donde había que contar muchas cosas. Y yo pretendía que al lector le resultase de lectura ágil y rápida, que no descubriese todo el trabajo que se esconde debajo del texto. Para conseguirlo necesitaba dotarme de una buena capacidad de maniobra y de los mayores recursos literarios posibles. Sin duda, la tercera persona me ofrecía la amplitud de miras que precisaba para lograrlo».

El Chicago del primer tercio del siglo XX es un lugar especial, con un ambiente muy concreto, archiconocido. «Son años muy particulares para esta ciudad norteamericana. En contra de lo que se pueda pensar, el cine como industria nació en Chicago, no en Hollywood. Ese era otro de los motivos que me movía a ubicar allí la novela, porque me permitía narrar las pasiones candentes que viven los personajes. Y no podemos olvidar el mundo del hampa, porque Al Capone dominaba sus calles. En definitiva, se trata de una ciudad que se erige también como protagonista en la novela y yo, como español, quería enfocarlo a mi manera, ofrecer una imagen muy distinta del Chicago que vemos en las películas estadounidenses». Como suele ocurrir en este tipo de novelas fronterizas entre el registro negro y el histórico, localizar la documentación adecuada resulta laborioso. «El proceso de documentación previo ha sido importante y escalonado. Los temas que aborda el libro, la emigración española, la hipnosis y los gángsters exigen conciliar lo real con lo novelesco para introducir una peripecia dentro de un marco histórico real. Pero todo está rigurosamente documentado, hasta los detalles más pequeños». En ocasiones, el trabajo investigador obtiene su recompensa, como le ha sucedido a Díaz Conde. «Aunque es siempre cuestión de suerte, al documentarse uno encuentra perlas en su camino y una de ellas fue tropezar con John Frank Hickey, “El Asesino de la Tarjeta Postal”, el primer asesino en serie conocido, anterior a Jack The Ripper. Asesinos de este tipo ha habido siempre, pero antes se les llamaba depredadores o simplemente criminales. El término de asesino en serie es más moderno, procede de los años setenta y fue acuñado por el FBI. Hickey fue un tipo especialmente cruel, que asesinaba niños y después enviaba a sus padres una postal explicando por qué los había matado y donde se encontraba el cadáver».

0712154

Al autor galleo parece que le fascina la gente de mal vivir. En su anterior novela, ‘El príncipe de los piratas’, trataba de corsarios y filibusteros y en esta de gángsters. «Creo que a la gente, en general, le resulta más sugestivo ese tipo de personajes que arrastra pasiones oscuras, que el que no las tiene. Decía André Gide que con buenos sentimientos no se escriben buenas novelas y por eso me atraen también estos tipos, sin olvidar que todos ellos tienen, por supuesto, una cara be, donde dan rienda suelta a sus sentimientos».

Cerramos la entrevista regresando a dos aspectos de los que ya hemos hablado a lo largo de la conversación. Por un lado, la hipnosis. «La hipnosis me daba mucho juego para la novela, siempre subordinada como herramienta a la investigación de los crímenes. Me enteré de que en el año 1894 George du Maurier escribió una novela titulada ‘Trilby’, que fue un auténtico bestseller, sobre una cantante que actuaba hipnotizada. La idea me venía perfecta y pensé que debía aprovecharla». Y por otro, el amor erótico. «Eve Paradise tiene treinta y tantos años, es una estrella rutilante y ejercerá la prerrogativas que su puesto social le permiten. A través de sus relaciones, he querido hablar del erotismo y el sexo, que ocupan un lugar destacado en la trama, haciéndolo con delicadeza pero sin rubor».
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

"Soy una persona que necesita poco para ser feliz"

Entrevista a Miguel Ángel Revilla

Conociendo a … Sergio Fernández

Autor de "Libertad Financiera"

Conociendo a … Mónica Galán

"Me seduce el placer de una vida sencilla."

RankTop, la clave del éxito

Hablamos con sus directores de proyectos

Ramón Enrich, pintor, escultor y amante de la arquitectura

“En una década el REC habrá recibido un importante impulso”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris