Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP en la silla del francés. ¿No hay espacio para España?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 12 de noviembre de 2008, 08:42 h (CET)
Parece, señores, que esta extraña componenda que tanto se viene jaleando desde el PSOE y la prensa de siempre, que tanto mima al señor Zapatero y hasta, en un caso de auto harakiri político, por la oposición del propio PP; que ya dan por supuesto que la presencia de nuestro Presidente, como un componente más del G-20, ocupando una de las sillas reservadas a Francia, – nuestra proverbial rival desde que el mundo es mundo y que, sin embargo, en un gesto inusitado del señor Sarkozy, ha permitido ( Dios sabe a cuenta de que oscuras componendas y secretas concesiones por parte de ZP, que estaba dispuesto a vender su alma al diablo con tal de salirse con la suya) –, en la Cumbre de New York, va a ser la yesca que encienda en los miembros de la asamblea el entusiasmo que les va a infundir la fácil verborrea de nuestra “lumbrera”, made in el PSOE, cuando les explique el éxito de las fórmulas progresistas para afrontar la crisis en España, dirigidas por él mismo y aplicadas por su propio Ejecutivo. Lo que ocurre es, y no creo que haya quedado convenientemente aclarado, que falta saber si ZP se va a expresar en francés o va a utilizar alguno de los idiomas oficiales que hoy existen en nuestra patria, si es que se puede llamar así un conglomerado de díscolas autonomías que están empeñadas en separarse del tronco común que es España. No obstante, vean ustedes que es posible que, este optimismo desmesurado, este poner la venda antes que se produzca la herida o, lo que es lo mismo, seguir esperando aquello de: “la purga de Fernando que desde la botica está obrando”, o sea, que se espere que la presencia de ZP equivalga a que los intereses de España estén medianamente representados en la Cumbre, es tanto como imaginarse a Pepiño Blanco oficiando de obispo en una Catedral.

Empecemos por esta majadería que se le ha ocurrido al señor Sarkozy, a la que le ha dado el pomposo nombre de “refundar el Capitalismo”. Evidentemente que, detrás de esta definición existen otras intenciones ocultas del mandatario francés. Ya sabemos que nuestros vecinos, los gabachos, siempre han tenido ambiciones imperialistas, que vienen desde Francisco I, el gran envidioso del poder de España durante el fructífero reinado del emperador Carlos V (Carlos I de España), y que tanto afectaron a nuestro país, cuando en los principios del siglo XIX, gracias a la endeblez de los borbones, Carlos IV y Fernando VII, ayudados por Godoy, fuimos invadidos por ellos. Parece que al señor Sarkozy le ha parecido que la crisis de los EE.UU le proporciona la oportunidad de hacerse el amo de Europa y de paso ( el mismo lo ha dicho) dar por finalizada la época en la que los EE.UU ejercía su hegemonía económica sobre todo el mundo. Puede que incluso haya pensado que el hecho imponer la presencia de Zapatero al señor Bush quien, por otra parte, lo único que desea es traspasar la patata caliente a su sucesor Obama; puede que le sirva a sus fines puesto que sabe que, Zapatero, no va a defender los intereses españoles en la cumbre de New York, sino que lo que lleva entre ceja y ceja es hacer un discurso que, él mismo, calificó de “progresista” que es lo que, en definitiva, le pone y responde a sus más íntimas ambiciones, que se centran básicamente en deshacer, de un plumazo, los últimos 70 años, desde el fin de la Guerra Civil, para hacernos regresar a la 2ª República, en una elípsis en la que se dejarían en el olvido tanto la dictadura del General Franco, vencedor de la guerra, como la etapa de la llamada “Transición”.

Llamémoslo como nos de la gana, capitalismo o mercado libre, lo cierto es que, cuando no existe la ley de la oferta y la demanda; la libertad individual para crear empresas y dirigirlas; la iniciativa privada; el progreso en función del desarrollo de la competencia, los adelantos industriales, los avances científicos y el perfeccionamiento de las capacidades de los individuos; podemos dar por seguro que las naciones caen en lo que fueron las economías dirigidas del bloque comunista, que tanta miseria engendraron, que tantas muertes provocaron y que fueron las causantes directas de la falta de productividad, que motivó la caída paulatina de un régimen autoritario y absolutista que nadie pensaba que pudiera destruirse a sí mismo. Pero así fue, y se desmoronó como un castillo de naipes.

Es evidente que algunos prefieren ignorar los proyectos de ZP y han decidido colaborar a que nuestro presidente pueda lanzar sus mensajes, inspirados en políticas extremistas como las que rigen en estas falsas “democracia” de la América latina; todas ellas imbuidas del más puro estilo absolutista, totalitario y de corte comunista. Para Zapatero no se trata de refundir el capitalismo, para él lo que procede hacer es erradicarlo de raíz para construir sobre sus escombros los cimientos de una nueva sociedad, utópica por supuesto, basada en embeber a las masas, utilizar los engaños propios de las doctrinas emanadas de Lenín, Bakunin, Satalin y toda la serie de dictadores que les han sucedido y que han dado lugar a las matanzas más sangrientas que se han registrado en la Humanidad. Se ha hablado sin cesar del genocidio nazi, pero no nos debemos olvidar que todos aquellos lugares en que los “defensores del pueblo” han conseguido el poder, las “limpiezas” de los que se han opuesto a ellos y las de sus propios socios en el poder han sido las más sangrientas y crueles de todas las que se han conocido en la historia de nuestro planeta. Es alucinante ver como el señor Rajoy se muestra encantando de la proeza de ZP y se alegra de que haya sido admitido en la Cumbre, olvidándose de que, todo el periplo que ha precedido a esta “entrada por la puerta falsa” ha sido una secuencia de humillaciones, una incomprensible retahíla de rechazos, de excusas y de desaires que este sujeto que nos gobierna se ha tragado, comprometiendo con ello el propio orgullo de la nación española. Pero Rajoy dando palmas de satisfacción.

Y uno se pregunta si, ante la vejación de incluirnos en una asamblea donde nadie parece querernos; si ante el empecinamiento de querer aparecer como más de lo que somos; si ante el evidente hecho de ser uno de los países del mundo donde la crisis ha sido y es más cruenta; si ante la evidencia de que nuestros gobernantes han estado lentos, torpes e incompetentes para predecirla y para tomar las medidas para paliarla, si ante todas estas circunstancias, para entrar, hemos tenido que recurrir a que Francia nos ceda un puesto que le sobra y, ante una realidad tan palpable y un ridículo tan notable; es posible que todavía pensemos que todo se ha hecho muy bien y que debemos estar encantados de la vida. Pues miren, ustedes pensarán lo que les parezca, pero yo tengo la impresión de que nos están tomando el pelo y que, de toda esta parafernalia, nada bueno va a salir para España. Pero lo que de verdad está ocurriendo en nuestra patria, los despidos, las listas de parados del INEM, los problemas económicos de los ciudadanos; siguen adelante sin que las medidas aplicadas por el Gobierno tengan otra finalidad que ir tapando agujeros sin incidir en lo esencial, o sea, en las empresas, las Pymes y comercios que son la base de nuestra economía. La medida es conocida: productividad, menos impuestos y fomento de inversiones; luego vendrá la competitividad, los nuevos puestos de trabajo, descenso del desempleo y más afiliación a la Seguridad Social, y este es el principio.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris