Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Time goes by

Mario López
Mario López
martes, 11 de noviembre de 2008, 06:15 h (CET)
Hay que ver la celeridad con la que se suceden las cosas de un tiempo a esta parte. Apenas acaba de ganar las elecciones Barak El Deseado y Zapatero su anhelada silla en el mitin de los 20 y ya estamos con la bajada del precio del dinero y de la vivienda, reproduciendo el marco económico que según los expertos propició la crisis de la que todavía no sabemos si acabamos de entrar o estamos a punto de salir, pero que, sin embargo, parece animar a nuestros líderes a aconsejarnos la compra de inmuebles aunque el paro nos coma los tuétanos.

Por el sur de nuestro menguado imperio aún se arremolinan los náufragos del cayuco y los saltadores de verjas; casi más que en los tiempos en los que aún no se hablaba de la crisis. Pero hoy el tiempo vuela y uno no sabe si sacar el paraguas o el bañador de neopreno, o las dos cosas a la vez. La reina ya está olvidada, el alcalde Gallardón –que tiene mucha ilustración- reza con Rouco a la virgen en demanda de mercedes. Estamos como los pecés, que pasamos de megas a gigas y de gigas a teras como de la sopa al postre. Pues, venga, buen provecho.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris