Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Time goes by

Mario López
Mario López
martes, 11 de noviembre de 2008, 06:15 h (CET)
Hay que ver la celeridad con la que se suceden las cosas de un tiempo a esta parte. Apenas acaba de ganar las elecciones Barak El Deseado y Zapatero su anhelada silla en el mitin de los 20 y ya estamos con la bajada del precio del dinero y de la vivienda, reproduciendo el marco económico que según los expertos propició la crisis de la que todavía no sabemos si acabamos de entrar o estamos a punto de salir, pero que, sin embargo, parece animar a nuestros líderes a aconsejarnos la compra de inmuebles aunque el paro nos coma los tuétanos.

Por el sur de nuestro menguado imperio aún se arremolinan los náufragos del cayuco y los saltadores de verjas; casi más que en los tiempos en los que aún no se hablaba de la crisis. Pero hoy el tiempo vuela y uno no sabe si sacar el paraguas o el bañador de neopreno, o las dos cosas a la vez. La reina ya está olvidada, el alcalde Gallardón –que tiene mucha ilustración- reza con Rouco a la virgen en demanda de mercedes. Estamos como los pecés, que pasamos de megas a gigas y de gigas a teras como de la sopa al postre. Pues, venga, buen provecho.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris