Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La ley Concursal

Mario López
Mario López
lunes, 10 de noviembre de 2008, 07:45 h (CET)
Pepe y yo éramos amigos del alma. Tan amigos que nos hacíamos pajas recíprocas en la clandestinidad de la infancia. Recuerdo con cierto pudor un día que le dije que me la chupara. A él le pareció excesivo y yo lo entendí, porque Pepe era mi mejor amigo.

Luego pasó el tiempo y nos empezaron a gustar las mujeres y las pajas se quedaron al nivel de ese odioso aperitivo de olivas que te dan en el bareto más rancio. Esto es, nada. Pero Pepe y yo seguimos siendo los mejores amigos del alma. Él me dejaba pelas cuando yo andaba cani y yo a él también. Hasta que un buen día mi amigo Pepe me dijo que ya no se llamaba Pepe. Bueno, como yo le tenía un gran aprecio, le dejé que se explicara. Y se explicó. Me dijo que ya no era Pepe sino el Banco Ambrosiano y que si yo le dejaba dinero aquello era un depósito pero, si era él el que me lo dejaba, se trataba de un crédito. Así que si yo le dejaba dinero, no pasaba nada, pero si él me lo dejaba a mí yo tenía que pagarle un interés. Incluso, si en un momento dado yo disponía del dinero que le había dejado por una cantidad mínimamente superior a la cuantía de mi depósito, tenía que pagarle una pasta gansa en calidad de comisión. Bueno, dejé de tratar con Pepe. Me resultaba carísimo. Él llegó a proponerme volver a chuparme la polla si yo consentía lo del depósito y el crédito; es decir, la Ley Concursal Bancaria del Mundo Mundial. Yo le dije que no, que las pajas tuvieron su momento pero a mí la que me ponía era mi señora. A veces se pierden amigos sin saber por qué.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris