Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Recibe, "Bego", un beso en la mejilla que escojas

Ángel Sáez
Ángel Sáez
lunes, 10 de noviembre de 2008, 07:45 h (CET)
Dilecta Begoña:

Tu estupenda epístola merece, como respuesta, otra que esté a su altura. Perdóname que sea filólogo las veinticuatro horas del día (metiendo, de cuando en vez, la pata, sí, también —aunque mi propósito haya sido en todo momento y lugar o “cronotopos “ no cometer yerro alguno, claro—, por supuesto), pero he advertido en tu misiva diversas tildes de más y un número aún mayor de menos. Debes poner, aunque seas o procedas “de ciencias”, sumo cuidado en lo que escribes. Varios textos, a los que puse en días pasados mi firma, esperan ser corregidos o pulidos (mejorados) por el menda. Prometo contestarte pronto (lo antes que pueda). No obstante te llame la atención el hecho, acaso tanto como a mí que te llames y apellides como te llamas y apellidas y, asimismo, que no tengas teléfono (ni fijo ni móvil), no poseo ordenador (ergo, tampoco internet) en casa (ni lo deseo, porque no me conviene un exceso de sedentarismo y, otrosí, me conozco). Ahora mismo estoy usando una computadora del Centro Cívico “Lestonnac”, de Tudela (Algaso, en muchos de mis textos apócrifos o de ficción).

Dices no comprenderme (si no he colegido mal; volveré a leer luego, por si marré), pero actúas dando a entender que extrajiste todo lo precipuo que había intentado que recogiera mi escrito.

Tal vez te sirva el pensamiento que sigue, de Tomás de Kempis, que elegí hace algún tiempo como exergo, para que encabezara una décima que trencé a propósito de Ibarretxe: “No eres más santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Lo que eres, eso eres: y, por más que te estimen los hombres, no puedes ser, ante Dios, más grande de lo que eres”.

Me ha agradado sobremanera (procura urdirlo la próxima vez así, como corresponde, todo junto —por cierto, ¿no te han preguntado nunca, con alguna dosis de sorna o alguna lágrima o pizca de zumba, por qué “separado“ se escribe todo junto y “todo junto“ separado?) el tono de tu carta, “Bego(ñac)”; no va de coña.

Recibe, en la mejilla (que no almejilla —pues no; no lamento la sicalipsis—; porque a servidor le gustan las almejas de la mar y las de lamer) que escojas o prefieras, el ósculo ardiente (los besos deben ser todos de ese jaez, quiero decir, tienen que cumplir dicha conditio sine qua non o requisito imprescindible, porque, en el caso contrario, los susodichos dejan de ser tales) que te (man)da

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris