Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La inacción y la abulia como medio de ganar votos

Miguel Massant
Miguel Massanet
domingo, 9 de noviembre de 2008, 09:18 h (CET)
Yo no sé si Rajoy estará muy satisfecho con la encuesta del CIS ni si su nuevo equipo que le apoya habrá intentando sacar conclusiones de lo que se desprende de ella, porque no me creo que una persona inteligente como es Dolores Cospedal se crea, ni remotamente, lo que dijo en su declaración en la rueda de prensa. Claro que ¡al mal tiempo buena cara! Pero la realidad es que, como muchos venimos pronosticando desde ha muchos meses, la boutade de don Mariano, después del pánico que se apoderó de él cuando, por segunda vez, fue derrotado en los comicios del mes de marzo pasado; la están pagando todos los simpatizantes del PP. Yo no sé quien será el que aconseja al líder del PP (cada vez menos líder a medida que su inoperancia acaba con las esperanzas de los adictos al partido), pero yo le recomendaría al estoico presidente de la formación popular, que se busque a otro y ponga en marcha otra estrategia para salirse del marasmo en el que se ha metido; seguramente abundando en el antiguo refrán chino “ siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”. Lo que sucede es que, por si todavía no se ha dado cuenta, viéndolas pasar no se consigue derrotar a un correoso PSOE, que está encantado de que el PP no saque el rendimiento de la situación, por la que está pasando nuestro país y que modera al máximo sus ataques a su adversario político, por el miedo a que, si se pasa, en el PP pueda surgir una revolución interna que obligue al Don Tancredo de Rajoy a empezar a hacer oposición de verdad.

Si la Sáenz de Santa María ya no hubiera quedado retratada como una progresista encubierta ( sus teorías sobre el aborto no difieren mucho de las de los socialistas) y, por si fuera poco, como una persona carente de continencia y sentido de la oportunidad en sus relaciones con los miembros de su propio grupo; nos encontramos que, por añadidura, cada día que pasa van surgiendo más voces, entre personas influyentes del partido, que denuncian la pasividad y el entreguismo que parecen ser la fórmula que la nueva directiva pretende imponer para intentar derrotar al PSOE, en las próximas elecciones. Resulta inconcebible que, para acercarse al PSOE en intención de voto, deba ser, no en función de los méritos del PP y de su labor de captación de prosélitos basada en una oposición firme, bien argumentada y ofreciendo soluciones mejores que el adversario político; sino en haber conseguido perder menos votantes ( 90.000 menos) que sus contrarios. Es decir, que si en la actualidad ambas formaciones están igualadas en intención de voto, es debido a que los socialistas pierden más votantes de los que ha perdido los populares. Y luego nos salen vanagloriándose de haber alcanzado a los del partido del Gobierno, ¡simplemente por haber perdido menos votantes!

Es evidente que se trata de una victoria pírrica porque, si queremos ser honestos y no engañar a los ciudadanos, el hecho incuestionable de que el señor Zapatero y su partido estén consiguiendo, a pesar de todo lo que les está cayendo encima, del desempleo desaforado, del cierre continuado de empresa, de las dificultades de los bancos y de la debacle del sector de la construcción y la caída de todo el sector económico en general; mantener el tipo, empatar con la oposición y todavía resulte que los encuestados prefieren al PSOE del señor Zapatero que al PP del señor Rajoy, para gestionar la crisis que estamos padeciendo, es como para que don Mariano baje la persiana y se retire a Galicia a plantar nabos. Es obvio que, casi con cuatro años por delante y suponiendo que la crisis que estamos padeciendo amainará algún día y la economía se va a recobrar; los socialistas van a tener ( con una oposición entregada y pasiva) tiempo suficiente para reponerse del batacazo y volver a llevar a las ovejas descarriadas a su propio redil.

Con el tema de Navarra perdido, con los comunicados de destacado representantes del PP queriendo quitarle hierro a las discrepancias con Sanz y anunciando, a bombo y platillo, que estarán dispuestos nuevamente a negociar con UPN y a llegar a nuevos pactos con ellos, cuando apenas hace unos días el señor Sanz les estaba desacreditando y tomándoles el pelo, después de haberles traicionado en la votación de los PGE en el Parlamento de la Nación; no sé en realidad lo que esperan conseguir. Si el PP ha querido dar una imagen de desconcierto, contradictoria y errante de su política, es cierto que lo ha conseguido plenamente. No descuidemos los rifirrafes entre los antiguos partidarios de María San Gil y los nuevos miembros directivos del PP en el País Vasco, donde, cualquier día, es posible que se produzca una nueva desbandada, si es que insisten en conseguir conchabarse con los nacionalitas del PNV, para así pretender sacar rédito electoral. Lo malo es que se los ve venir de lejos y no hay nadie, entre los separatistas vascos y los nacionalistas moderados, que se quiera tragar el higo chumbo de que sus propios electores vean como se alían con sus seculares enemigos de siempre; saben, positivamente, que sería la garantía de perder las elecciones.

Y es que, tanto en Vascongadas como en Catalunya, por mucho que se empeñen en pescar en río revuelto, a los populares les va a ser imposible clavar una cuña entre un electorado que lleva años despotricando del centralismo del PP y que está convencido de que el futuro de ambas comunidades no está formando parte de España, sino en valerse por si mismos con su propio autogobierno. La mina que explotó el señor Vidal Cuadras en Catalunya y el señor Mayor Oreja en Vizcaya fue, precisamente, recoger a todos los descontentos con las aspiraciones nacionalistas y separatistas y hacerse con los votos de todos los que anteponen su sentimiento patriótico de ser españoles y amar a España y su bandera, para aglutinarlos bajo las siglas del PP. Hoy por hoy, teniendo en cuenta la indecisión de los regidos por la Corbacho y el Basagoiti, es poco menos que imposible que la formación que rige don Mariano, saque buenos resultados en ambas autonomías y habrá que ver si, el señor Feijoo, con su especial piel camaleónica, consigue mejorar los resultados de las pasadas elecciones autonómicas, en Galicia.

No se puede nadar y guardar la ropa al mismo tiempo, por lo que, si el PP está convencido de que manteniendo la política de moderación, apoyo al Gobierno y estancamiento de las críticas al Ejecutivo por la forma en la que está gestionando la recesión, va a arrimar el ascua a su sardina; nos tememos que, cuando quiera reaccionar para sacar partido de su inmovilismo y desee explotar el argumento de su desinteresado apoyo al PSOE en bien de la Nación, ya sea demasiado tarde y que los argumentos se les vuelvan contra ellos mismos, porque se les va a echar en cara su nula aportación ideológica, técnica y económica para salir de la crisis, cuyo mérito se van adjudicar, íntegramente, aquellos que más han contribuido a que, en España, los efectos del ”boom” de la construcción hayan sido infinitamente superiores a los del resto de países europeos. Pero, ya se sabe, “doctores tiene la Santa Madre Iglesia” y me temo que en el PP les sobran pero, sin duda, a la vista de la deriva del partido, lo que faltan son personas sensatas, realistas y con sentido común; sin cuya colaboración me temo que su futuro será, en el mejor de los casos, permanecer confinados en la oposición.

Noticias relacionadas

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo

Puigdemont ignora el ultimátum del Gobierno

¿A qué viene este plazo extra, hasta el jueves? y ¿a qué se refiere Soraya Sáez con sus últimas declaraciones sobre la aplicación de la norma máxima?

702218-3

El apoyo de relevantes intelectuales a la causa independentista ha sido una de las cuestiones que han salido a la palestra

San Isidro, la gallina y Puigdemont

“San Isidro Labrador, pájaro que nunca anida, no le pegues más al niño, que ya ha aparecido el peine”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris