Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cielo y tierra: dos realidades unidas

Suso do Madrid (La Coruña)
Redacción
lunes, 10 de noviembre de 2008, 07:25 h (CET)
Pasadas las dos fiesta de principios de mes (Todos los Santos y los Difuntos) es el momento de pensar que el cielo y la tierra, son dos realidades que están unidas, se distinguen para mostrar su identidad pero también están unidas, por eso debemos pasar de habitantes a ciudadanos, a ciudadanos de la tierra y ciudadanos del cielo. No se trata de una cosa o la otra, sino de una cosa y la otra, es decir ser fiel a Dios y porque soy fiel a Dios, tengo que ser fiel a la sociedad, al país, a mi prójimo.

¿Por qué primero a Dios? Porque es la fuente, el ímpetu, el ánimo, la luz, la fortaleza, el alimento para que uno pueda seguir cumpliendo con las realidades de este mundo. Porque Dios siempre será el garante de que uno es capaz de amar a sus hermanos, los demás hombres y especialmente los más próximos.

Noticias relacionadas

El coloniaje de las ONG

El extravagante aparato de propaganda y conglomerado ONG que sigue sobrevolando el Sahara se va quedando sin gasolina

Presos en el laberinto del mundo

Es hora de liberarnos de este egoísmo mundano

¿Es pecado ser patriota en España?

Algunos piensan que sí

Interinos con derechos laborales

Los profesores interinos en Asturias deben ser tratados con justicia por la Administración

Sss..., Soraya Sáenz de Santamaría y el alcalde de León

Era el sonido, sibilante y de aviso, que corría en el Hotel Ritz de Madrid entre los periodistas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris