Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

No están preocupados

Antonio Pérez Gómez
Antonio Pérez Gómez
sábado, 8 de noviembre de 2008, 07:44 h (CET)
Hoy, el central del R. Madrid, Pepe, declara en la prensa que “no estamos preocupados”. Algo tan imposible de creer como improbable de imaginar. En el Madrid sí creo que hay preocupación. Es más, debería haberla, porque de otro modo, mal irían los blancos.

El juego del Madrid genera más dudas que certezas, más sombras que luces. Sus jugadores, ese conglomerado del que destacan por su número los holandeses y argentinos, no sólo están lejos de la excelencia, sino que no pasan casi del suficiente. Conviene recordar que a Fabio Capello se le rescindió el contrato (dos veces, ni más ni menos) tras ganar sendas ligas. ¿Por qué? Por no hacer un juego atractivo. Suena a coña marinera a estas alturas, con un Madrid que, tras la salida del club del técnico italiano, no sólo no ha mejorado su juego, sino que en algunos momentos lo ha empeorado considerablemente, especialmente en el capítulo de la solidez defensiva.

No, no es que la situación del Madrid sea desesperante. No. Ni siquiera aún es realmente mala. Todavía está tan sólo a dos puntos de los azulgranas (quién lo va a decir, con la diferencia abismal en el juego de ambos equipos), y aunque el pasar primeros de grupo en Europa lo tiene en chino, sí que tiene aún la clasificación a tiro.

Lo malo de todo esto no son los números, sino la imagen. Una imagen de impotencia sobre la hierba, de inconsistencia en su juego, de improvisación táctica. Decían las malas lenguas que con Del Bosque, las alineaciones las hacía Hierro y que las tácticas se resumían en: “Háganlo ustedes tan bien como puedan”. Pardiez, si era así, qué bien le salió al actual seleccionador nacional, porque al alemán las cosas le van bastante diferentes, a pesar de la liga conquistada con él al frente.

Parece mentira, pero estando en Noviembre, esta liga tiene pinta de que el Madrid la ganará sólo si el Barça vuelve a suicidarse por tercer año consecutivo. Pero vamos, que a eso no llega ni Hamilton. Y respecto a Europa…bueno, les cuento mi punto de vista. Uno es de toda la vida aficionado al futbol por muchas razones, pero creo que una de las más poderosas es que este deporte es tan impredecible, tan injusto y a veces tan aleatorio, que un equipo chico puede batir a uno grande. Me refiero uno muy chico, muy chico. Y me refiero a batirlo, a batirlo bien. Que pregunten en Villareal si les gustan los pepinos de El Ejido, por ejemplo. Incluso recuerdo a equipos ramplones y absolutamente vulgares ganado la liga (¡y aún haciendo un doblete histórico!). Por abundar, baste recordar que Italia (sí, sí, la Italia que todos tenemos en mente, con sus catenaccios, sus robos arbitrales, sus increíbles golpes de fortuna y su juego habitualmente vomitivo) ha ganado la Copa del Mundo. No una, ni dos, ni tres…sino la friolera de cuatro veces.

Solo en este contexto se podría esperar un éxito madridista en Europa este año. En Europa hace falta un toque de clase, de categoría, de la tan cacareada “excelencia” que el Madrid de Schuster sencillamente no posee. En el partido el miércoles el Real se encontró con una Juve que no vale un pimiento en ataque (en su liga se mueve entre la mediocridad clasificatoria), pero que tiene las cosas muy claras en defensa. Yo les confieso que no recordaba un partido que el Real Madrid haya puesto menos a prueba a un portero visitante que el de antes de ayer en Chamartín. Sencillamente, no había recursos ofensivos. No hay extremos. Drenthe no lo es tal. Higuaín menos. Se fue Robinho, sólo quedan Robben y sus pernas de cristal ¿Suficiente para afrontar una temporada aspirando a la triple corona? La respuesta la sabe hasta Víctor, mi hijo de cuatro años: NO. Por otra parte, Cannavaro ya ha cumplido su ciclo en el Madrid y ya hay un Michel Salgado, así que el italiano no debería continuar en el equipo merengue. Ramos está desquiciado. De psicólogo. Solo en el R. Madrid pueden destruir a un gran jugador, al “Nadal” de los zagueros españoles. Le han dado una autopista por su carril y le han dicho: “Ancha es Castilla”. Claro, es una frase con trampa, porque cuando el sevillano deja el eurotúnel a sus espaldas y el rival se le ocurre aprovecharlo (Como en Almería el domingo pasado), todas las miradas -“los marrones”, dice él- van para el 4 blanco.

Y esto así, por encimilla. Vamos, por no profundizar. ¡Ah! Y no hablamos de esas otras movidas extradeportivas que se empiezan a intuir en el paisaje de fondo. Con un Schuster de los nervios, un Ramos que airea en la prensa sus frustraciones, un Guti que empieza a insinuar algo que da miedo hasta imaginar o un Calderón acusado por algún medio de comunicación robar con la tarjeta del club. Desolador.

Y no están preocupados.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris