Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

Schuster, ¡trata de arrancarlo!

Jorge Dargel
Jorge Dargel
sábado, 8 de noviembre de 2008, 07:44 h (CET)
De haberlo sabido, ni de coña me hubiese tragado el partido del Real Madrid frente a la Juventus del pasado miércoles. Este pensamiento probablemente lo hayan tenido muchos seguidores del equipo blanco o simplemente aficionados al fútbol, que fueron al Bernabéu, o se sentaron frente el televisor, o se movieron a un bar o a casa de un amigo que tuviese Canal + para ver este partido de Liga de Campeones. ¡Qué tiempo más mal aprovechado!

Ni ganó el conjunto merengue, ni se vio buen fútbol, ni nada de nada. ¡Qué tristeza de partido! Lo más preocupante fue la imagen que ofreció el Real Madrid, un equipo que parece haber entrado en barrena en los últimos choques de Liga, Copa del Rey y Copa de Europa. Con lo acontecido el miércoles, se ha podido comprobar que lo de Turín, Almería o Irún no es pura casualidad. Este equipo falla en bastantes cosas, pero sobretodo en la carburación. No termina de funcionar al 100%, no se sabe bien a qué juega, no se muestra regularidad, y los males endémicos del conjunto blanco siguen arraigados cual garrapata a un animal.

Por no ir bien, no va ni la portería, que ya es decir. Casillas parece haber cogido las malas costumbres y los despistes de sus compañeros, como pudimos ver contra la Juventus a la hora de colocar la barrera en el segundo gol de Del Piero. Pero lo que muestra la grandeza de un deportista, entre otras cosas, es reconocer sus propios errores, como lo hizo Iker tras el choque ante los medios de comunicación. Algunos jugadores deberían aprender este ejemplo cuando son criticados en la mayoría de los casos con razón.

Es evidente que a este Madrid le falta algo que haga funcionar al resto de la ‘maquinaria’. Es un secreto a voces que urge la contratación de un extremo que ayude al juego ofensivo del equipo para abrir el campo o encarar y desbordar a las defensas rivales, todavía más cuando se ha vuelto a lesionar ‘el frágil’ Robben. Sin embargo, los que mandan siguen en su ceguera y en su cabezonería diciendo que ya no va a haber más fichajes. Ni siquiera hacen caso a lo que dicen los propios jugadores blancos. En fin, aquí se ve otro ejemplo de la incompetencia de los mandamases del club blanco.

Pero no nos equivoquemos, los grandes culpables de estas últimas y desastrosas actuaciones del Real Madrid, son los propios jugadores y su entrenador, Schuster. Sí, algunos dirán que a pesar de estos malos resultados, el equipo está a dos puntos del líder en Liga, el Barça, y con opciones para la siguiente ronda de la Champions League. ¡Pero es inconcebible que el conjunto blanco juegue tan mal con una de las mejores plantillas y presupuestos de Europa! Si fuese sólo por amor propio, los jugadores blancos intentarían desplegar un fútbol como su eterno rival, el Barcelona.

Gran parte de la indignación viene porque no se pierde ante un rival superior, se pierde por los propios errores y carencias del equipo blanco. La defensa sigue mal, sobre todo cuando no juega Pepe, el centro del campo no distribuye bien el esférico, fundamentalmente porque no hay ideas y no se buscan los espacios, y la delantera vive las individualidades de Van Nistelrooy, que casi siempre nos deja alguna delicatessen, o de Higuaín. Lo de Raúl, en fin, ya es un quiero y no puedo, sin quitarle ningún mérito por su impecable y grandiosa trayectoria en el Madrid. Pero claro, dejar al ‘gran capitán’ en el banquillo o cambiarle cuando no hace nada en un partido es casi impensable para Schuster, porque esto sería tirarse piedras sobre tu propio tejado.

Este es el panorama desolador que vive el Real Madrid. Si yo fuera el entrenador blanco, no me andaría con el bolo colgando como se suele decir. Torres más altas han caído en el club blanco. Dirigir al Madrid no sólo te obliga a ganar siempre, ya que también se debe mostrar el gusto por el buen fútbol. De momento, ni una cosa ni la otra, aunque aún queda mucha temporada. Schuster, ¡trata de arrancarlo!

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris