Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Mona vestida de seda

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 6 de noviembre de 2008, 09:56 h (CET)
Los expertos recomiendan que quienes deseen adoptar niños en el extranjero se informen previamente con detalle del estado de salud de los menores. Esta precaución, los entendidos quieren inculcarla en quienes desean ser padres adoptivos con el fin de evitar fracasos en las nuevas relaciones que se establecen. Según el Instituto Universitario Dexeus, el 90% de los niños adoptados presentan problemas leves de salud que son reversibles, el 5% sufren problemas patológicos reversibles a largo plazo, el 5% restante muestran enfermedades irreversibles. Suavizar el trauma que produce la existencia de una enfermedad en el niño que se adopta consiste en conseguir que en los países de origen se hagan buenos certificados médicos de los niños debido a que los informes que actualmente se hacen apenas aportan información sobre su estado de salud.

La salud del niño adoptado es una cara del problema. La otra lo es la salud moral y espiritual de quienes desean adoptar o acoger temporalmente a un niño. Una familia francesa considerada por algunos educadores como “la mejor familia de acogida de Esonne y que vive en un lujoso chalet en el villorrio de Inteville, ha sido juzgada el 26 de junio pasado acusada de violaciones y agresiones sexuales cometidas a tres niños que había acogido. La investigación ha permitido determinar que las agresiones sexuales cometidas contra los menores se realizaban en el domicilio familiar en ausencia de la madre. Los agresores eran el padre y el hijo que actuaban independientemente el uno del otro y sin saber lo que hacía el otro. Los niños agredidos sexualmente habían sido separados de sus padres porque mantenían con ellos relaciones incestuosas. En fin, que los niños fueron sacados de las llamas para arrojarlas en las ascuas.

Los expertos recomiendan que quienes deseen adoptar a un niño se informen previamente de su estado de salud con el fin de evitar futuros problemas o, afrontarlos con conocimiento de causa. Ahora bien, las criaturas no pueden investigar quien o que son quienes los quieren adoptar o acoger temporalmente. Si tenemos presente el caso de esta familia francesa que los expertos consideran “la mejor familia de acogida”, por su apariencia externa, podemos llegar a la conclusión que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. El hábito no hace al monje. Los conocimientos sicológicos y la experiencia de los entendidos no garantizan que sus decisiones siempre servirán para preservar la integridad de los niños. En un mundo afectado por el pecado no siempre nos está permitido, por más que uno se empeñe en hacerlo, descubrir la mona que se esconde detrás de un vestido de seda.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris