Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   Crónica elecciones EEUU   -   Sección:   Internacional

El imperio cambia de color

Obama pronuncia el discurso de la victoria: “América, un lugar donde todas las cosas son posibles.” “Siempre seré honesto con ustedes, con los desafíos que afrontemos.”
Redacción
sábado, 8 de noviembre de 2008, 07:43 h (CET)
130 millones de votantes han decidido. McCain ya ha aceptado la derrota desde Arizona. Tras la reelección de George Bush hace cuatro años la reflexión del novelista y aventurero francés André Malraux cobraba especial relevancia: “la política es a veces como la gramática: un error en el que todos incurren, finalmente es reconocido como regla”. Regla a la que uno debe subyugarse, bajo la legitimidad del bipartidismo, como en muchas otras democracias.

Obama en East Village, New York. Foto de Marc Masmiquel

Obama en East Village, NY / Foto de Marc Masmiquel [+]


Marc Masmiquel / Corresponsal de Noticias del Sur, para SIGLO XXI

NUEVA YORK. Ahora, al menos, parece que se podrán enmendar parte los errores de los neoconservadores norteamericanos. Se habla de la tópica elección entre pasado y futuro que encarna cada candidato, pero es cierto, no hay precedente, pero que no haya precedente no implica que los cambios que se avecinen sean tan profundos como el marketing de promoción vaticina, sin embargo son cambios muy importantes, cuyo efecto se va a notar en todo el globo. Barack Obama, es el presidente número 44 de los Estados Unidos. McCain ha perdido en los feudos republicanos de Ohio y Nuevo México, y su mayoría ha sido ya confirmada en los estados clave. Un cambio enorme, sin lugar a dudas, un terremoto simbólico que merece ser analizado desde varias perspectivas.

Será un cambio real, pero el efecto y la estrategia negociadora diplomática que se diseñe es lo que marcará la diferencia, en las numerosas zonas de conflictos armados donde el ejército norteamericano está desplazado, y en mútiples contextos donde la tendencia geopolítica ha llevado los últimos años a los Estados Unidos a fortalecer su imagen de irrespeto e impunidad frente al resto de países, acumulando en triste récord de haber vetado más resoluciones de las Naciones Unidas que ningún otro territorio soberano.

Por otro lado, en el contexto de América Latina, el cambio de facto se dará siempre que se suavicen las políticas intervencionistas como el Plan Colombia. América está atravesando un colosal cúmulo de cambios, que con cierta sincronía pueden definir un nuevo futuro continental y de influencia planetaria. En EE.UU. La importancia del voto hispano ha tenido una influencia histórica, por lo que las políticas de inmigración y relaciones bilaterales serán clave para definir un panorama de cambio mayor.

En uno de esos estados, Nuevo Mexico, donde el giro de color político, ha sido importante, Stuart A. Ashman, que trabajó en la campaña del ex-candidato demócrata Bill Richardson, y es el actual Secretario General de Cultura, en Santa Fé, no dudaba en afirmar emocionado hace unas horas: "El pueblo Norteamericano tiene grandes esperanzas este 4 de noviembre. La oportunidad de elegir a Barack Obama es un evento importantísimo para este país y el mundo. Este extraordinario ser humano va a traer una nueva época a las relaciones entre este país y el mundo entero. Desde el punto de vista cultural, su selección envía un mensaje al mundo: que los Estados Unidos comienzan una nueva era de colaboración con nuestros vecinos, una conciencia nueva sobre el medio ambiente y una época de grandes avances para la humanidad".

En el contexto de los Estados Unidos si la alternancia en la que entra el país, se define rompiendo algunas alianzas con los poderes tradicionales, significará algo histórico. Por eso el eco mediático mundial se centra en la figura de Obama, el candidato demócrata sigue la necesidad colectiva de alternancia, de anteponer otras estrategias que las que el imperio moderno más poderoso ha exportado tácita y simbólicamnete al resto del globo.

La esperanza inusitada que Barack Obama, ha despertado, generando un movimiento internacional que aparenta ser indicio de que los sistemas de poder están en cierta mutación. La noticia del día es Obama. La nación más poderosa del planeta, ha elegido a su nuevo presidente de color, en un país con profundas raíces xenófobas, donde la discriminación por raza sigue siendo un hecho en muchas zonas del país, por lo que el cambio arrastra fantasmas del pasado y resucita la idea de un nuevo american way más justo, menos imperial, más humano.

Cabe recordar que los fondos recaudados según opensecrets.org por los dos partidos mayoritarios superan los 1500 millones de dólares, cifra récord de donaciones privadas: 890 millones de dólares para los demócratas, y 640 para los republicanos.

La prensa paladín del sistema económico mundial, The Economist no duda en posicionar a Obama como el próximo líder del mundo libre. Por lo que las conexiones con holdings empresariales son evidentes, y por eso hay que tomar cierta distancia analítica ante el entusiasmo generalizado. Dentro en parte, de lo que otras fuerzas políticas han criticado a ambos partidos monolíticos, su connivencia con los poderes empresariales, ya que para muchos analistas, el verdadero problema, más allá del cambio simbólico que es el efecto Obama. Hay detalles que pasan desapercibidos, en las elecciones USA, como que hay más partidos, más colores, más discursos, sea Ralph Nader (Independent Party), Roger Calero (Socialist Workers Party), Gloria La Riva (Party for Socialism and liberation) o Cynthia McKinney (Green Party). Lo fundamental es considerar que hay una serie de correlaciones que no se van a romper sólo por el hecho de que el afroamericano entre en la Casa Blanca.

Es la noticia, Barack es la noticia, pero Noam Chomsky nos comentó en exclusiva lo que los medios no revelan, y en este caso es fundamental sobre estas elecciones: “Cada cuatro años la gente tiene el derecho de elegir entre candidatos cuyas visiones son mayoritariamente opuestas a las del votante (tal como desprenden estudios de opinión pública), pero por lo demás permanecen pasivos y obedientes mientras representantes del partido-negocio en el poder con sus dos bandos, toma las decisiones. Naturalmente el público discrepa. Tal como revelan los sondeos, el 95% de la población cree que el gobierno debería prestar atención a la opinión pública constantemente, y el 80% creen que el gobierno está regido por “algunos grandes intereses buscando el propio beneficio”, y no el de la gente. La prensa, sabiamente, no publica esas evidencias, por lo que la mayoría de la gente se siente aislada al pensar de esa manera.”

Richard Gott, del periódico británico The Guardian no duda en hacer una radiografía afilada de la situación actual, una situación que hoy ha sido elevada a un nuevo estado de realidad.

“Los Estados Unidos están repletos de gente que, aunque lo haga sin mala intención, es extremadamente ignorante en general y está completamente desfamiliarizada con el mundo exterior. Desafortunadamente esto no es sólamente un problema provocado por los líderes políticos de los Estados Unidos, sino algo muy arraigado en la cultura e historia del país. Los americanos son los imperialistas peor preparados que el mundo haya visto jamás.

¡Espero con entusiasmo una victoria aplastante y de proporciones históricas por parte de Obama! Creo que los Estados Unidos van a copiar el ejemplo de Latinoamérica durante la pasada década, con países cayendo como naipes ante el poder y organización de los movimientos sociales. ¡La movilización de los pobres y la juventud en pro de Obama es impresionante, y hemos visto como sucedía lo mismo en Latinoamérica! ¡El optimismo está al orden del día!”

Una formidable maquinaria de marketing ha catapultado las ilusiones necesarias de millones de norteamericanos a papeletas de voto, el miedo no ha sido suficiente, el partido republicano ha sido derrotado, y la política más rancia del globo se queda enla retaguardia. La esperanza, los resortes mocionales y la crisis ha marcado la diferencia de rumbo.

La herencia neocon de Bush dificulta el camino de Obama, pero los desafíos actuales, ya no son sólo patrimonio de un país, los colapsos financieros, la recesión económica global, los ecosistemas vivos amenazados, las mútiples guerras por combustible, la polarización sangrante del acceso a lo básico... en este asfixiante y complejo contexto hay que esperar con cautela lo que acontece, pero es cierto y como ha dicho Obama hoy en Chicago: “Hay nueva energía que aprovechar”. Los pasos de su gobierno determinarán si el símbolo, se hace real o los poderes fácticos del mercado le maniatan y relegan a un icono. Cabe tener un voto de confianza por Barack, pero mirar con recelo a las corporaciones.

Noticias relacionadas

Bullrich se impone a Fernández de Kirchner en las elecciones legislativas parciales en Buenos Aires

Cambiemos contará con 108 diputados tras imponerse en trece provincias

Mueren dos militares de India en un enfrentamiento con hombres armados en Cachemira

Medios internacionales se hacen eco de la manifestación en Barcelona a favor de la unidad de España

Las palabras de Rajoy acompañan la información sobre la movilización

La reconstrucción de México tras el terremoto costará cerca de 1.600 millones de euros

Escuelas y patrimonio cultural, objetivo prioritario

Las proyecciones confirman la victoria de Merkel y la irrupción de AfD en el Bundestag

El Partido Socialdemócrata (SPD) ha obtenido un 20,6% de los votos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris