Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Nos lo hemos ganado a pulso

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 5 de noviembre de 2008, 09:28 h (CET)
Uno, en su peregrinación a través de este desierto de arenas movedizas al que se asemeja la política exterior española, desde que pasó a las manos del señor Moratinos, si es que se quiere fijar en los logros o triunfos obtenidos por nuestros ministros de Asuntos Exteriores en sus gestiones por los cinco continentes; se percata, atónito, que lo conseguido por el señor Moratinos, desde que fue ascendido al cargo, no nos ha reportado más que dolores de cabeza, nos ha costados miles de millones y por ende, nos ha indispuesto, más de lo que ya lo estábamos, con los EE.UU de América. Porque si nos queremos basar en sus viajes por las democracias africanas, aquellos países, como Mauritania o Marruecos, que tanto se han caracterizado por enviarnos oleadas de inmigrantes; deberemos concluir que no ha conseguido nada más que untar a los reyezuelos que los gobiernan, pero sin lograr que, ni uno de los inmigrantes, haya desistido de intentar, por todos los medios a su alcance (pateras, avión, escondidos en camiones etc.), colarse de matute en nuestro país. Así, los logros del señor Moratinos para evitar la inmigración de los sin papeles, han quedado plasmados en la no despreciable cifra de más de un millón de nuevos irregulares que, para preocupación y temor de la ciudadanía española, pueden convertirse en un potencial peligro si, como es fácil esperar, a causa de la recesión dejan de poder trabajar clandestinamente y se encuentran en un país ajeno sin medio alguno de subsistencia. Esto, el insigne señor Caldera, no lo tuvo en cuenta cuando la famosa regularización que tuvo lugar bajo su etapa de ministro de Trabajo. Y los errores se pagan, vaya que sí.

Pero, si su fracaso para conseguir ayuda para detener la inmigración indiscriminada ha sido patente, su labor para conseguir que España recuperara el esplendor y la consideración de los que gozaba durante la era del señor Aznar, todavía han resultado más decepcionante. En Europa ya no se nos tiene en cuenta y hemos quedado reducidos a una especie de garrapata incordiante que crea problemas, presume de fortaleza y acaba de pedigüeña, mendigando apoyo y ayuda para que, en los EE.UU del todavía presidente señor Bush, se nos de una limosna, aunque sólo sea un hueco debajo de la mesa de la Conferencia o Cumbre convocada por el señor Sarkozy. Es decir, que todo lo conseguido por el señor Moratinos, ha sido que se nos permita sentarnos en la Cumbre de los Países Hispanoamericanos (previo hacernos cargo de la mayoría de los gastos de dicha convocatoria), a la que muchos mandatarios de aquellas latitudes ni se han dignado comparecer. Lo malo de la necesidad del señor Zapatero de recabar apoyos para que le reciban en Nueva York, ha sido que, imprudentemente, ha arrastrado a ella a S.M. el Rey que, en un ambiente tan republicano, tan adverso a las monarquías y de tanto progresismo, es posible que se haya sentido como una gacela en medio de una manada de leones hambrientos. Recordemos la jugada que le preparó Zapatero

(aparentemente tan amigo de D. Juan Carlos), cuando le puso en la tesitura de tener que recibir a Hugo Sánchez, en su residencia en Mallorca, Mar y Vent; teniendo en cuenta que, el gran autócrata de Venezuela, se había estado regodeando en su TV poniendo de vuelta y media a nuestro Soberano.

Claro que el señor Moratinos ha sido el artífice de que nos hayamos declarado decididamente partidarios de alianzas con países “tan recomendables” como son los del Cono Sur americano: Venezuela, Bolivia, Ecuador y ahora el Paraguay del cura renegado Fernando Lugo; unidas a la antillana Cuba y a la Nicaragua del señor Ortega; es el póker de ases con el que pretendemos presentarnos, para ser bien recibidos en los EE.UU a quienes, todos ellos, se la tienen jurada, lo que han puesto en evidencia haciéndolos blanco de la animadversión, insultos y descalificaciones de sus sucesivos mandatarios. ¡Un buen salvoconducto para que Zapatero sea bien recibido! Incluso en el supuesto de que los americanos del norte, que no lo van a hacer, olvidaran el insulto a su bandera del desfile de Madrid, cuando el señor Zapatero hizo un claro gesto de mala educación y ofensa a la nación americana, permaneciendo sentado; no le perdonarían semejantes compañías.

Pero vean ustedes los réditos que hemos sacado de esta entrega desinteresada a los tiranos Hugo Chávez, Evo Morales, Correa, Fidel Castro, Ortega y Lugo. Venezuela le compra las armas a Rusia (¿recuerdan cuando compraba barcos a España?) y, por si fuera poco, pone en dificultades y chantajea a las empresas españolas que trabajan en aquella nación, incluso nacionalizando bancos que pertenecían a bancos españoles ( Banco de Santander) pero, recientemente, se ha producido una escalada en esta tendencia, en este caso a cargo del Gobierno del Ecuador que, no sólo no ha querido continuar negociando la renovación del contrato con la petrolera española Repsol, que tanto había invertido en prospecciones petrolíferas en aquella región; sino que tampoco ha querido que Repsol continúe su actividad en Ecuador. ¿Y Moratinos?, se preguntarán ustedes, pues vayan a saber, es posible que le esté limpiando las botas a Sarkozy, implorando un puesto para Zapatero o que haya ido a visitar a Mohamed VI para venderle las Canarias ( que ahora quieren ser independientes) o esté negociando la entrega de la isla de Perejil, sólo porque la derecha de Aznar la defendió.

Y mientras, en esta España, que tan abandonada tiene Zapatero intentando cambiar el mundo; los 150.000 millones de euros que prometió para ayudar a los bancos en dificultades y darles liquidez para conceder créditos a las empresas ¡nadie los ha visto! No se ha concedido todavía ni un céntimo y los banqueros se empiezan a preguntar, al cabo de un mes de aquella promesa, ¿qué es lo que está ocurriendo? Problemas burocráticos dicen los de la Administración. Ya pronosticábamos que mucho dinero era el que prometían los del PSOE y mucho el endeudamiento del país para tantas ayudas. ¿Deuda Pública?, ¿empréstitos de bancos de otros países? Pero, ¿es que hay alguien que confíe, en estos momentos, en la solvencia de España? El Gobierno no ha sabido hacer los deberes, el señor Moratinos ha demostrado su incompetencia y Zapatero su empecinamiento en convertir al mundo a imagen y semejanza de su insania comunistoide. Y, señores, así nos va.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris