Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Rancio discurso leonesista

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 5 de noviembre de 2008, 09:28 h (CET)
El rancio discurso leonesista, y el miedo a perder la alcaldía por parte del socialismo leonés, ha llevado a que ambas formaciones hayan apoyado la moción que se opone a la “cacicada de la fusión” de las Cajas de Ahorro, además de llamar a “sublevarse” a la ciudadanía leonesa contra el acuerdo de integración adoptado por PSOE, PP, UGT, CC.OO., Cecale y las Cámaras de Comercio.

La reiterada torpeza del socialismo leonés en su versión local, y de la opción leonesista de UPL, ven la mano de Valladolid donde no existe; aunque, muy hábil el ‘León de Valladolid’ ha dicho que “lo razonable es que la sede de la sociedad central del Grupo Cajas de Castilla y León esté en Valladolid, que está huérfana de Cajas”. Contundente afirmación que lleva todas las de ser cierta. Genio y figura cada intervención del alcalde vallisoletano. A estas alturas nadie lo duda, de ahí que se granjee permanente antipatías. Lo cierto es que el tiempo siempre le da la razón.

A esa torpeza a la que aludíamos hay que añadir una envidia mal entendida hacia la capital de Castilla y León y hacia la Junta de la comunidad. Siempre pensaron que el presupuesto leonés se lo otorgaba la Junta a Valladolid. Nunca estudiaron con detenimiento los presupuestos de la comunidad para comprobar que una quinta parte del presupuesto va para León -- proporcionalmente muy por encima de lo que aporta a la comunidad --, mientras que cuatro quintas partes se reparten entre las otras ocho provincias, aunque se lleve una importante tajada la capital de Castilla y León.

Con la integración de las Cajas, el control político no queda en manos de la Junta, como cree el socialista Francisco Fernández. La UPL vive asustada su última legislatura en política, a la vez que desconoce si mata, hiere o espanta cuando habla. Muy acertada en esta ocasión, una munícipe del Partido Popular en León ha achacado al PSL y a UPL que “están creando una alarma social innecesaria”.

La integración de Cajas pretende lo que siempre hemos pretendido los impositores: mayor seguridad, mayores y mejores garantías, más calidad y, sobre todo, una evidente protección de nuestros capitales. No es una fusión pura y dura, como las que se están produciendo en otras comunidades autónomas. Véase lo sucedido en el País Vasco.

Esta vez, Juan Vicente Herrera sí ha sabido estar a la altura de las circunstancias, al contrario de lo demostrado por el presidente de Caja España. Que juzguen los impositores. Éste es el momento idóneo, ya que el grupo Cajas de Castilla y León no puede dar ni un solo paso hacia atrás.

El Pacto de las Lomas es un hecho. Hay quien prefiere llamarlo ‘Parto de las Lomas’. Da lo mismo, pues lo importante es el resultado final. Y quien gana en esta ocasión son los impositores. Para tranquilidad de los leoneses, Caja España seguirá en León, ni corre ni correrá peligro. El peligro está en las mentes calenturientas del localismo socialista y del leonesismo de UPL; lo demás son versiones interesadas.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris