Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

“Navarra no es negociable”

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 4 de noviembre de 2008, 09:40 h (CET)
“Navarra no es negociable” rezaba la pancarta tras la cual, precedidos por Mariano Rajoy, Miguel Sanz y la plana mayor tanto del PP como de UPN, recorrieron cientos de miles de ciudadanos llegados desde todos los rincones de España las calles de Pamplona para exigir que Navarra no fuera moneda de cambio en una negociación entre los marxistas-leninistas de ETA y los socialistas de Rodríguez Zapatero.

No ha podido ser. Navarra parece que sí es negociable. Cayó la pieza estratégica históricamente más ansiada por separatistas y los terroristas de ETA, los mismos que estuvieron la semana pasada a punto de causar una verdadera masacre (o un montón de “trágicos accidentes mortales”, que diría ZP) en la Universidad de Navarra. Cayó jugada maestra del mismo PSOE que pacta con partidos que se niegan a condenar el Holocausto judío –el BNG, socio del derrochón “Touriño auto nuevo”- mientras presume de talante, la pieza esencial para la perdurabilidad de la nación conocida como España. Y cayó por la estrechez de miras de un ambicioso presidente foral, dirigente acorde con los tiempos de mediocridad y “pepiñismo” que nos ha tocado vivir, y por la inacción de un cuestionado e ineficiente líder que anda de paso por el centro-derecha español.

Porque la ruptura UPN-PP, pacto de caballeros que venía durando lustros, supondrá antes que después que Navarra sea gobernada por una entente nacionalista-socialista al estilo de Cataluña o Galicia, que tardará menos que lo que tarda Zapatero en culpar a Bush de sus propias barrabasadas, en querer hacer desaparecer la comunidad foral e integrarla en el País Vasco. El Gobierno de Sanz, por mucho que éste pretenda convertirse en un émulo del centrista Ruiz Gallardón, ha quedado herido de muerte y sólo es cuestión de tiempo que sea desalojado del sillón presidencial. Y el Partido Popular, enredado en luchas cainitas, sin convicciones ni principios que defender y con su credibilidad por los sueles –pese a la que está cayendo, aunque el PSOE se hunde en las encuestas el PP también baja-, parece no tener las fuerzas, las ganas y las convicciones necesarias –esas que defendía la defenestrada, perseguida y humillada San Gil- para organizar un partido ganador en Navarra. Así pues, la suerte está echada. Sólo es cuestión de tiempo. Si Yolanda Barcina no lo remedia.

Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris