Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Allí donde todos tienen razón, nadie tiene razón

Jesús Martínez (Gerona)
Redacción
lunes, 3 de noviembre de 2008, 19:51 h (CET)
En la mal llamada "democracia participativa", el relativismo ha encontrado su mejor instrumento de dominación. Ideólogos como Philíppe Pettit, tan apreciados por la masonería radical bien representada en nuestro país, siguen en España sin tener una respuesta pública y combativa a la falacia de su argumentación totalitaria.

Quizá haya que buscarla en el fructífero ejercicio epistolar que Marcello Pera y, el entonces, Cardenal Joseph Ratzinger, mantuvieron en 2004. En ese conjunto de conferencias cruzadas y cartas privadas, un pensador laico y un filósofo (ahora Papa) coinciden en la necesidad de una renovación espiritual antes que política. Coincidieron en la búsqueda de un crecimiento moral que preste sentido al desarrollo tecnológico, económico y social.

La regeneración vendrá de una minoría que convenza de la superioridad de los valores del cristianismo frente al nihilismo. Minoría que concilie razón y fe. Minoría que denuncie el relativismo en su creciente intolerancia y dogmatismo.

Un católico no puede imponer, cierto, pero sí puede reclamar lo que pertenece a la base de la humanidad para construir un buen ordenamiento jurídico.

Un católico, respetando la libertad de los demás, ha de convencer en la arena política y formar a la opinión pública. Un católico ha de reivindicar el derecho a la resistencia pasiva y ofrecer testimonio de conciencia. Sólo así se desarrollará una religión civil cristiana que devuelva nuestra conciencia de españoles y saque a la luz los grandes principios que hagan que Europa vuelva a ser ella misma.

La respuesta no está "ahí fuera", habita en nuestro interior. En el corazón al que debemos escuchar, especialmente, antes de votar. Y es que "allí donde todos tienen razón, nadie tiene razón".

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”

Milagros

Casi todo el mundo cree que los milagros son el resultado de aplicar fórmulas mágicas o de la intervención directa de Dios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris