Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas a un ex guerrillero   -   Sección:   Opinión

La senda de la verdad

Sor Clara Tricio Acuñas
Sor Clara Tricio
lunes, 3 de noviembre de 2008, 08:07 h (CET)
Querido Efraín: Hemos de revestirnos de concordia manteniéndonos en la humildad, apartándonos de toda murmuración y de toda crítica, y manifestando nuestra justicia más por medio de obras que con palabras. Porque está escrito: ¿Va a quedar sin respuesta tal palabrería como la que nos envuelve?... ¿va a tener razón el charlatán?

Es necesario, por lo tanto, que estemos siempre dispuestos a obrar el bien, pues todo cuanto poseemos nos lo ha dado Dios. Él, en efecto, ya nos previno, diciendo: Mirad, el Señor Dios llega, y trae con él su salario para pagar a cada cual su propio trabajo. De esta forma, pues, nos exhorta a nosotros, que creemos en él con todo nuestro corazón, a que, sin pereza ni desidia, nos entreguemos al ejercicio de las buenas obras. Nuestra gloria y nuestra confianza estén siempre en él; vivamos siempre sumisos a su voluntad se haga… y se cumpla… y pensemos en la multitud de ángeles que están en su presencia, siempre dispuestos a cumplir sus órdenes. Dice, en efecto, la Escritura: Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes y exclamaban, diciendo: "¡Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos, la tierra está llena de su gloria!"

Nosotros, pues, también con un solo corazón y con una sola voz, elevemos el canto de nuestra común fidelidad aclamando sin cesar al Señor, a fin de tener también nuestra parte en sus grandes y prodigiosas promesas. Porque él ha dicho: Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el hombre puede pensar lo que Dios ha preparado para los que lo aman.

¡Qué grandes y maravillosos son los dones de Dios! La vida en la inmortalidad, el esplendor en la justicia, la verdad en la libertad, la fe en la confianza, la templanza en la santidad; y todos estos dones son los que están, ya desde ahora, al alcance de nuestro conocimiento. ¿Y cuáles serán, pues, los bienes que están preparados para los que lo aman? Solamente los conoce el Artífice supremo, el Padre Eterno y Todopoderoso; sólo él sabe su número y su belleza.

Nosotros, pues, si deseamos alcanzar estos dones, procuremos, con todo ahínco, ser contados entre aquellos que esperan su llegada. ¿Y cómo podremos lograrlo? Uniendo a Dios nuestra alma con toda nuestra fe, buscando siempre con diligencia lo que es grato y aceptable a sus ojos, realizando lo que está de acuerdo con su Santa voluntad, siguiendo la senda de la verdad y rechazando de nuestra vida toda injusticia.

Os envío los mejores deseos, y con la esperanza de que sigáis todos bien, recibir un cariñoso saludo, CTA.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris