Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Carta a Pedro Pacheco

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 2 de noviembre de 2008, 08:50 h (CET)
Estimado don Pedro: Desde hace bastante tiempo no se que habrá sido de usted políticamente ya que no tengo referencia de su actividad política en estos últimos años y si la hay no se refleja en los medios de comunicación que yo suelo leer y escuchar.

Pero nunca se me olvidará el protagonismo que tuvo usted cuando siendo usted alcalde de Jerez de la Frontera pronunció aquella célebre frase en la que afirmaba usted que la justicia era un cachondeo, frase que estuvo a punto de costarle un serio disgusto. Que le voy a decir yo que usted no sepa por propia experiencia.

Ahora acaba de producirse un hecho que creo que puede volver a poner de actualidad su frase. Según informa el diario digital El Plural en su edición del pasado día 5, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDHE) se ha negado, y cito textualmente el contenido de la noticia, “a revisar la sentencia que condenó a pena de muerte a Armando Muñiz y Águeda Camacho en 1941. La razón que arguye la corte es insólita: no están presentes los afectados por los hechos. El Tribunal Europeo era el último recurso de Vicente Muñiz, hijo de la pareja, en su batalla para restituir la memoria de sus padres, ajusticiados por un Consejo de Guerra Sumarísimo en un procedimiento lleno de irregularidades: el crimen del que fueron acusados –asesinar a tres mujeres- nunca fue probado. No hubo testigos ni cadáveres, ni siquiera se supo el nombre de las supuestas víctimas. Bastó, sin embargo, el remoto testimonio de un falangista que denunció oír que Águeda Campos había confesado el asesinato”. Denuncias como estas llevaron a mucha gente ante el pelotón de fusilamiento nada más acabar nuestra Guerra Civil.

Cuando usted, don Pedro, dijo aquello del cachondeo, estoy seguro de que jamás pensó en que los tribunales no podían revisar unas muertes violentas por que los “afectados no están presentes”. Que fuerte, don Pedro.

Pero don Pedro, mire usted por donde esta decisión del TEDHE puede sentar precedente, jurisprudencia o como se le llame y por tanto puede ahorrar mucho tiempo a la hora de que la justicia busque la verdad sobre cualquier fallecimiento producido por hechos violentos, a más de ahorrarle mucho dinero al erario público, ya que los fallecidos nunca podrán estar presentes a no ser que conviertan la sala donde se celebra el juicio en una especie de tanatorio donde pueden estar presentes sus cadáveres. La sesión puede durar menos de cinco minutos. Simplemente con decir que se archiva la causa por que no están presentes los afectados, los muertos, se acabó. Yo no entiendo mucho, mejor dicho nada, sobre la justicia pero después de leer esto la verdad sea dicha, don Pedro, es que la entiendo menos a ella y más a usted.

Un saludo don Pedro.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris