Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Los hombres y sus defectos

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 2 de noviembre de 2008, 08:50 h (CET)
A mi dilecto amigo Santos Calahorra Medrano, una excepción a la regla sobre la que versa(rá) la décima que sigue, pues, por mucho que uno, ora E. S. O., un andoba de Cornago, ora Otramotro, esté alerta y atienda a todo lo que piensa, lo que dice y lo que hace, nunca he conseguido pillarle en un solo renuncio; jamás he logrado hallarle incoherencia alguna; y porque hoy, además de ser su onomástica, cumple años; ergo, por las razones sobredichas y por otras que, dada su proverbial timidez, para no agobiarle, callo, ¡muchas felicidades!

Cuesta, a veces, más restar
(Jean de la Bruyère lo adujo
—Quizás porque era buen brujo—)
Un defecto singular
Que cien virtudes sumar.

No acierto a hallarle objeción
Tampoco a otra sujeción:
Quien conoció a grandes hombres
Nunca olvidará sus nombres,
Ni que hombres fueron y/o son.


Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris