Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La subversión de la realeza

Mario López
Mario López
sábado, 1 de noviembre de 2008, 09:37 h (CET)
Éramos pocos y habló la reina. Bueno. Todo el mundo tiene derecho a dar su opinión acerca de nuestra convivencia. Y la reina, como una ciudadana cualquiera, puede opinar. Faltaría más. Pero dejando meridianamente claro esto: si opina como una ciudadana cualquiera, porque si lo hace desde su condición de miembro de la casa real –institución íntimamente ligada a la Jefatura del Estado- entonces la cosa es muy distinta. Decir que está en contra del aborto, en contra de llamar a la unión entre homosexuales matrimonio o asegurar que a los niños se les ha de enseñar religión para que conozcan el origen de la vida, es algo cuanto menos inaceptable en un personaje institucional. En nuestro país rige una legislación que ha de ser respetada por todos, de hecho y de palabra. Así que si la reina ha consentido que se publique un libro en el que opina como reina en contra de asuntos defendidos por nuestras leyes, está incurriendo en una falta grave.

Por otra parte, yo no sé si doña Sofía ha elegido el mejor momento para arremeter contra las leyes más sociales que últimamente nos hemos dado. En plena crisis económica, a las puertas de una incierta refundación del capitalismo, cuando el Gobierno de la nación está intentando poner en marcha iniciativas legales conducentes a reparar pasados agravios y avanzar en el laicismo del Estado, cuando la propia monarquía está cuestionada, no parece la iniciativa más ecuánime que la mujer del Jefe del Estado tome partido por los que defienden unos valores más próximos a regímenes de dolorosa memoria que a una democracia moderna como la que la mayoría de los españoles queremos conquistar. Por otra parte, llama la atención que en treinta años no haya dicho esta boca es mía y ahora, en la etapa final del reinado de su marido, va y suelta semejante andanada reaccionaria. En fin, muchos españoles siempre hemos pensado que la Jefatura del Estado no puede ser propiedad de una familia. Hoy la reina ha puesto de manifiesto la enorme razón que nos asiste a los que así opinamos. El Jefe del Estado ha de ser elegido por el pueblo porque se ha de identificar con la opinión mayoritaria del mismo en cada momento histórico. Si el Jefe del Estado va a representar siempre su propia ideología, aunque esta sea contraria a la del conjunto de la ciudadanía, estaremos legitimando cualquier cosa. Y si legitimamos cualquier cosa, nos sobran las leyes.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris