Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ABENGOA   Economía  

Abengoa

Antonio Moya Somolinos
@tiotognin
sábado, 28 de noviembre de 2015, 01:16 h (CET)
En los últimos días hemos tenido en la prensa la efímera noticia de la caída de Abengoa, "empresa modélica", "buque insignia de las empresas andaluzas", "paradigma de quehacer empresarial" y no se cuántos calificativos con los que se les ha llenado la boca a una serie de políticos y líderes de asociaciones de empresarios cuando se han enterado que Abengoa se puede ir a tomar por culo por ser su situación harto difícil, lo que se concreta en una deuda de 9.000 millones de euros, su bajada meteórica de las acciones y su desaparición del Ibex-35 desde el viernes día 27 de noviembre.

Yo, que soy bastante ignorante en gestión empresarial, pero que me parece que tengo algo de sentido común, me pregunto cómo es que hay tantos elogios a la gestión de Abengoa cuando han logrado tener una deuda de 9.000 millones de euros. También me pregunto si no tendrá que ver esa deuda con el hecho de tener una plantilla de 26.000 trabajadores, de modo que si tuvieran menos, probablemente la deuda no sería tan alta. Esto corrobora una idea que me parece económica y moralmente ortodoxa, aunque otros quizá me llamen capitalista de mierda. La idea es que en una empresa debe necesariamente haber ganancias y se deben evitar a toda costa las pérdidas, incluso mediante despidos, ya que por no despedir a unos cuantos trabajadores a tiempo, parece que Abengoa va a tener que despedir ahora a 26.000.

Muchos políticos han salido en defensa de Abengoa. Excepción a ellos ha sido el ministro Soria, que más o menos ha dicho que va a mantener una posición neutral, como no podía ser de otra manera, ante una empresa que es privada.

Sin embargo, la Susana ha hecho un encendido llamamiento a la banca para que salven a Abengoa mediante refinanciaciones, quitas o lo que haga falta "de la misma manera que el gobierno (de Zapatero) salió en su día en defensa de la banca". Me imagino que la Susana ni se ha planteado salir en defensa de Abengoa poniendo en juego (prestando a bajo interés) su patrimonio personal. Es muy fácil hacer caridad con el dinero ajeno. Es una especialidad de los socialistas, ya sean del PSOE o del PP (sí, sí, el PP también lleva a cabo una política socialista). Sin embargo, esos bancos, pienso yo, tendrán que valorar, si poniendo su dinero para salvar Abengoa (dinero que es de los accionistas), van a tener seguridad de recuperar el dinero con los intereses. En una palabra, tendrán que estudiar si Abengoa es viable o no para tener fe en ella. Pero sobre todo deberán mirar por sus accionistas, propietarios del banco.

Dentro de Andalucía, la patria de la charanga y pandereta, resulta un poco surrealista una "multinacional andaluza" con 26.000 empleados por todo el mundo de los que 9.000 están en la propia Andalucía y de ellos, 4.000 en Sevilla. Lo que no me explico es cómo no ha caído antes. A mí esto me recuerda los populismos empresariales de Jesús Gil o Ruiz Mateos.

Yo creo que lo de Abengoa llega fuera de tiempo. Si hubiera sucedido en torno al 2008-2010 a nadie hubiera extrañado por cuanto todos teníamos asumido que estábamos en crisis. ¿Pero ahora, en pleno 2015, cuando Luis de Guindos lleva varios meses comiéndonos el tarro desde Bruselas con no se cuántas décimas de punto porcentual positivo de no se qué indicador macroeconómico?

Me parece a mí que Abengoa no ha hecho sino volver a abrirnos los ojos y ponernos en guardia frente a las mentiras de los brotes verdes o de que España va bien o va mejor. Abengoa representa la realidad de lo que pasa. Vamos mal.

Abengoa debería ser también la realidad de lo que debería pasar en la Administración española y en el Estado, con dos millones y medio de empleados públicos y una deuda de un billón de euros, que al igual que Abengoa, debería haber ido el jueves pasado y presentar un pre-concurso de acreedores.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El Armisticio de la discordia

Hace ochenta y seis años, una armisticio demostró que el dólar no solo podía llevar al estallido de una guerra, también a una transitoria paz inexplicable

​Conos e iconos de Navidad

Navidades infantiles y de mayores, regalos y papeles ecológicos, este año con la Cumbre, obligados a buenos envoltorios de intenciones

​Sistema democrático y pensamiento único

​La ideología de género, con su bandera arco iris y sus carnavalescos desfiles, ha conseguido un extraño reconocimiento social que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo o la difusión de la transexualidad en las escuelas infantiles

​Necesito que muera el escritor…

No quedará ni un recuerdo

El mahonetano Alí quiere noquear a Johnson

​¿Podrá un joven musulmán laborista sacar al primer ministro del parlamento y por ende del poder?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris