Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

John McCain, Pinochet y el operador del Plan Cóndor

Luís Agüero Wagner
Redacción
sábado, 1 de noviembre de 2008, 09:37 h (CET)
Un tristemente célebre personaje que integra el parque Jurásico de la fauna político-empresarial paraguaya, ofició de guía turístico, durante una reciente visita del obispo Fernando Lugo a New York, donde organizó un encuentro con empresarios vinculadas a la mafia ítalo-norteamericana, el magnate petrolero David Rockefeller, y el clérigo-presidente de Paraguay.

La noticia que revelaba la historia del encuentro secreto entre John McCain y Pinochet, cuando se gestionaba la extradición a Estados Unidos de los asesinos de Orlando Letelier, por extraña casualidad e ironías del destino, coincidió con la visita del Obispo Fernando Lugo a Washington.

Tal vez la prensa que apoyó al obispo para llegar a la presidencia del Paraguay, concretamente el diario ABC color del empresario Aldo Zucolillo, tenga algunos datos que aportar a propósito de todo esto.

TERRORISMO EN EL BARRIO DE LAS EMBAJADAS DE WASHINGTON

Cuando en setiembre de 1976 una bomba estalló matando de manera espantosa al ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria norteamericana, el político socialista chileno se encontraba haciendo esfuerzos para lograr un acuerdo entre el Partido Démócrata Cristiano y la ex Unidad Popular que permitiera armar un frente comúin en contra del régimen militar chileno.

El asesinato no tenía precedentes en Estados Unidos, y documentos prueban que la CIA debía estar al tanto de lo que se gestaba, al menos desde un mes antes.

Un documento desclasificado habla de estas acciones en la sombra, de la Operación Cóndor, y de la inacción de los diplomáticos y el gobierno de Estados Unidos para detener el crimen. El documento está fechado el 18 de agosto de 1976 en el Departamento de Estado, firmado ARA/ECA: RL ZIMMERMAN/ARA: RLZIMMERMAN/ARA:WHL UERS:JLP, y despachado inmediato a Buenos Aires, Montevideo, Santiago, Brasilia, Asunción.

ORLANDO LETELIER
Letelier era un político y economista chileno, miembro del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, padre del hoy senador Juan Pablo Letelier.

Varias personas fueron procesadas y condenadas por el asesinato. Entre ellos estaban Michael Townley, un expatriado estadounidense colaborador muy cercano a la agencia de inteligencia chilena DINA, el general Manuel Contreras, antiguo jefe de la DINA, y el general de brigada Pedro Espinoza. No obstante, nadie hasta ahora se explica cómo pudo zafar de tamaño karma el cuñado y socio en varias empresas de Aldo Zucolillo, Conrado Pappalardo.

La historia de ese brutal crimen había empezado unos años antes, y en las más altas esferas del poder mundial.

Luego de que el 15 de septiembre de 1970 Nixon se reunió con el Consejo de Seguridad Nacional Henry Kissinger, el fiscal general John Mitchel y el director de la CIA Richard Helms en su despacho de la Casa Blanca, y ordenó actuar contra Salvador Allende, el operativo empezó en Asunción.

Con el apoyo asegurado de las agencias norteamericanas de defensa, de estado, de comercio, Tesoro, la CIA y la National Security Agency, Stroessner empezó el juego moviendo sus fichas sigilosamente.

Primero traficó profusa información de inteligencia militar (II Departamento), Relaciones Exteriores y la estación de la CIA en Asunción valiéndose de la embajada paraguaya en Santiago, relativas a divergencias y alianzas políticas que puedan resultar útiles para la tarea desestabilizadora. La embajada paraguaya en Buenos Aires aportó vitales datos, que fueron procesados en Langley, antes de ser remitidas a las instancias decisivas.

En segundo término, se inició un voluminoso flujo bancario entre Asunción y Santiago, dinero que se utilizó para financiar huelgas, sobornar autoridades civiles y militares, políticos, empresarios, sindicalistas y organizaciones paramilitares. El flujo se agudizó durante el mes de agosto de 1973, siendo vital el desempeño del general Roberto Viaux quien se hallaba exiliado en Paraguay luego de encabezar, el 21 de octubre de 1969, una sublevación de miembros del Ejército chileno, episodio que fue conocido como el "El Tacnazo".

Finalmente, como es regla, los aeropuertos de Paraguay fueron cedidos al Pentágono como soporte de apoyo logística a Chile, incrementándose inusualmente el tráfico aéreo entre Panamá-Asunción-Chile, con equipos de comunicaciones, armas y pertrechos destinados a los complotados contra el gobierno constitucional. Las tareas en Asunción fueron coordinadas por un coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, William Meyer.

El golpe que estaba en curso desde que Nixon y Kissinger lo habían decretado, finalmente se produjo el 11 de septiembre de 1973. Pinochet, hombre agradecido, hizo su primer viaje como jefe de estado chileno tomando como destino al Paraguay, donde personalmente expresó su gratitud a Stroessner por los servicios prestados. Le entregó la distinción de General Honoris Causa del Ejército chileno.

Desafortunadamente el tutor de ambos, Richard Nixon, no tuvo tiempo de unirse al festejo. Se encontraba asediado ya por las investigaciones relativas al escándalo del Hotel Watergate, que lo obligó a dimitir tres meses después.

Uno de los documentos que vio la luz en el año 2000, muestra cómo Pinochet personalmente pidió al dictador Stroessner, de Paraguay, que emitiera pasaportes con nombres falsos para Michael V.Townley y Armando Fernández Larios. Estos dos individuos eran agentes de la DINA (policía política chilena) que posteriormente se declararían culpables del atentado mortal contra el ex canciller de Salvador Allende, Orlando Letelier, cometido en Washington el 11 de septiembre de 1976, exactamente tres años después del golpe de Pinochet.

NACE LA CONJURA
La trama del asesinato de Orlando Letelier en Washington se inicia en la capital de Chile, en junio de 1976.

El agente de la DINA Michael Tonwley y el Teniente Armando Fernández Larios fueron convocados por el director de operaciones de la DINA, el coronel Pedro Espinoza, quien les habló por primera vez de la ejecución de Letelier, quien estaba cortando vitales créditos al dictador chileno. Fue asignada para acompañarlos una agente de la sección femenina de la DINA, Liliana Walker.

Para disimular, viajarían con pasaportes paraguayos, algo que se había conversado personalmente entre Stroessner y Pinochet.

Al llegar al Paraguay, los agentes chilenos se desencontraron con el principal coordinador paraguayo del Cóndor, el general Guanes Serrano, por lo que la inteligencia chilena recurrió al jefe de ceremonias del dictador Stroessner, Conrado Pappalardo, quien gestionó los pasaportes, entregados a los asesinos el 27 de julio.

Fue también esta persona quien intercedió ante la embajada norteamericana de Asunción para obtener visados, explicando al embajador Landau que los documentos encubrían a dos chilenos que tenían una importante reunión en Estados Unidos ocn el director adjunto de la CIA, Vernon Walter, gran amigo de Stroessner.

El resto se conoce. Entre el 18 y el 20 de setiembre Townley armò la bomba, que estalló el día de primavera.

Un video sobre el instante inmediatamente posterior al brutal atentado puede verse en: www.youtube.com/watch

Sobre la identidad de Conrado Pappalardo, puede consultarse en: www.cpdhcorrientes.com.ar/abccolor.htm

ENCUENTRO SECRETO PINOCHET-JOHN McCAIN
Un hecho llamativo del encuentro Pinochet-McCain es que se realizó en el mismo momento en que Estados Unidos presionaba para extraditar a los involucrados en el asesinato de Pinochet, durante el año 1985.

Se sabe que McCain no se reunió con ningún opositor, no hizo declaraciones a ningún medio y no reveló a nadie su estadía en Santiago, acaecida apenas unos días antes del arribo a Chile del senador Edward Kennedy para apoyar la transición democrática.

El hecho recuerda las reuniones reservadas que mantenía Vernon Walters con el dictador Alfredo Stroessner, a quien visitaba en Asunción, cuando ya el mismo Ronald Reagan hacía públicas declaraciones contra la dictadura en Paraguay.

EL FANTASMA DE PINOCHET Y JOHN McCAIN
Hoy se sabe que el actual candidato republicano John McCain se reunió con Pinochet, en momentos en que se gestionaba la extradición a Estados Unidos de los agentes chilenos responsables de este escalofriante episodio de la historia del terrorismo mundial.

¿A quién buscaban encubrir Pinochet y John McCain?

No hay muchas opciones para encontrar respuestas.

La noticia del encuentro de John McCain con Pinochet, cuando se gestionaba la extradición a Estados Unidos de los asesinos de Orlando Letelier, por extraña casualidad e ironías del destino, coincide con la visita del Obispo Fernando Lugo a Washington.

Tal vez la prensa que apoyó al obispo para llegar a la presidencia del Paraguay, concretamente el diario ABC color del empresario Aldo Zucolillo, tenga algunos datos que aportar a propósito de todo esto.

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris