Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Pepe Blanco y el ¡tú más!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 30 de octubre de 2008, 03:35 h (CET)
Que los despropósitos están a la orden del día y que el señor Blanco otra cosa no será, por ejemplo una persona ilustrada, centrada y comedida pero, en cuanto se trata de buscarle los tres pies al gato, entonces deberemos reconocer que se gana el fabuloso sueldo que percibe. Claro que ¡para eso lo tienen! Lo que sucede con este señor es que es tan transparente, se le ve tanto la oreja y sus argumentos son tan fácilmente rebatibles que llega un momento en que a uno casi le da pena, digo casi, porque lo que le falta de dialéctica le sobra de audacia, temeridad y jeta; tanto, que no le importa inventarse la infamia más bochornosa o arrastrar por el fango del desprestigio a cualquiera que se oponga a la política del PSOE, aunque, para ello, sea preciso mentir, calumniar, difamar, engañar y vulnerar todas las normas más elementales de la buena educación algo que, por supuesto, desconoce en absoluto.

Debo anticipar que no estoy en absoluto de acuerdo con el nuevo PP del señor Rajoy, la Sáenz de Santamaría, el Basagoiti y demás componentes de su nueva ejecutiva; pero todo tiene sus límites y el que el señor Blanco, en un arranque de mala uva, se salga afirmando que el PP “usa los datos del desempleo para regodearse con la crisis” supera, con mucho, lo que una mente que razona normalmente se puede embaular. Vamos a ver Pepiño si te enteras de una vez y dejas de incordiar. Aquí, en España, nadie más que el PSOE y el gobierno del señor ZP son los culpables de la crisis que estamos soportando. Desde su inicio hasta el día de hoy, los socialistas se han emperrado en dos cosas: una que no existía la tal crisis y dos que España era la única nación preparada para que nuestra economía resistiese, debido a la gran fortaleza de nuestras instituciones y a la fuerte estructura financiera de la que disponíamos. Ni el mendaz Pepino Blanco puede negar una verdad tan palmaria e irrefutable. Estaba cantado, desde por lo menos hace un año, que venían tiempos de vacas flacas, que la “burbuja inmobiliaria” empezaba a dar signos de agotamiento y que la floreciente economía que les había legado el señor Aznar mostraba signos preocupantes de resquebrajamiento. ¿Qué hicieron ustedes, desde el Gobierno, para enfrentarse a una situación delicada e intentar poner diques a la entrada de la crisis? Pues, señor mío, nada que no fuera negar la realidad y, por si fuera poco, alardear de que seríamos inmunes a la misma. Y ¿por qué lo hicieron? Pues, sencillamente porque sabían que si alarmaban a los ciudadanos podían perder las elecciones y esto, para su partido y para sus dirigentes, empezando por ZP, era algo que no podían consentir que pasase, para así poder continuar su labor de “transformación” de la sociedad española en pro de una nueva República socialista, laica y frente populista, en la que han soñado desde que fueron derrotados en la Guerra Civil.

Son ustedes, los socialistas, tan previsibles, tan torticeros y tan atrevidos que osan negar lo que sólo hace dos meses o, incluso menos, nos querían hacer creer; sin que se le caiga la cara de vergüenza por ello. ¿Cómo van a tener culpa alguna los del PP en esta recesión y en el aumento de paro, si ustedes, con toda su desvergüenza, les han estado negando el pan y el agua en toda la legislatura anterior y ahora también, aunque saben que necesitan de ellos para salir del fenomenal embrollo en que ustedes mismos, con su incompetencia y temeridad, se han metido. Si me quejo de las actuaciones del PP y del señor Rajoy es precisamente de lo contrario. Cuando debieran hacer astillas de ustedes y reprocharles su incomprensible habilidad para destruir los cimientos de España; se limitan a apoyar al señor Zapatero para que acuda a Nueva York; cuando se sabe que allí no tiene nada que proponer y lo que, en realidad busca, es intentar lavar su deteriorada imagen ante los españoles, presumiendo de ser imprescindible en un lugar donde nadie le va a hacer caso con el sólo propósito de aparecer entre los mandatarios que allí van a acudir y salir en la foto, aunque sea en un rinconcito.

Pero este señor es el mismo Zapatero, en uno de sus ejercicios de cinismo, el otro día le reprochaba a Aznar, después de que éste hiciera casi cinco años que se retiró del gobierno, de que, su amistad con Bush, no hubiera servido para nada. Se olvidó nuestro inefable ZP de mencionar las veces que se ha enfrentado con el Presidente norteamericano para ofenderle, criticarle y enfrentarse a él; por ejemplo la retirada precipitada de nuestras tropas en Irak; el haber ofendido a los americanos permaneciendo sentado cuando desfilaba su bandera; haber apostado por Al Gore, como ahora lo hace por Obama, ningunenado a Bush; haberse juntado con los tiranos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba para fastidiarle y haber desbarrado, durante todo el tiempo que lleva en el gobierno de España, de la política de los EE.UU. Así pues ¿qué esperaba?, ¿que el señor Bush lo recibiera con los brazos abiertos? ¿Cómo se atreve a hablar de la amistad entre Bush y Aznar y de la foto de las Azores cuando él se ha encargado de dejar a España hecha unos zorros? Pero así es el señor ZP, tiene una idea fija y de ella no hay quien lo descabalgue. Se la pegará pero seguirá diciendo lo mismo. Sin duda se trata de un sujeto muy peligros para España y los españoles.

Dejen en paz al señor Aznar y miren el resultado de su política incoherente, despendolada, inconexa, acomodaticia y partidista, cuyo única meta ha sido llevar el agua al molino socialista y transformar la sociedad para que se plegara a sus adoctrinamientos de izquierdistas trasnochados, con recetas económicas que se han mostrado inoperantes, impropias y obsoletas cundo se ha tratado de crear empleo, riqueza y buena convivencia entre los españoles a los que, por cierto, han conseguido enfrentar de nuevo reviviendo, con su famosa Memoria Histórica, las heridas de la Guerra Civil, que llevaban años apartadas de las mentes de aquellos que la vivieron y eran, prácticamente, desconocidas para las nuevas generaciones. ¡Arreglen ustedes, señor Blanco, los destrozos que han causado, aprendan a gobernar decentemente y déjense de creerse los redentores de la humanidad porque, con el rumbo que llevan ustedes, acabarán por que se los conozca como los enterradores de civilizaciones!

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris