Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Por qué el PP no tiene credibilidad

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 28 de octubre de 2008, 09:20 h (CET)
Es verdad, como es cierto que en España hay tres crisis solapadas (financiera, de competitividad y de confianza), que, tal y como afirma en una entrevista concedida al diario “La Razón”, Mariano Rajoy - el mismo que ha votado “para ayudar”, a favor de los decretazos oscuros de ZP que supondrán dilapidar sin apenas control el 15% del PIB en ayudas a anónimos banqueros- hace falta “más austeridad en las cuentas públicas, bajar los impuestos y apoyar la inversión productiva”. También es cierto que el Partido Popular del año 1996, capitaneado por Aznar, del cual hoy los de Rajoy reniegan, consiguió rebajar drásticamente las cifras del paro, contener el gasto público, meternos en el Euro y crear un bienestar en España que parecía casi imposible por aquel entonces, cuando los socialistas, capitaneados por Pedro Solbes, entonces y ahora responsable económico del desaguisado, afirmaban que bajar impuestos no supone mayores ingresos para el Estado y que era imposible llegar en condiciones a Maastrich. Es irrefutable que Manuel Pizarro, reaparecido en la escena política después de varios meses desaparecido, fue el vencedor del debate televisado que mantuvo con el gurú económico del PSOE, puesto que, como afirma el que fuera presidente de Endesa, hoy podría sostener, a diferencia de su rival que se hinchó a mentir, todas y cada una de las palabras que pronunció durante su intervención. Hoy Pizarro avisa que la crisis va a ser larga. Tiene razón. Encima, lo que proponen desde el PP es sensato y razonable, amén de ser lo que España necesita para remontar, si es que la LOGSE no lo impide, la crisis.

Lo que pasa es que yo a estos señores del nuevo PP, que es el Partido Popular de Rajoy, Soraya, Arriola, Gallardón y Arenas surgido del congreso de Valencia, capital Bulgaria, no les creo. Y no confío en ellos porque, como dice el refrán, hechos son amores y no buenas razones.

Y para hechos, ahí tienen al regidor la capital de España demostrando cuál es o podría ser la política económica del nuevo PP: prohibiciones aberrantes que van desde mandar al paro al hombre-anuncio, competencia leal para los “chirimbolos” de unos políticos desleales; hacer imposible “Broadway” en la capital por eso de la contaminación lumínica, que ya se sabe que para ser el colmo del centro, o sea, de la nada, hay que apuntarse a cuanta causa progre y maquinista que se precie; subida del 13% del IBI; incremento en el precio de parquímetros, parkings y todo tipo de servicios públicos para los madrileños hasta la creación de unos “comisarios políticos de las basuras” (supongo que serán nuevos funcionarios cuyos sueldos pagaremos entre todos) que revolverán en los contenedores en busca de algún error en la ya no solidaria sino obligatoria separación de envases, para multar a unos angustiados ciudadanos que no saben cómo hacer para llegar a fin de mes . Todo para recaudar con el fin de tapar un agujero presupuestario de dimensiones colosales en la ciudad de la “Operación Guateque” y el despilfarro público. Y es que la deuda de Madrid supone la suma de la deuda de las seis ciudades más endeudadas de España y el doble de la deuda de Barcelona. Casi nada.

Aumento de impuestos y tasas que van parejos a la subida de sueldo del alcalde y sus concejales; al gasto plurianual de casi 600.000 euros en alquilar un coche blindado para el señorito –qué curioso que solo oigamos protestar por el gasto de Touriño y Benach- y al derroche a manos llenas del presupuesto público en las variopintas y siempre nihilistas ocurrencias del alcalde –lo de las “noches en blanco” en plena crisis es un dispendio brutal-.

Y este pésimo gestor socialista, aquí viene lo terrible, no es un alcalde del PSOE. Es la imagen del nuevo PP, el colmo del centrismo. ¿Cómo pretende, pues, señor Rajoy, que le creamos?

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris