Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A pie de calle  

De "mosquitos" de octubre a "la insoportable levedad de la lluvia norteña"

Paco Milla
Paco Milla
lunes, 27 de octubre de 2008, 07:46 h (CET)
Si, es cierto, posiblemente el (los) título (s) se me haya ido de las manos. Ayer pensaba en el primero para desarrollar el artículo, pues la temperatura reinante invitaba a moscas, mosquitos y demás insectos propios de otras fechas, a continuar entre nosotros en una visita ya un poco incomoda, pero por dejadez, ha evolucionado al segundo, ya que hoy han aparecido las lluvias en el norte.

Hasta ahora, la prolongación del verano, era placidamente interminable (ya lo merecíamos).

No se imaginan ustedes, castellanos, mediterráneos y sureños, lo que es ver por el telediario las lluvias en sus tierras. Inconscientemente (y ya me perdonarán), desde aquí se piensa: “por fin la lluvia, visita otras latitudes, a ver si le gusta el paisaje y se queda”.

Ya se, ya se que hay inundaciones, pero al menos el agua cae rápido y la nube se marcha. No culpemos a la naturaleza, de las alcantarillas taponadas, ni de la construcción de chalets en cauces de ríos. De eso, los culpables son otros.

Porque verde, lo que se dice verde, ya somos por estos lares, pero claro 300 días de lluvia al año, es un precio muy alto por un solo color.

Ya no hablemos de las bajadas de animo, los dolores articulares-musculares o respirar agua puramente, durante la estancia en la calle o trabajo.

Y es que, en los días grises (¿ven? apareció otro color), la lluvia se hace insoportable por su levedad, se hace cansina y cuesta llegar a la cima para coronar la jornada. Mas aun los que trabajamos de tarde y volvemos a casa por carreteras encharcadas (no es que no tengan buen drenaje, es que este no da mas de si).

Imagínense , si a pocos kilómetros de Finisterre, nos anochece a las 18.30 ¿a que hora lo hará en Levante?

Es triste, oiga, el otoño y el invierno deberían dejar de existir. Algunos ya lo han conseguido (los mas pudientes) buscando para este periodo, lugares en los que la luz reina todo el año, o aprovechando que al otro lado del charco, están a punto de inaugurar las estaciones luminosas.

Aquello de que hay estaciones ying y yang, les trae sin cuidado y solo buscan su equilibrio personal, en el que el dios Lorenzo gobierne.

Pero a aquellos que no nos queda mas remedio (una primitiva lo arreglaría) tenemos una solución: la mejor posible.

Y esta solución es: SER AGUA. ¿Se acuerdan del anuncio de Lee? Fundirnos con el medio, hacernos tal, adaptarnos y ... sonreír, para demostrar que hemos vencido. “Si no puedes con tu enemigo, únete a él (que decía mi abuelo - y no era famoso, oigan-)

¿Quieren un ejemplo? Pues les acompaño el enlace de un video que demuestra claramente con imágenes, lo que yo he intentado con palabras: SE AGUA, AMIGO y si los tiburones no te dejan surfear, mantenlos ocupados, incluso sírvete de éllos. ¡La imaginación al poder! ¿Hay quien de mas? ¡Hasta la próxima!

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris