Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

En el último green

Antonio Pérez Gómez
Antonio Pérez Gómez
sábado, 25 de octubre de 2008, 06:31 h (CET)
Severiano Ballesteros se debate entre la vida y la muerte. Como él mismo anunció el pasado 12 de Octubre, el golfista español padece un tumor cerebral. La entereza que destila la nota de prensa que anuncia su gravísima enfermedad debería ser la mayor lección que el cántabro nos haya dado de entre las muchas que con anterioridad ya nos había dejado, lecciones sobre superación personal, voluntad de triunfo inquebrantable y la capacidad de no rendirse nunca.

“Durante toda mi carrera he sido uno de los mejores salvando obstáculos en los campos de golf. Y ahora quiero ser el mejor afrontando el partido más difícil de mi vida con todas mis fuerzas, contando además con quienes me estáis haciendo llegar mensajes de aliento". Eso escribió hace pocos días.

De toda esta fuerza deberá hacer acopio nuestro campeonísimo, porque hoy viernes lo operan por tercera vez, quizás en estos mismos momentos, mientras usted lee esta columna. Esta vez de un edema intracerebral que se le ha reproducido, y todo apunta a que, por desgracia, es un enorme paso atrás en su deseada recuperación.

Severiano Ballesteros es uno de los 4 ó 5 iconos del deporte nacional de todos los tiempos. Como muchos han reconocido, si en vez de golf hubiera triunfado en otro deporte más popular en su país, hubiera estado en un pedestal toda su vida. Pero no, él triunfó en un deporte que, hasta que llegó él, simplemente era ignoto en España.

De hecho, la figura de Ballesteros ha sido mucho más reconocida y aún reverenciada en el extranjero que en nuestro país. Es más, la irrupción de Seve en el panorama golfístico hacia el final de los setenta se ha comparado con la aparición de Tiger Woods veinte años después. Hasta que llegó Ballesteros, el golf era una cosa. Y después de su llegada, era otra muy diferente. Periodistas ingleses y americanos han sido unánimes en esto. Hasta entonces, este deporte era un coto exclusivo para los jugadores profesionales anglosajones, y cuando Severiano ganó el British Open en 1979, con su nuevo repertorio de golpes, su manera de atacar el green y su forma de salir del bunker, se produjo una enorme conmoción.

Una conmoción que todavía hoy en día tiene sus ecos. Para que se hagan ustedes una idea, 29 años después de aquel mítico Open británico, nuestro compatriota aún es recordado con admiración, e incluso encabeza una lista elaborada recientemente por el diario más prestigioso de Inglaterra, el Times, como “El deportista que cambió el deporte para siempre”. Ahí es nada. En esa lista valoran que Seve “trajo la pasión y el riesgo al golf”. Y dicen de él que "hizo el mundo un sitio mucho menos aburrido". Detrás de él, figuran deportistas míticos que también marcaron una época y que cambiaron nuestra forma de ver el deporte, como Ayrton Senna, el futbolista George Best, el boxeador Muhammad Ali o la tenista Billy Jean King.

Enumerar tan sólo lo logros más sobresalientes del santanderino nos ocuparía más espacio del que disponemos, pero sí desearía recordarles que cuando en el 80 ganó su primer Master de Augusta con una ventaja récord sobre el segundo, las campanas de Pedreña, su pueblo natal, repicaron por todo lo alto. En el resto de España la hazaña pasó casi inadvertida.

Pero si Severiano Ballesteros es una figura admirable no es sólo por ser un ganador, sino porque, como hemos apuntado antes, ha tenido un espíritu indomable y una voluntad férrea. Incluso fuera de los campos, Seve se enfrentó a menudo a los dirigentes de su época para dignificar el circuito europeo y universalizar el golf. Esta lucha por sus creencias le dio sinsabores, pero él continuó luchando por lo que creía justo. Este espíritu inquebrantable le venía de casta al galgo. Su padre, una figura del durísimo deporte de las traineras en el Cantábrico, sin duda le trasmitiría esta visión de la vida.

El camino de Severiano no fue fácil, ya que no tuvo muchas facilidades para practicar en el Club de Golf de Pedreña, por ello la mayoría de las veces jugaba en la playa y solo, a hurtadillas, en las noches de luna llena para no perder la bola. Esas dificultades y privaciones pronto tuvieron su fruto. Con 20 años Seve ya había ganado algún torneo en los 5 continentes. Se conformó como uno de los pegadores de más distancia del golf mundial y otro mito del golf, Lee Trevino, dijo de él que "En cada generación destaca un golfista que es un poco mejor que el resto. Creo que Ballesteros es uno de ellos; en golf él tiene todo - todo quiere decir: toque, poder, saber, coraje y carisma". Otra prueba de que nuestro Ballesteros cambió este deporte lo tenemos en la frase de otro gran monstruo del golf, Crenshaw, que dijo que “Seve juega golpes que incluso yo no puedo visualizar en mis sueños".

El la nota de prensa que se dio a conocer el lunes, el hijo predilecto de Pedreña se despide diciendo: “Quiero agradecer desde el fondo de mi corazón a todos los que os estáis interesando con mucho cariño por mi estado de salud con todo tipo de apoyos. Muchas gracias. Un fuerte abrazo, Seve Ballesteros". Ánimo, campeón. Estamos contigo.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris