Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Las pelotas del francés

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 24 de octubre de 2008, 02:29 h (CET)
Los medios de trasmitir a los ciudadanos una idea, un pensamiento determinado, un adoctrinamiento o un lavado de cerebro, es algo en lo que los de la izquierda son unos verdaderos maestros. Tienen un método infalible que se puede resumir en la perseverancia, no rendirse nunca y continuar golpeando sobre el mismo punto, hasta que el clavo del mensaje que se intenta introducir en la mente del receptor, ha conseguido perforar la protección que lo hacía inmune al veneno que se le pretendía inyectar. Hay en la naturaleza una especie de mosca que, en poco, se diferencia de la mosca común, aquella que nos chafa la siesta en las calurosas tardes del estío, que, sin embargo, tiene una particularidad que la convierte en algo curioso; va persiguiendo a las hormigas rojas, (aquellas que son capaces de limpiar en un “plis plas” toda una región de la selva africana de su fauna) para hacerles un flaco favor. Las pobres hormigas no tienen nada que hacer contra este persistente díptero, que las acosa hasta que consigue inmovilizarlas e introducir en el abdomen sus huevos. Cuando crecen y quieren convertirse en pupas, no tienen más que hacer reventar la cabeza de su huésped y recobrar la libertad. Algo parecido es el método de propaganda de que se valen los progres de nuestro país. Saben que una mentira convenientemente aderezada y repetida insistentemente acaba por convertirse en verdad y se aprovechan de ello.

No crean ustedes que por que estamos en crisis las alimañas dejan de ejercer como tales. No, siguen en su trabajo de zapa, intentando destruir los últimos vestigios de lo que se conocía comos decencia y moralidad que la civilización y el progreso nos habían legado para diferenciarnos de los animales. Vean ustedes, por ejemplo, la insistencia con la que la TV 1 nos está mostrando, en uno de esos programas matinales, que mejor sería olvidarlos (por lo cutres que llegan a ser), a un súbdito francés que, por lo visto, le debe su salud ( aparentemente satisfactoria) a circular en bolas por las calles de una ciudad del norte de España. Según parece en el país del señor Sarkozy no le supieron comprender y nos lo enviaron a la permisiva España para que, aquí, pudiera hacer ostentación de sus atributos naturales con plena impunidad. Una noticia que no debiera haber ocupado ni media línea de una quinta de cualquier periódico pero, vean ustedes por donde, los del dichoso programa televisivo nos la están repitiendo una y otra vez; eso sí, sazonada con los comentarios del infeliz reportero que ha tenido que apechugar con el marrón en su trabajo de intentar justificar la “hazaña” del nudista, mostrando a todos los que no aceptan tales impúdicas demostraciones, como si fueran residuos del neandertal.

Si un señor no puede soportar un simple slip para taparse el sexo, si resulta que llevar un pedazo mínimo de tela para ocultar el paquete le causa una disminución de lo que él considera su derecho a la libertad; es que tiene un problema y debería hacérselo mirar por un psiquiatra. Quiere que se le respete, pero, al parecer, le importa un comino que los demás se sientan incómodos ante su presencia en porretas. Si se fijaran en el reportaje se darían cuenta que, hasta aquellos que le apoyan, no saben hacia donde dirigir la mirada para no encontrarse con la morcilla del francés. Veamos, si este señor afirma que no lo hace por exhibicionismo, cosa que pongo en tela de juicio, sería conveniente que nos explicara el porqué no va a practicar esta especial demostración de libertad, por un lugar donde nadie le pueda ver y, por el contrario, lo hace por sitios donde sabe positivamente que va a llamar la atención. Por supuesto que los de la Tele 1 ya han conseguido que se le conozca; que se sepa como piensa y de paso han puesto como intolerantes, carcas y oprimidos mentales a aquellos que han manifestado su rechazo a tamaña demostración de falta de consideración y de educación. ¿Se lo imaginan presentándose de tal guisa ante una recepción en la Zarzuela, o sentado en un concierto en La Ópera de París? Este infeliz buscaba llamar la atención y lo ha conseguido, pero la TV, manejada por los socialistas, ya se ha apuntado un tanto al vender el nudismo como algo deseable. Sin embargo, faltará ver si cuando nieve este sujeto se sentirá tan bien paseando solo por el paseo marítimo, con el apéndice inferior amoratado y reducido a la mitad por efecto del fenómeno físico de la contracción.

No contentos con esto y en apoyo de la campaña de nuestros ministros en pro de liberalizar el aborto; les ha venido de perillas la visita de un barco holandés, ¿quién sería que tuvo la ocurrencia de llamarlo?, que ha hecho acto de presencia, en Valencia, y que ha sido convenientemente jaleado, no sólo en la prensa, sino también en la propia TV1; como si, en España, no tuviéramos noticias más importantes que hacerles propaganda a unos asesinos de niños. Estos desaprensivos se dedican a realizar abortos de fetos de más de 9 semanas, sin pararse en más averiguaciones y ¡ojo!, todo ese viaje para practicar 3 abortos; muchos, sin duda, como crímenes odiosos pero pocos, en cuanto al negocio. Pero, no ha quedado la cosa en las manifestaciones a favor y en contra de tales actos, sino que ¡pásmense ustedes! la propia TV1 ha colaborado con ellos, filmando unas escenas en el propio barco a más de 12 millas de la costa, fuera de las aguas jurisdiccionales españolas, y tomando declaración a una de las mujeres que estaban a bordo, que ha pretendido justificar el haber infringido la ley, en base a una supuesta imposición machista de la maternidad ( para las mujeres todo lo que les fastidia o incomoda se convierte en una imputación a machismo del hombre), que, por lo visto, ha sido la causa de que ella renunciara a ser madre y se haya aprestado, con tanta diligencia, a asesinar a su hijo.

Y, a todo esto ¿que pasa con la fiscalía? Ha salido la imagen de la presunta delincuente, ella misma ha confesado su delito. Ya sabemos que lo ha cometido en aguas internacionales, pero esta individua, no se merece otro apelativo, habrá regresado a España y se conoce su identidad; ¿actuarán o dejarán, como viene ocurriendo, que se salga de rositas y todavía se nos ría ante nuestras narices? Y qué decir de la TV1 ¿es o no es el trasmitir imágenes de unos delincuentes y mostrar una declaración de rechazo a nuestras leyes un acto de complicidad con los delincuentes o de difusión y enaltecimiento del delito del aborto, cuando no concurren las eximentes legales? Nudismo, aborto, da igual, todo tiene un fin perfectamente programado y es el destruir el concepto de moral y ética que ha formado parte de la civilización occidental y que, tradicionalmente, se ha querido pintar como propio de la derecha intransigente y reaccionaria, para dar suelta a la libertad de los instintos primarios de las personas, fomentar la amoralidad y la laicidad feudos donde se sienten a sus anchas todos estos cuya filosofía última es convertir a nuestra nación en un facsímil de los paraísos comunistas de detrás del Telón de Acero. Y lo peor de todo es que van camino de conseguirlo.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris