Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Igualdad y cuerpos de Seguridad del Estado

Manuel Villena (Granada)
Redacción
viernes, 24 de octubre de 2008, 03:14 h (CET)
Hace pocas fechas se efectuó en Madrid una manifestación conjunta de policías nacionales y guardias civiles. El motivo de esta manifestación era pedir la equiparación salarial con otros cuerpos de Seguridad del Estado (policías autonómicos y policías locales).

Cualquier persona con un mínimo de sentido común entenderá que es una petición justa y razonable, y más si nos atenemos a la definición que la Real Academia de la Lengua le dá al término Justicia: “Aquello que debe hacerse según derecho o razón”. Pues ante esta injusticia el ministro de Justicia no ha dicho absolutamente nada.

Sus reivindicaciones se basan en el principio de igualdad, reconocido en la Constitución vigente. Igualdad, según la RAE, es : “Conformidad de algo con otra cosa en naturaleza, forma, cualidad o cantidad”. Es evidente que lo que en este problema falta es la cantidad que les equipare el sueldo a otros cuerpos similares. La ministra del ramo, es decir de Igualdad, tampoco se ha pronunciado. Ya se sabe que entiende la igualdad para destrozar el idioma de Cervantes.

El único que se ha pronunciado ha sido el Ministro de Interior, ordenando leerles a los posibles manifestantes sus obligaciones y las consecuencias que podrían acarrearles el manifestar públicamente su injusta situación. Así es como entienden nuestros ministros el concepto tan grandilocuente y repetido en sus discursos pero , y a los hechos me remito, vacío y falaz de : “Elevar la moral de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris