Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Buenos consejeros

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 23 de octubre de 2008, 05:18 h (CET)
Sarah Palin, la candidata republicana a la vicepresidencia de Estados unidos, ha desatado una fuerte polémica por sus declaraciones hechas que las que afirmaba que “los dinosaurios y los hombre habían vivido juntos en la Tierra hace 6.000 años”. El actor Matt Damon ha manifestado estar aterrado con la idea de que Palin pensase que los dinosaurios todavía viviesen hace 4.000 años y que pudiese llegar a ser un día presidenta de Estados Unidos.

Sarah Palin ha sido miembro hasta el año 2002, de la Asamblea de Dios, una iglesia fundamentalista que “un creacionismo sin difuminar” y que considera que “el relato del Génesis debe interpretarse literalmente”. Aunque no lo cumplió, durante la campaña electoral que la llevó a ser gobernadora de Alaska dijo que el creacionismo debería enseñarse en las escuela juntamente con el evolucionismo.

Es cierto que evolucionismo y creacionismo son dos fes opuestas que jamás podrán andar juntas cogidas del brazo. Que alguien crea en el creacionismo y lo proclame públicamente no es sinónimo de ser un retrasado mental que deba recluirse en un manicomio, ni de ser una persona lo suficiente inteligente como para gobernar a un país. No todos los grandes personajes darwinistas son personas con la suficiente inteligencia como para que puedan ser candidatos a la presidencia de un país.

Se puede estar o no de acuerdo con la postura religiosa de Sarah Palin, pero hay en ella algo que la honra: No tiene ningún inconveniente en proclamarla públicamente. En nuestro País, para no ir más lejos, que yo sepa, no hay ningún político que confiese públicamente que crea en la doctrina creacionista. Tal vez este silencio se deba a que la fe es cosa que deba recluirse en la intimidad como el catalán del presidente Aznar que se lo reservaba para hablarlo en privado. En las materias que se imparten en las escuelas, el evolucionismo se lleva la voz cantante. Esto quiere decir que desde los consejeros de educación pasando por todos los miembros de los gobiernos autonómicos, son evolucionistas. Si no es así, los disidentes deberían manifestar su rechazo a esta teoría que pretende explicar dogmáticamente como se ha formado el universo y, en particular la Tierra y los seres que la pueblan.

Visto el triste resultado en que nos encontramos y el caos económico que asusta a todo el mundo, deberíamos preguntarle al Actor Matt Damon: ¿No deberías estar asustado de que gobiernen los evolucionistas? ¿Dónde está “la justicia que engrandece a la nación?” La otra cara de la moneda dice: “Mas el pecado es afrenta de las naciones” (Proverbios,14:34). El mismo libro afirma: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo, mas en la multitud de consejeros hay seguridad” (11.14). “Los pensamientos se frustran donde no hay consejo, mas en la multitud de consejeros se afirman” (15:22).

El faraón de Egipto, gracias a la interpretación que el esclavo José, que por cierto era un fiel creyente en el Dios creador, hizo de sus sueños, supo que se acercaban siete años de una gran abundancia seguidos de otros siete de una gran hambruna debido a una larga sequía. José aconsejó al soberano: “Por tanto, provéase ahora el faraón de un varón prudente y sabio, y póngale sobre la tierra de Egipto” (Génesis,41.33). ¿Qué hizo el faraón cuando supo el futuro que se le avecinaba? “El asunto pareció bien al faraón y a sus siervos. Y dijo el faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y dijo el faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo” (Génesis,41:37-40). El relato nos enseña que José que “tiene el espíritu de Dios”, supo administrar los siete años de abundancia y los siete de hambre, de tal manera que se preservó la vida de la población amenazada de muerte por la hambruna.

Traslademos el mensaje que se desprende del relato del faraón siendo aconsejado por José a nuestros días y podremos hacernos con razón esta pregunta: ¿Dónde han estado los presidentes de las naciones, encabezados por el de Estados Unidos, que en los años de abundancia no hayan sabido rodearse de buenos consejeros que los asesorasen a bien administrar la abundancia para hacer que en los años de vacas flacas todas las personas puedan vivir dignamente? Cuesta muy poco criticar a una persona en razón de su fe rechazada. Visto como van las cosas, ahora que estamos inmersos en una profunda crisis económica que nadie sabe como terminará, Matt Damon y los darwinistas que hacen piña con él, deberían preocuparse en aconsejar a los presidentes de los estados a gobernar con más eficiencia que la demostrada por Sarah Palin siendo gobernadora de Alaska, si es que lo ha hecho suficientemente bien.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris