Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Baltasar, rey del chocarrero imperio jurídico español

José Luis Palomera
Redacción
miércoles, 22 de octubre de 2008, 05:06 h (CET)
Oh! Baltasar, rey del imperio jurídico prefecto de la ominosa imparcialidad nacional. Hoy, tu atiborrada sabiduría jurídica enuncia que por loor del parche nacional, que por venda, de justicia a Vos le compete ser y tener parte y arte para ordenar, desenterrar y otorgar justicia a toda una viva generación de otra casi toda muerta- que un desgraciado día se enfrentó al hermano para salvaguardar glóticos intereses personales de sus funestos adalides; hombres de leyes, políticos, comandantes y otros sandios cabecillas.

Don Baltasar, partícipe activo de la generación de hombres de leyes más nefasta de la historia mundial, se da permiso a sí mismo para desligar de la tierra añejos huesos que en paz descansan hoy, mientras otros vivos huesos, bien cebados de sangre inocente, ventosean libremente por las calles de la pánfila democracia -invento humano para bicoca de los asesinos-. Por no hablar de la pila de basura que pende y hiende de los juzgados sin que hueso funcionario alguno hinque los codos y de salida a tanta y tanta solicitada justicia que yace estancada...

No hace falta decir, notorio es que donde no manda Baltasar, el rey que jamás quiso ser prudente, no manda nadie... Orgulloso, supongo, de llevar la mirra, al igual que el rey mago, pretende por un lado embalsamar y restañar a los muertos rojos y de paso juzgar a los francos vivos...

Y es que don Baltasar, paleontólogo rojo, nunca debió licenciarse en derecho padeciendo tanta giba izquierda.

Su incursión en la política - fue elegido diputado tras presentarse como independiente en las listas del PSOE y nombrado delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas- a mi modo de ver y a modo de toda inteligencia que pretenda aplicarse, le inhabilita para decidir cuestiones de ley y vidas ya que a nadie se le escapa, ni a él mismo, que además de ser juez es socialista. La rancia locura mental que padecemos por justicia únicamente puede ser asumida y ponderada en "un lugar de la mácula España" donde el número de ciudadanos fanáticos, gentes sin ideas propias a merced de adalides y partidos todos podridos, supera con mucho a los roedores que habitan las cloacas...

Baltasar dejó el PSOE porque jamás quiso ser secundario. El puesto de delegado del gobierno no le proporcionaba el éxtasis suficiente para sosegar sus ansias de protagonismo. Él jamás quiso sentirse un vulgar licenciado en teoría y teórica del Derecho..., es decir, lo que en realidad es. Su soberbia candidez pretende hoy resarcir y disponer, a los ya casi centenarios huesos, de carnes, bandos, oficios, ropas, banderas, y razones, cual descabellada sandez mental propia de impropios.

La obra y vida de este consentido rey del protagonismo se puede resumir en pocas palabras. Sus actuaciones jurídicas hilan la rueca de lo absurdo en un país donde cientos de asesinos pasean libremente favorecidos por unas leyes dementes de lógica alguna. Su fervor por "juzgar" las supuestas dignidades de personas y personajes muertos mientras los más atroces asesinos vivos pagan sus crímenes a vidorra y ocho meses por víctima, es patente,exageradamente patente....

Aburrido supongo de reciclar la mísera justicia en su casa procede a recoger la mugre de otros países mientras en el suyo miles de afectados, de los cuales entre otros vive y mola, fruto de una justicia inmisericorde con las víctimas y benévola a más no poder con los verdugos, ruegan clemencia.

Su ignorancia sobre las cuestiones lógicas del universo, el Derecho no deja ser una teoría filosófica falta de inteligencia, rancia, e ineficaz, le impide discernir entre los Hechos, que sí se pueden juzgar, y las Circunstancias.

Las circunstancias se juzgan únicamente mientras suceden los trágicos acontecimientos, sombríos momentos aquellos que padecieron unos y otros combatientes verdaderas víctimas del trágico enfrentamiento. Unos y otros engañados en muchos casos y traicionados en casi todos, fusilaron cuando les ordenaron fusilar y recibieron su propio plomo en el pecho cuando las tornas cambiaban.

Las guerras no son más de unos que de otros ni de más o menos razón, tampoco de victoria o derrota alguna, las guerras son la sinrazón que toda la humanidad padece desde su venida a la Tierra, producto de la mayor ignominia mental, cual es pretender ser diferente entre la propia raza.

La actual humanidad se nutre de seres fanáticos que jalean hasta la extenuación a sus preferidos chamanes políticos - ralea humana sin apenas escrúpulos-, reyes, dictadores, agitadores, y otros zahoríes del proletariado dotados para la seducción de ignaros ciudadanos que aún creen que idea alguna puede solucionar los innatos problemas que sobrellevan todas las vidas.

Las guerras, todas las guerras, se producen por el fervor desmedido de las masas las cuales ignoran las vicisitudes más primarias del ser humano:El idéntico derecho a la vida que uno mismo...

Esto que digo bien lo sabe él...

Ayer que le vi
me dijo
aquel maestro
de prosa, “que estando él, muerto fijo,
España en su queja reposa”
aquella España trífida y
redentora
aquella España de lo ajeno
la cristiana y pecadora
la del trigo y el centeno.

Él, me lo dijo, él que no veía ni entonaba vivir,
ni moría donde yo muero;
Don Machado, el del Guadalquivir
poeta del río Duero.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris