Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Aguirre, Napoleón y la causa de Garzón

Mario López
Mario López
miércoles, 22 de octubre de 2008, 04:49 h (CET)
Esperanza Aguirre ha propuesto al juez Garzón que vaya a la cúpula de los Inválidos de París a solicitar el certificado de defunción de Napoleón Bonaparte. Alega que el gran Emperador corso firmó un edicto por el que se condenaba a muerte a todos los españoles que pudieran haber participado en la lucha contra las tropas imperiales.

Bueno, los delitos contra la Humanidad no prescriben y, aunque el pueblo español acabó expulsando a los invasores a sangre y fuego, podría ser pertinente abrir una causa contra Napoleón y, de paso, otra contra los Borbones y los Grandes de España –como los suegros de la lideresa- que propiciaron las lamentables intrigas palaciegas que, a la postre, condujeron a la guerra contra el francés o guerra española o guerra de la independencia o como se decida de una vez nombrar a aquello, si es que tal cosa es posible. Lo que no entiendo es por qué la lideresa ha esperado hasta ahora para apadrinar esta santa cruzada. Que no se me diga que tiene que ver con la causa que está abriendo estos días el juez Garzón contra los crímenes del franquismo. No quiero pensar que nuestra dilecta presidenta es del partido de Franco y su ocurrencia antinapoleónica sólo obedece al deseo de desacreditar al juez de la Audiencia Nacional y conseguir así preservar al franquismo de un juicio presente que parece más que pertinente, por mucho que algunos afirmen que el franquismo ya está juzgado por la Historia. Es curioso lo que nos ocurre a los españoles con relación a ese oprobioso periodo de nuestra historia reciente. Hasta ahora se ha venido indemnizando –muy malamente, pero se ha venido indemnizando- a las víctimas sin que ni siquiera se haya hablado de sus verdugos. En ningún lugar del mundo se ha conocido sentencias sin juicio ni acusados. En España, sí; dándose la ignominiosa situación de ser todos los españoles –incluidas las víctimas del franquismo- los que pagamos dichas indemnizaciones. Ahora se quiere juzgar a los responsables del golpe militar que llevó a los fascistas al poder. A unos militares que llevan más de treinta años descansando bajo losa de mármol. Y se hace de manera igualmente original: se sienta en el banquillo a los ectoplasmas de los verdugos sin hablar de reparar el daño causado a las víctimas. Ahora son las víctimas las que no existen. Claro, porque las víctimas están vivas y los verdugos muertos. Ya le voy cogiendo el tranquillo al asunto. El franquismo sigue inmerso en nuestra sociedad de forma extraordinariamente notoria. Cualquiera que lo quiera ver lo puede ver. Pero por estos pagos eso de querer ver no es cosa arraigada en nuestros usos y costumbres. Una parte importantísima de la sociedad española pertenece ideológicamente y patrimonialmente al franquismo. Ideología y patrimonio es lo que se conserva del franquismo y es, precisamente, lo que debería ser sometido al juicio de la democracia, que no el de la Historia. Muchas son las “familias bien” españolas que viven como viven gracias al expolio franquista. Y muchos represaliados malviven como malviven por idéntica razón. Insisto, el franquismo estará absolutamente presente en nuestras vidas mientras se mantengan las situaciones de hecho derivadas de sus crímenes. Y a ver si por una vez en nuestra atribulada vida somos capaces de llevar cabo un juicio normal, con víctimas y verdugos vivos. Y a doña Esperanza le animo a que inicie una causa general contra Napoleón. Y, de paso, que privatice la cúpula de los Inválidos.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris