Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Baloncesto

Etiquetas:   Liga ACB: 4ª Jornada   -   Sección:   Baloncesto

Una inmensa primera parte del DKV Joventut le da el triunfo ante el Ricoh Manresa (83-74)

La Penya, que logró 64 puntos antes del descanso, acabó sufriendo tras una pésima segunda parte.
Redacción
domingo, 19 de octubre de 2008, 23:19 h (CET)
Tercera victoria consecutiva de la Penya. Y de nuevo, sin alcanzar el 100% de felicidad en las filas verdinegras. Tras la exhibición de los de Sito en la primera parte, la relajación y el colapso ofensivo en los siguientes veinte minutos, hicieron peligrar la victoria hasta los últimos minutos. Y es que el Manresa recortó hasta los 5 puntos tras llegar a ir perdiendo de 28 puntos. Jasaitis con 17 puntos, Wright con 16 y Pops Mensah Bonsu con 15, llevaron las riendas de un DKV Joventut que ya se sitúa en el la parte alta de la clasificación, en el grupo de los grandes.

FICHA TÉCNICA
83- DKV Joventut: Mallet (11), Wright (16), Jasaitis (17), Jagla (7), Mensah-Bonsu (15) -equipo inicial-, Ribas (4), Bogdanovic (6), Norel (4), Laviña (3), Pere Tomás, Josep Franch y Joan Tomás.


74- Ricoh Manresa: San Miguel (11), Montañez (6), Sánchez (10), Rubio (10), Asselin (12) -equipo inicial-, Jordi Grimau, Bulfoni (4), Alzamora (7), Ibaka (7), Marco (2), Balmón (5) y López.


Parciales: 33-21, 31-17, 8-15 y 11-21.

Árbitros: Redondo, Jiménez y Cortés. Sin eliminados.Incidencias: Partido disputado en el Olímpic de Badalona ante 6.900 espectadores.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Los primeros 20 minutos del Joventut.

Durante muchos momentos, la Penya de Sito alcanzó el nivel de la temporada pasada. No solo en anotación, sino en intensidad, agresividad y velocidad. Un ritmo ‘made in Aíto’.


Lo peor: El nefasto acierto exterior del Ricoh Manresa

Los manresanos pocas veces lo podrán hacer peor. De 25 triples lanzados, sólo anotaron 3. Todos los jugadores lanzaron al menos una vez desde el 6,25 pero ninguno estuvo acertado. Fue una de las claves en los últimos minutos, cuando si hubieran entrado estos lanzamientos, otro gallo hubiera cantado.

El dato: De + 4 a -5
Si en las tres primeras jornadas la Penya se perdía un balón detrás de otro (51 balones perdidos en tres partidos), durante la primera parte de hoy, este aspecto mejoró mucho. El balance entre pérdidas y recuperaciones era de +4. (7-3). Sin embargo, y fue uno de los motivos del hundimiento de los de Sito en la segunda parte, este +4 pasó a ser -5. El DKV acabó con 10 recuperaciones y 15 pérdidas.


Guille Pérez / Badalona

El concepto bipolar viene como anillo al dedo tras ver lo ocurrido esta mañana en el Olímpic de Badalona. Pocas veces en la historia de la ACB se habrá visto anotar a un equipo 64 puntos en la primera parte y en la segunda, quedarse en los 19. Hoy hemos visto a un DKV Joventut bipolar. O con dos caras, como quieran. Si tras la exhibición de la primera parte los aficionados verdinegros veían que esta Penya, la de Sito, era lo más parecido a la de la temporada pasada, la de Aíto, en los posteriores 20 minutos vieron que había sido poco menos que un espejismo. Reinó en los dos primeros cuartos la intensidad, el ritmo, la agresividad defensiva, la clarividencia en ataque, la veloz circulación del balón y el acierto (11 triples). A poco de la perfección absoluta.

Con ganas de mejorar las sensaciones mostradas hasta ahora, el quinteto verdinegro salió más que mentalizado al parquet. Muestra de ello fue el parcial de 12-1 que endosaron los locales. Con un Pops imperial bajo los aros (8 puntos, 3 rebotes) y unos enchufados Mallet, Wright y Jasaitis en el lanzamiento exterior (hasta cinco triples locales en el primer cuarto), la Penya imponía el ritmo colectivo que más le gusta. Asselin en la pintura y Montáñez con buen lanzamiento a media distancia y penetraciones, eran los únicos mantenían a su equipo a distancias prudenciales (25-17). Un triple del elegante Bracey Wright sobre la bocina, fijaba el marcador en 33-21 al fin del primer cuarto y permitía a la Penya coger la primera renta importante.

En el segundo cuarto, las distancias no hicieron más que ampliarse. Y fue de la mano de Pops, seguía siendo el amo y señor debajo de los tableros (15 puntos, 4 rebotes), y sobre todo gracias, de nuevo, al acierto exterior de los de Sito Alonso (45-33, min. 15). A Wright y Jasaitis se les sumó el serbio Bogdanovic, que anotó dos triples consecutivos que dejaban tocados a los manresanos. Las diferencias empezaban a ser abismales y la Penya borraba a su rival de la pista (59-36, min.19). La defensa 2-3 que planteó Jaume Ponsarnau para intentar parar a los verdinegros no sirvió de mucho, y es que la Penya avasalló a los del Bages a base de triples. Wright ponía la puntilla con el triple numero 11 de su equipo, y las distancias eran más escandalosas al término del segundo cuarto (64-38). La Penya volvía a ser la de la temporada pasada. Festival ofensivo y pocas concesiones en defensa.

La intensidad, el ritmo alto, la clarividencia ofensiva, la intensidad en defensa y el acierto –esto más comprensivo viendo los porcentajes de la primera parte- , se quedaron en el vestuario. Sin más. Se diluyó el conjunto badalonés. Si parecía que llegaba la primera victoria holgada de la temporada, un parcial de 0-10 ya hizo presagiar que no sería así. Seis minutos tardó el DKV en anotar sus primeros puntos y fue un triple de Jasaitis el que cortaba la mala racha local. Aún así, las distancias aún eran amplias (67-48, min.26). Pau Ribas, tocado y que fue duda hasta el final, fue el otro verdinegro que anotó en este tercer período. Diego Sánchez, con 6 puntos en el cuarto, fue el más activo para el Ricoh, que aún y la paupérrima anotación de la Penya (sólo 8 puntos), acabó el período 19 puntos abajo (72-53). No estuvo bien Mallet en la dirección y todo lo que era lucidez en ataque se convirtió en falta de ideas y sobretodo, pérdidas de balón, seis en el cuarto.

Para los verdinegros lo peor aún estaba por llegar. El Ricoh, lejos de desconectar totalmente del partido, se vino arriba. Y fue, en parte, gracias a un excelente San Miguel. El joven base vallisoletano se echó el equipo a las espaldas y fue acercando a su equipo en el marcador. Ponsarnau mandó una efectiva zona en defensa que acabó de anular los ataques del Joventut. Si la alegría colectiva era la tónica del primer cuarto, solo las individualidades verdinegras lograban que el descalabro no fuera mayor. Un sorprendente Balmón formó una sociedad de lujo con San Miguel y el acierto de ambos logró que los manresanos endosaran un parcial de 2-13 que hacía creer en la remontada (74-65, min. 35). Quedaban cinco minutos y la Penya seguía estancadísima en ataque y la defensa no se intensificaba, por lo que Asselin seguía haciendo de las suyas. Las luces de alarma se encendieron del todo en el Olímpic cuando Guille Rubio anotó un triple (para desgracia visitante solo era el tercero) y colocaba a los suyos a tan solo 5 puntos. La afición local volvía a ver como su equipo desperdiciaba una renta importantísima de puntos para llegar al final, sufriendo de nuevo. Por suerte para ellos, solo quedaba un minuto y el talento de Jasaitis, con un triple y Wright, cuatro puntos finales, hizo el resto. Nueve puntos de ventaja logró al final el DKV (83-74) pero la felicidad no fue completa en el Olímpic. Sin embargo, algo que tranquiliza a la entendida afición de Badalona es que, pese a no contar aún con Ricky, el equipo sigue arriba. Ya son 3 victorias, las mismas que los Barça, Tau, Pamesa o Unicaja. Precisamente los de Málaga esperan la próxima jornada. Aíto espera a Sito. Morbo y espectáculo garantizado.


SALA DE PRENSA
Jaume Ponsarnau (entrenador Ricoh Manresa)

"Nos hemos equivocado al querer jugar de tu a tu al Joventut. Nosotros, con un ritmo erróneo y ellos han estado acertadísimos y no hemos encontrad. Con un 3 de 25 en triples es muy difícil. Aparte, hemos estado mirando al suelo toda la primera parte. Estoy cabreado porqué no hemos conseguido lo que quería. Debemos centrarnos en nuestro trabajo y no en el del otro equipo.".
Sito Alonso (entrenador DKV Joventut)

“Quiero destacar los primeros 20 minutos de mi equipo. Por acierto, ritmo, rapidez, defensa, agresividad y por el buen hacer de Pops o Bogdanovic. Eso era lo que buscábamos pero ha costado mantenerlo. He avisado al descanso que el Manresa nunca abandona los partidos. En la segunda parte hemos estado lentos, no especulando, pero sí sin aprovechar nuestras ventajas. Caminando no sabemos jugar. Los jugadores mentalmente se han relajado. Es una victoria, la tercera, muy importante".


Noticias relacionadas

España salva el susto ante Letonia

Acaricia el billete para el Mundial

España vence a Australia (65-62) y llegará invicta a 'su' Mundial

Fin de semana de doble victoria

España ultima su puesta a punto antes de viajar a Kiev

Antes de volver a Madrid para jugar ante Letonia

España femenina cede ante Alemania en cuartos de final del Mundial de baloncesto en silla de ruedas

Derrota por 59-33

Scariolo podrá dirigir a España en las 'ventanas' pese a su contrato con Toronto

Garantiza su disponibilidad para la fase de clasificación para el Mundial 2019
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris