Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Corrupción presupuestaria

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
martes, 21 de octubre de 2008, 04:52 h (CET)
Esto es corrupción. Someter la aprobación de los Presupuestos Generales al resultado de la compra de ocho votos de dos partidos en el Congreso es signo de corrupción política. Son ocho votos (seis del PNV y dos del BNG) a cambio de concesiones partidistas y de dinero. El interés general condicionado al beneficio de dos partidos.

Si hubo un pacto mínimo Zapatero-Rajoy para medidas de choque ante la grave crisis económica, no es lógico que no lo haya también, en sus líneas básicas, en los Presupuestos del Estado, que han de ser la plasmación de la gran actuación política para afrontar esta situación crítica.

Se constata que los Presupuestos presentados. confeccionados en otro momento muy distinto, no recogen las necesidades ni las previsiones actuales. Están fuera de la realidad. Su aprobación interesa al Gobierno por motivos de urgencia e imagen políticas, más que por su bondad económica. Y para ello, en contra del primer partido de la oposición (con el que se llegó a aquel pacto de medidas de choque) que asegura que “no son los Presupuestos que requiere la sociedad española en estas difíciles circunstancias de emergencia nacional”, puesto que, entre otras cosas, "nos devuelven al déficit público, al aumento de la deuda pública y del desempleo y el paro”, en contra de los demás partidos, se ha preferido comprar los ocho votos partidistas que le faltaban al Gobierno

Pervirtiendo el lenguaje y la realidad, como acostumbra a hacer con habilidad, Zapatero lo intenta presentar como el triunfo del “interés colectivo” frente a los intereses partidistas, cuando es precisamente lo contrario. Lo razonable, dadas las circunstancias excepcionales de crisis, habría sido un entendimiento mínimo con el primer partido de la oposición e intentar llegar, en lo posible, a un acuerdo con los demás.

La política es, en el fondo, una confrontación de intereses, arbitrada por el arte de lo posible. Pero de grandes intereses, no de intereses pequeños, a veces rayanos a lo miserable. Hacer depender la aprobación de la más importante ley económica de la compra descarada de ocho votos en el Congreso, sobre todo en tiempos de excepcionalidad crítica para todos los ciudadanos, es aberración, sectarismo, degradación y corrupción política.

____________________

Wifredo Espina. Comentarista político y ex director del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris