Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Camino

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 21 de octubre de 2008, 05:15 h (CET)
He visto la película Camino de Javier Fesser. He leído y oído cientos de opiniones de todo tipo sobre el filme. No fui preocupado por encontrar algo nuevo para intervenir en polémicas, interesadas, subjetivas, inútiles e interminables, que a nada conducen.

Ni menos aún, por juzgar las intenciones del realizador, ni apoyado en juicios críticos , ni sobre el Opus, ni siquiera por las quejas de familiares de la niña protagonista. Fui a ver, sencillamente, un filme de temática religiosa, sólo fiado de mi personal juicio y gusto críticos, como cualquier cinéfilo.

Por si alguien me lee, diré, que la juzgo, en su género, una película digna, bien hecha y realizada, muy bien interpretada, muy positiva en valores y sentimientos religiosos y cristianos, que invitan a la reflexión. A muy pocos dejará indiferentes.

Sin pretensiones de especialista, pienso que lo más falso de la cinta (enamoramiento de la niña) es quizás lo más logrado y cinematográfico de la misma.

La polémica de Camino surge por aquello del refrán: “Nada es verdad, ni mentira; todo es del color del cristal con que se mira”. Según lo que lleve consigo el espectador, así será la aceptación o el rechazo del contenido del filme. Muchas frases, escenas y eventos, resultarán absurdas y casi incomprensibles para los ateos. Para personas creyentes y convencidas, eso mismo, les emocionará y conmoverá. Seguro.

Algunas observaciones: El único camino de felicidad no es, ni mucho menos, el sexo.

El Dios cristiano no manda nunca el mal físico o moral. Lo permite. El es capaz de sacar bien del mal. Escribe derecho…El Opus, no es una secta, sino una obra y parte de la Iglesia católica, válida para mostrar el camino de la salvación y santificación. El público español está ahíto de cine de solo sexo, violento y sin valores.La oración y el sufrimiento son medios valiosísimos de ayuda a los demás, aunque alguien no lo entienda.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris