Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿Españoles o europeos?

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
martes, 21 de octubre de 2008, 05:15 h (CET)
Para la política, cuando les conviene somos españoles, y cuando no somos europeos o, dicho con la diplomacia rancia y de evidencia, españoles y europeos.

No es difícil, entonces, encontrar en la prensa de cada día como nuestros políticos –de cualquier signo- asemejan todas sus “conculcaciones” a los otros Países de Europa. Más aún con la actual crisis: que si Alemania, Francia, Inglaterra… inyectan tanto para reflotar la Banca y garantizar los depósitos; que si tanto para financiar las Empresas y las PYMES y poder relanzar la economía; que si tanto para…

Pero aquí en España, por mucho que se empeñen los políticos, todo es diferente. Como lo demuestra el hecho de que la Banca no está en quiebra como les ocurre a algunas entidades europeas. Pues, según la prensa, en los nueve primeros meses del año han ganado la friolera de 22.400 millones de € (un 3% más que en el 2007).

Y lo que ocurre aquí, en España, que no nos quieren decir, es que la Banca debe refinanciar en el mercado exterior cerca de 30.000 millones de € antes de fin de año y unos 100.000 millones de € al final del 2009, que son las cifras de inyección subcutánea de liquidez desde el Estado. O sea, que de lo que se trata es de una “ayuda”, seguramente, compensable mediante la ampliación de créditos y condonación de sus deudas a la partidocracia. Dicho para ser entendido: una especie de EXCULPACIÓN ENCUBIERTA de su deuda con el dinero de todos, es decir, tomar de los pobres para salvar a los ricos. El Estado vestido de Curro Jiménez, que ha dicho alguien, hoy llamado “socialismo para ricos”. ¡Ignominioso!, los especuladores de ayer, ahora respaldados con el dinero de todos y sin que nadie los imagine en la cárcel, podrán volver a las suyas (la usura descarada y consentida entre otras) con total comodidad y solvencia.

Como, por supuesto, ocurre con los depósitos. Hay mucho que hablar, sobre todo, de algunos depósitos, puesto que, como es bien sabido, nueve de cada diez millonarios no declara ni cumple con sus obligaciones fiscales (¿consentidamente?) y un sinfín (deportistas de élite, en especial) aprovechan al máximo los paraísos fiscales y encima presumen más que nadie de ser españoles.

O con las Empresas importantes (y algunas PYMES), que han aumentado sus beneficios en la última década un 73%, mientras las europeas lo hacían sólo el 33% y, para más inri, los costos laborales de las españolas subían el 3,70% y los de las europeas el 18,2%, cinco veces más.

O con lo que pasa con el Gasto Social, que España destina sólo el 20,8% del PIB, siete puntos por debajo de la media europea y muy por debajo de lo que destina el que más, Suecia con el 32% de su PIB, y a los políticos se les llena, cada día, la boca hablando de que se mantienen los Gastos Sociales pase lo que pase.

O con el desempleo, que se calcula que llegará en el 2009 al ¡15%! (el doble que la media europea), la inflación, los déficit público y exterior, la competitividad… La pobreza.

O lo que sucede con nuestro SALARIO. Ya que, la mayoría de las Empresas han aumentado –de 1992 a 2007- su valor un 748% (al 50% anual) aunque ahora hayan pegado un bajón y los sueldos sólo se han revalorizado un 58,6% durante el mismo periodo. Así, nuestro SMI es de menos de la mitad que el de un francés y nuestro salario medio está 14.000 €/año por debajo del de la media europea y 21.000 €/año por debajo del de la media de Alemania, por citar un País muy recurrente para los políticos.

De modo que, o nos equiparamos a Europa en todo lo que sea posible (menos en picaresca, que vamos por delante) y somos europeos o nos quedamos con lo que tenemos y somos españoles. En cuyo caso sólo se explica lo de la Banca –ahora lo más transcendental-, reitero, como una “dádiva” para, de manera indirecta, financiar la partidocracia política mediante, entre otras formas, nuevos créditos y la condonación de sus deudas de “difícil” cobro.

Y, por tanto, estamos, sin ningún género de dudas, ante la mayor y mejor jugada del capitalismo, al menos en España, en toda su existencia. Enhorabuena.

Noticias relacionadas

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad

¿Por qué odiamos?

El odio es una enfermedad del alma que convierte en alimañas a los hombres

Nart o su legitimidad como eurodiputado

La semana pasada se ha sabido que el conocido periodista y abogado, y ahora político, Javier Nart se ha dado de baja de C´s; pero no se ha apeado de su dignidad de eurodiputado

11-S, no estaban todos

Al PP, herederos del centralismo franquista, no les gustaba nada que Catalunya se definiera como “nación”, entre otras cosas, y Mariano Rajoy, al frente de sus mesnadas recorrió España recolectando firmas contra Catalunya y su nuevo Estatut

Siempre hay salida

“Hay que exigir políticas gubernamentales sensatas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris