Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Marcha altiplánica

Isaac Bigio
Isaac Bigio
viernes, 17 de octubre de 2008, 03:56 h (CET)
En el invierno boliviano de 1986 miles de personas marcharon desde Oruro y Caracollo pidiendo detener al nuevo modelo monetarista que estaba implantando el presidente Paz Estenssoro, el cual, paradójicamente, en 1952 había sido el líder de la revolución suramericana más radical.

Para evitar que los marchistas llegasen a La Paz y repitiesen la virtual toma que los mineros hicieron sobre ésta en Marzo 1985, el ejército les cercó y les obligó a dispersarse. La derrota de tal caminata consolidó al nuevo sistema económico basado en promover las privatizaciones y el libre comercio, cuyo autor fue Goni Sánchez. Este modelo se mantuvo unas dos décadas hasta que en el 2003 y 2005 varias protestas obligasen a dimitir a Sánchez y a Mesa.

Hoy Morales hace otra marcha desde Caracollo, pero esta vez como presidente. Si hace 22 años la oposición quiso usar ésta para tumbar al gobierno boliviano, hoy ocurre lo inverso. Es el mandatario quien impulsa la caminata a casi 4,000 metros de altura para socavar a la derecha.

Muchos sindicatos querrán valerse de la marcha para desbordar a Morales, mientras que él querrá controlarla para mejorar su poder de negociación ante la oposición y lograr que ésta avale un referendo, en el cual Evo quisiera imponer una constitución más radical que la de Ecuador.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris