Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP, sin ideas, busca escudarse en la UE y el G7

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 15 de octubre de 2008, 11:27 h (CET)
Estoy días hemos tenido ocasión de tomarle el pulso al señor Zapatero y, de paso, de darnos cuenta del monumental despiste del señor Vicepresidente del Gobierno, señor Solbes, que da la sensación de que anda dando tumbos dentro del remolino de la crisis económica, sin encontrar el norte que le permita salirse del atolladero en el que está metido. Y digo esto porque no sé si ustedes se habrán percatado de los esfuerzos ímprobos del señor ZP para enmendar los lapsus que tuvo en la ONU, cuando presumió de tener el sector financiero más sólido de todo Europa y, para acabar de rematar su bravuconada, se permitió echarles en cara a Belusconi y Zarkozy que España ya había superado a Italia en cuanto al nivel de vida y que estaba a su alcance, en pocos años, superar a la misma Francia. Sin duda estas balandronadas le costaron a nuestro Presidente que lo dejaran al margen de la reunión que convocó el señor Sarkozy hace algo más de una semana, a la que asistieron todos los principales mandatarios europeos para tratar del tema, urgente, de cómo afrontar la crisis. No hubo más que tímidos acuerdos que se limitaron a darles franquicias a las naciones miembros de la UE para que pusieran, a nivel nacional, los medios intervencionistas que les parecieran más adecuados a sus problemas internos motivados por la recesión económica.

Como en España ni Zapatero ni Solbes tenían pajolera idea de cómo salirse del apuro y sentían pánico de adelantarse a tomar medidas que, después, resultaran inadecuadas o que no se compaginaran con las emprendidas por el resto de países europeos, han puesto a trabajar al inefable Moratinos para que intentara, por todos los medios, conseguir una reunión con el señor Sarkozy. La intención era evidente y, los resultados aparentes del encuentro, acaban de confirmar lo que todos, me refiero a los poco informados ciudadanos de a pie, ya nos estábamos esperando, o sea, que esta entrevista ha sido como agua de mayo para Zapatero porque, primero, le ha permitido salir en la fotografía estrechando la mano de Sarkozy, una de las cosas a las que nuestro particular Mr. Bean, le ponen más y, en segundo lugar, le ha permitido saber lo que Sarkozy considera adecuado para enfrentarse a la crisis, lo que le ha proporcionado al señor ZP ( que no tenía la más mínima idea de cómo salirse del paso) la posibilidad de decir públicamente que ha coincidido con el mandatario francés, no se lo pierdan, en el “análisis de la situación de la economía europea” lo que, sin duda, pone de manifiesto que Sarkozy habló y ZP asintió una y otra vez con tal de conseguir que, el francés, dijera en público lo que quería oír nuestro presidente: “ la gran contribución del presidente Zapatero a la buena marcha de Europa”; lo que seguramente le costó al presidente francés que su apéndice nasal le creciera algunos centímetros más, para disgusto de su esposa Carla Bruni.

Pero lo que más deseaba nuestro señor Zapatero es que hubiera otra reunión en Europa a la que asistir, ya que lo excluyeron de la anterior. Parece que lo ha conseguido y que Berlusconi lo ha propuesto. Con ello lo más probable es que el señor Zapatero intente parmanecer difuminado entre los asistentes, con la boca cerrada, escuchando las ideas que se exponen y sobre todo, y es a lo que se va a agarrar como a un clavo ardiente, las resoluciones y acuerdos que se pudieran arbitrar con carácter general que le permitieran escurrir el bulto del protagonismo en España y escudarse en lo acordado por el resto de países para defenderse de las continuas acusaciones que se le hacen desde los partidos de la oposición que, en este caso, ya no es solamente el PP sino que ya le llegan desde el señor Durán de Unió y, según se rumorea insistentemente, desde dentro del propio partido socialista. Vaya que, como verán ustedes, este angelito que nos envió el Ángel Caído desde el Reino de las Tinieblas, se las sabe todas y emplea todos los trucos imaginables para evitar quedar atrapado en el cepo que, él mismo, ayudó a armar.

En todo caso, sea cual sea el resultado de lo acordado en Europa, lo que no podrá evitar el señor Zapatero es que la particular situación de España con respeto al resto de países de la UE, su endeudamiento externo; los efectos del estallido de la burbuja inmobiliaria ( mucho más importante que en las otras naciones) el enorme paro que se ha generado y que sigue generándose; los efectos indirectos sobre la industria y la falta generalizada de confianza de la población, harta de que se la esté engañando y temerosa ante el hecho incuestionable de que la crisis va para largo y los puestos de trabajo, en muchas empresas, están pendientes de un hilo; lo que se une a un crecimiento del IPC desorbitado, a las consecuencias el Euroibor (5’389 %) que va encareciendo las hipotecas, lo que les representa a muchos ciudadanos una media de dos a tres mil euros anuales por sus hipotecas, y un encarecimiento desproporcionado y especulativo de los artículos de primera necesidad, los globalmente considerados como “cesta de la compra”.

Y como, en este país, cada cual tira de la cadena como le da la gana, al señor Solbes lo mismo le da por apuntarse al plan de Hank Paulson, secretario del Tesoro de los EE.UU (el mismo que fue rechazado en el Congreso americano); como, ante los insistente intentos de los partidos de que se les aclare como se controlarán los 30.000 o 50.000 que se les pretenden dar a los bancos para que vayan a las Pymes o a las familias, se ha salido con una de sus frases de “gran estadista”: “ No es labor del Gobierno decirle a los bancos como deben manejar sus carteras”. En efecto no lo sería si se respetaran las reglas de no intervención del Estado en la economía de libre mercado; pero dado que parece que el mundo se ha vuelto loco y los países donde se debería respetar,, a raja tabla, tal principio han optado por el más descarado intervencionism; lo lógico, señor Solbes, es que si se ayuda a las entidades financieras a salir del enredo en el que ellas mismas, por su cuenta y ambición, se metieron; los ciudadanos, los españoles, tengamos derecho a exigirle al Gobierno de la nación, a aquel que va a utilizar los dineros de nuestros impuestos para ayudar a aquellos que se han enriquecido a costa de la especulación más descarada, que, al menos, vigile, controle, fiscalice y compruebe dónde, cómo y de qué manera los bancos hacen uso de estos préstamos privilegiados. En otras naciones se ha hecho mediante la compra de acciones (sin voto) pero con la posibilidad del Gobierno de fiscalizar el uso de los dineros prestados; en otros se han convenido pactos de recompra de los activos dados en garantía, cuando la situación quede estabilizada. Pero aquí, en España, lo que predomina es el oscurantismo y por eso Solbes sale por la tangente para no poner en apuros a “sus amigos” del sistema bancario y puede que, de refilón, a sus “otros amigos” del sector de la construcción. No tardaremos en averiguar como acaba todo este affaire, pero no duden ustedes de que, los últimos en recibir apoyo y los más perjudicados por esta crisis seremos los de siempre los trajinados, engañados, conformistas y abandonados ciudadanos de a pie.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris