Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La crisis en South Park

Mario López
Mario López
miércoles, 15 de octubre de 2008, 11:27 h (CET)
El último capítulo de South Park en el que Lucas y Spielberg violan a Indiana Jones es una buena alegoría de lo que está sucediendo en el mundo. La suntuosa acrópolis del capitalismo se está viniendo abajo, poco a poco, afectada por una especie de aluminosis súbita.

Tras la caída del telón de acero nada podía presagiar que esto llegara a ocurrir algún día. Pero, quizá, la euforia de los mercaderes nos ocultó durante años el panorama devastador de un cemento financiero cada vez más degradado por la creciente desproporción de las sales de aluminio contenidas en su preparación. Desproporción fomentada por todos y todo. El consumismo como centro de nuestras vidas. La avaricia de los ricos. La insensatez de una clase media empeñada en vivir por encima de sus posibilidades. La impunidad del crimen organizado. Los créditos basura, las cuentas opacas, la pequeña corruptela y la corrupción a gran escala. Parece como si, desde hace un par de décadas, todos nos hubiéramos vuelto locos. Llegamos a convencernos de que no puede haber vida más allá del mercado libre y ahora descubrimos de sopetón que no podemos seguir viviendo en este mercado. El sistema financiero se basa en la confianza y los inversores están aterrorizados. Muchos dicen ya que esto es un crash de proporciones semejantes a las de 1929. Lo de Lucas y Spielberg sodomizando al hijo de ambos es la transposición moderna de Saturno devorando a los suyos. Saturno era un dios de la agricultura y la cosecha que se comió a sus hijos para poder reinar. Lucas y Spielberg pertenecen también al reducidísimo universo de los dioses de la cosecha; de la cosecha de dólares. El porqué violan a su hijo puede estar en la necesidad de llevar a cabo un gesto redentor que les salve a ellos y a sus iguales de la debacle que se les viene encima. La representación de un escarmiento ficticio es lo máximo que el sistema capitalista está dispuesto a ofrecer como compensación a los muchos males causados. Hollywood hoy no hace otra cosa que lo que ha venido haciendo siempre, desde que se inventó: alimentarnos la fantasía para hacernos olvidar el hambre de la razón.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris