Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

La crisis en South Park

Mario López
Mario López
miércoles, 15 de octubre de 2008, 11:27 h (CET)
El último capítulo de South Park en el que Lucas y Spielberg violan a Indiana Jones es una buena alegoría de lo que está sucediendo en el mundo. La suntuosa acrópolis del capitalismo se está viniendo abajo, poco a poco, afectada por una especie de aluminosis súbita.

Tras la caída del telón de acero nada podía presagiar que esto llegara a ocurrir algún día. Pero, quizá, la euforia de los mercaderes nos ocultó durante años el panorama devastador de un cemento financiero cada vez más degradado por la creciente desproporción de las sales de aluminio contenidas en su preparación. Desproporción fomentada por todos y todo. El consumismo como centro de nuestras vidas. La avaricia de los ricos. La insensatez de una clase media empeñada en vivir por encima de sus posibilidades. La impunidad del crimen organizado. Los créditos basura, las cuentas opacas, la pequeña corruptela y la corrupción a gran escala. Parece como si, desde hace un par de décadas, todos nos hubiéramos vuelto locos. Llegamos a convencernos de que no puede haber vida más allá del mercado libre y ahora descubrimos de sopetón que no podemos seguir viviendo en este mercado. El sistema financiero se basa en la confianza y los inversores están aterrorizados. Muchos dicen ya que esto es un crash de proporciones semejantes a las de 1929. Lo de Lucas y Spielberg sodomizando al hijo de ambos es la transposición moderna de Saturno devorando a los suyos. Saturno era un dios de la agricultura y la cosecha que se comió a sus hijos para poder reinar. Lucas y Spielberg pertenecen también al reducidísimo universo de los dioses de la cosecha; de la cosecha de dólares. El porqué violan a su hijo puede estar en la necesidad de llevar a cabo un gesto redentor que les salve a ellos y a sus iguales de la debacle que se les viene encima. La representación de un escarmiento ficticio es lo máximo que el sistema capitalista está dispuesto a ofrecer como compensación a los muchos males causados. Hollywood hoy no hace otra cosa que lo que ha venido haciendo siempre, desde que se inventó: alimentarnos la fantasía para hacernos olvidar el hambre de la razón.

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris