Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El coñazo de Rajoy

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 13 de octubre de 2008, 23:41 h (CET)
Por si al nuevo PP no le bastaba con las ocurrencias del manirroto Gallardón prohibiendo en plena capital las luces de neón o al hombre anuncio, siempre que sea pobre, y subiendo hasta la estratosfera los impuestos a los madrileños –de los parquímetros al IBI- o la casi segura –digo casi porque con este PP cualquier cosa es posible y son capaces de bajarse los pantalones después de la traición de Sanz- ruptura del Partido Popular con UPN en Navarra , va Mariano Rajoy y es pillado en un “off the record” de esos que causan escándalo y decepción entre sus votantes y que no se olvidan con el paso del tiempo. Un escándalo de los que pasan factura en las urnas.

Y es que la inconsciente e incoherente confesión de Mariano Rajoy, el mismo que el año pasado pedía a los españoles que engalanasen con la enseña nacional los balcones de sus viviendas, celebraran con banderas en la calle el día de la Hispanidad y que pregonaba el orgullo de ser español, del “coñazo” que es para él acudir al desfile de las Fuerzas Armadas, ha cogido por sorpresa a propios y extraños.

Ni que decir tiene que las críticas al líder popular no se han hecho esperar. Desde José Blanco (desde que tiene ático en “Villa Pesoe” le molesta que le llamen Pepiño) hasta el último socialista, andan todos rasgándose las vestiduras y rememorando públicamente que ya había avisado ZP del “patriotismo de hojalata” de Rajoy. Como si a ellos, los del pacto de Loyola, les importase un colín la nación española.

Indignada anda también, y esto es lo trascendente, una buena parte de la ciudadanía. La que vota o votaba al PP. Clara muestra de ello es Internet. En la red son cientos los internautas que expresan su enojo en foros, blogs y páginas Web. Ni siquiera Facebook, lugar en el cual se registró Rajoy en plena campaña cuando pretendía captar votos despistados, se ha librado de la polémica. Su cuenta en la red social anda de lo más activa.

Lo cierto es que incluso los que desde hace tiempo nos mostramos desilusionados con eso que han dado en llamar “nuevo PP”, que creemos que no es más que una renuncia a los principios y valores con el fin de suceder, que no de ganar, a Rodríguez Zapatero, nos hemos quedado estupefacto. Hay pilladas que lo dicen todo.

Pero si grave fue, por el retrato que supone, la metedura de pata de Rajoy, peor ha sido el intento de arreglo del desaguisado. Primero, la nota de prensa remitida por Mariano Rajoy a los medios en que se afirma que las declaraciones no eran oficiales –“conversación de ámbito privado” es el eufemismo utilizado-, como si el político pudiera tener dos caras y lo importante fuera que no se note. Todo un canto al fariseísmo. Una vez más los votantes tratados como si fuéramos idiotas. Después llegaron las insólitas declaraciones de Esteban González Pons en la Cadena SER afirmando que “suficiente tendrá Rajoy con ir al desfile y pasar allí toda la mañana”.

Citando a Rajoy: joder, qué tropa.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris