Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cartas a un ex guerrillero  

Fuerza en la debilidad

Sor Clara Tricio
Sor Clara Tricio
lunes, 13 de octubre de 2008, 02:55 h (CET)
Querido Efraín: Tal vez me preguntes aún por qué razón dijo el Apóstol Pablo que “no sabemos pedir lo que nos conviene”, siendo así que podemos pensar que tanto el mismo Pablo como aquellos a quienes él se dirigía, conocían la oración que Cristo nos enseñó, el Padre Nuestro.

Porque él mismo experimentó, seguramente, su incapacidad de orar como conviene. Por eso quiso manifestarnos su ignorancia; en efecto, cuando, en medio de la grandeza de sus revelaciones, le fue dado el aguijón de su carne, el demonio lo apaleaba, desconociendo la manera conveniente de orar. Pablo pidió tres veces al Señor que lo librara de esta aflicción. Y oyó la respuesta de Dios y el porqué no se realizaba ni era conveniente que se realizase lo que pedía un hombre tan santo: “Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad”.

Ciertamente, en aquellas tribulaciones que pueden ocasionarnos daño no sabemos cómo debemos orar; pues, como dichas tribulaciones nos resultan duras y molestas y van contra nuestra débil naturaleza, todos coincidimos naturalmente en pedir que se alejen de nosotros. Pero, por el amor que nuestro Dios y Señor nos tiene, no debemos pensar que si no aparta de nosotros aquellos contratiempos es porque nos olvida; sino, más bien, por la paciente tolerancia de estos males, esperemos obtener bienes mayores, y así la fuerza se realiza en la debilidad. Esto, en efecto, fue escrito para que nadie se enorgullezca si, cuando pide con impaciencia, es escuchado en aquello que no le conviene, y para que nadie decaiga ni desespere de la misericordia divina si su oración no es escuchada en aquello que pidió y que, posiblemente, pudiera causarle un mal mayor, o bien, ocasión de que engreído por la prosperidad corriera el riesgo de perderse. En tales casos, ciertamente, no sabemos pedir lo que nos conviene.

Por tanto, si algo acontece en contra de lo que hemos pedido, tolerémoslo con paciencia y demos gracias a Dios por todo, sin dudar en lo más mínimo de que lo más conveniente para nosotros es lo que acaece según la voluntad de Dios y no según la nuestra. De ello nos dio ejemplo el mismo Jesucristo, el cual dijo en su Pasión: “Padre, si es posible, que pase y se aleje de mí ese cáliz”, pero, con perfecta abnegación de la voluntad humana que recibió al hacerse hombre, añadió inmediatamente: “Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieres”. Por lo cual entendemos perfectamente que por la obediencia todos se convertirán en justos.

Os envío los mejores deseos, y con la esperanza de que sigáis todos bien, recibir un cariñoso saludo, CTA.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris