Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

El código de buen gobierno, para otros gobierno e invierno

Ángel Sáez
Ángel Sáez
lunes, 13 de octubre de 2008, 02:55 h (CET)
(APOYO, SÍ, PERO CON CONDICIONES, GARANTÍAS, PEROS O SALVEDADES)


“Si alguna vez cultiváis la crítica literaria o artística, sed benévolos. Benevolencia no quiere decir tolerancia de lo ruin o conformidad con lo inepto, sino voluntad del bien, en vuestro caso, deseo ardiente de ver realizado el milagro de la belleza”. Antonio Machado

El Consejo de Ministros que se celebró el día 18 de febrero de 2005, amén de otros acuerdos, adoptó, a propuesta del ministro de Administraciones Públicas (el titular de la Cartera citada era, a la sazón, Jordi Sevilla Segura), el siguiente, aprobar el Código de Buen Gobierno de los miembros del Ejecutivo y de los altos cargos de la Administración General del Estado. En dicho documento, bajo el epígrafe, en negrita, de “Primero. Principios básicos”, podemos leer lo siguiente: “Los miembros del Gobierno y los altos cargos de la Administración General del Estado actuarán, en el desempeño de sus funciones, de acuerdo con la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, y ajustarán sus actuaciones a los siguientes principios éticos y de conducta que se desarrollan en este Código: Objetividad, Integridad, Neutralidad, Responsabilidad, Credibilidad, Imparcialidad, Confidencialidad, Dedicación al servicio público, Transparencia, Ejemplaridad, Austeridad, Accesibilidad, Eficacia, Honradez, y Promoción del entorno cultural y medioambiental y de la igualdad entre hombres y mujeres”.

Bueno, pues, teniendo en cuenta las recientes previsiones hechas públicas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre las que descuella y nos interesa, porque nos atañe, incumbe o toca de lleno, ésta, que España entrará en recesión (porque la tal será global) el próximo año (suelte lo que suelte por su mui Pedro Solbes, pues el vicepresidente segundo del Gobierno de la Nación ha consumido y dilapidado todo el prestigio y solvencia que aún tenía entre ciertas gentes en apenas unas cuantas aranas de pésimo gusto, al haber advertido y constatado buena parte de la ciudadanía española que el ministro de Economía le había mentido bellacamente, como, asimismo, hizo, hace y seguirá haciendo, si no muda su comportamiento, que no miento, el mayor bribón del reino, moderno y redivivo Pinocho), y hacemos caso a las informaciones que contenían y contienen las crónicas que firmaba ayer y rubrica hoy en ABC Mariano Calleja, resulta que en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), la partida correspondiente a Presidencia del Gobierno ascenderá a 49,3 millones de euros. Si cotejamos esta cifra con la última de un Ejecutivo del PP, la del año 2004, la misma ha experimentado una subida sorprendente, nada más y nada menos que de un 77,5%, pues se ha incrementado en la no despreciable cantidad de 22 millones de euros.

Está previsto que el mandamás del Gabinete, José Luis Rodríguez Zapatero mantenga a 644 de los 656 asesores que tiene este año. No extrañará, por tanto, que la partida de incentivos al rendimiento de los asesores del presidente haya duplicado la que se presupuestó para tal fin y menester hace cinco años, de 2,2 millones de euros a 4,4.

¿Objetividad? ¿Responsabilidad? ¿Credibilidad? ¿Ejemplaridad? ¿Austeridad? ¿Eficacia? Voy a agarrarme la barriga para que no me sobrevenga una hernia inguinal o umbilical, por la incontinente hilaridad, las innumerables carcajadas. El Código de Buen Gobierno del Ejecutivo se aplicará otro invierno, otra primavera, otro estío u otro otoño, por otro Gobierno, me temo, porque con éste el tal documento ha quedado en papel mojado, agua de borrajas o cerrajas.

Así que, si el menda fuera Rajoy, ante la coyuntura actual y petición de apoyo (“el sí, sin condiciones”) de Zapatero y (“el arrimar el hombro”) de sus secuaces, al presidente le diría que sí, pero con condiciones, garantías, peros o salvedades.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris