Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La señora Betancourt no conoce a ETA o ¿sí?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 12 de octubre de 2008, 03:24 h (CET)
Que quieren que les diga, pero me fastidian estas personas que, valiéndose de una fama mediática, se atreven a entrometerse en camisas de once varas opinando sobre lo divino y lo humano, cuando lo hacen desde un nivel de conocimiento del tema, sobre el que emiten juicio, está situado muy por debajo de lo que la más elementa prudencia aconsejaría callarse. Así nos encontramos con un personaje que se ha convertido en un ídolo mediático gracias a un hecho, ajeno a su voluntad, que la ha mantenida alejada de los foros políticos durante siete años, secuestrada por un grupo de guerrilleros de las FARC bolivianas. Hablamos de la señora Ingrid Betancourt que fue secuestrada cuando precisamente quería entablar “negociaciones” con los rebeldes de las FARC, durante la presidencia del señor Pastrana. Su imprudencia la condujo a un cautiverio de casi siete años durante los cuales intentó, sin éxito, escapar de los guerrilleros que la tenían retenida en compañía de una abogada y asesora, Clara Rojas, que la había acompañado en su intento de contactar con los cabecillas guerrilleros.

Esta señora, de la que se dijo que estaba gravemente enferma y que apareció con un inmejorable aspecto cuando fue liberada por el ejército boliviano, circunstancia que causó no poca extrañeza a la opinión pública, que había esperado encontrarse con un cadáver viviente y, por el contrario, tuvo la sorpresa de hallarse ante una mujer (que descendió del helicóptero que la trajo de vuelta a la civilización), que no tenía nada que ver con la previsión de encontrarse con una mujer deprimida y agobiada por el peso de la cautividad, antes bien, su aspecto era el de una moza de buen ver, sonriente y sin señal alguna de los padecimientos que se suponía que había soportado. En cualquier caso,esta señora, con un largo cautiverio a sus espaldas, con dos nacionalidades, la boliviana y la francesa (estaba casada con un francés) despertó el morbo mediático y, desde que fue liberada y fue recibida en el Elíseo por el señor Sarkozy, no ha dejado de acaparar la atención de un público motivado por el morbo producido por la historia de una prolongada vida en las selvas bolivianas. Lo que sucede es que, el hecho de convivir con guerrilleros durante tanto tiempo, no deja de tener una influencia subliminal en aquellas personas, por mucho carácter que tengan, han sufrido la humillación de verse privadas de su libertad.

Lo cierto es que, esta señora, ha cometido una imprudencia, yo diría que una falta de respeto para el pueblo español y una grave ofensa para las familias de las víctimas del terrorismo. En primer lugar, porque su experiencia se ha desarrollado en un contexto distinto e incomparable con lo que es el modus operandi de la banda ETA y de sus particulares motivaciones. Las FARC son un grupo rebelde que está en “guerra” con el ejército boliviano y que se formó como un medio de intentar reivindicar el reconocimiento de la pobreza en la que vive una parte del pueblo boliviano; sin que entre sus reclamaciones exista ninguna de tipo secesionista. ETA opera en una región de España con un gran nivel económico, donde la pobreza, si la hay, es cosa de minorías y sus motivaciones se centran en aspiraciones independentistas de España. Esto sólo ya debería haber servido para que la señora Betancourt hubiera mantenido su boca cerrada al referirse al problema terrorista español. En segundo lugar, el foro donde formuló sus opiniones, el Parlamento Europeo, agrava aún más el grado de la imprudencia de esta señora que, al parecer ,está afectada por el síndrome de Estocolmo sin que se haya dado cuenta de que esta fórmula suya, de “negociar con los terroristas”, y de la necesidad de “hablar con ellos” con “ mucha paciencia” no parece que, en su caso particular, hubiera tenido mucho éxito si tenemos en cuenta que estuvo “ discutiendo su libertad” con los guerrilleros durante siete años y, a pesar de todo ello, tuvo que ser un comando del ejercito boliviano quien la rescatara de su secuestro.

Es evidente que si, en España, tenemos que estar siete años más para que, al fin, tengamos que acudir de nuevo a la guardia civil y a la policía para acabar con ETA, no parece que el método sea muy práctico ni eficiente. Pero es que, si los argumentos anteriores no bastaran, esta señora se está entrometiendo en algo para lo que solamente está legitimado el pueblo español y sus instituciones, que son los únicos que podrían opinar, tratar, resolver y dirimir sobre una cuestión tan delicada y sobre la que la ciudadanía está tan motivada. El mero hecho de que se haya permitido opinar en público sobre un tema que no le concierne y que está tan a flor de piel de la sensibilidad de la ciudadanía española ya es una bofetada contra nuestra nación y contra el derecho constitucional de mantenerla unida contra aquellos que pretenden desmembrarla.

Lo peor es que, tan infaustas declaraciones de la señora Betancourt, se vienen a sumar a unas inoportunas y, seguramente, planeadas declaraciones de dos miembros del partido socialistas del País Vasco. El primero, el señor Eguiruyen, presidente del PSV, que, sin venir a cuento y con una más que sospechosa inoportunidad, ha sacado nuevamente a colación la posibilidad de unas nuevas conversaciones con la banda terrorista, precisamente cuando hace pocas semanas cometieron otro de sus deleznables crímenes. Sin embargo, como si se hubiesen puesto de acuerdo para incidir sobre el mismo tema, ha salido a la palestra el señor Patxi López para redundar en la misma opinión y, además, alardear de no estar arrepentido de su fiasco de la primera negociación que tan fatal resultado tuvo. No acaban aquí los apoyos a los nacionalismos porque, si con lo dicho no bastara, ahora resulta que el señor Feijoo del PP, acaba de sumarse a los dos partidos gallegos , el PSG y el BNGA para apoyar una moción contra el régimen franquista y apoyando la imposición del gallego como idioma de la comunidad.

Esta visto que, entre unos y otros, PSOE y PP ( ya no tenemos oposición), han decidido que el idioma español ha dejado de ser el oficial en toda España y ello, precisamente, cuando empiezan a circular rumores sobre la posibilidad de que, el TC, esté preparando su resolución sobre los recurso presentados en contra del Estatut catalán, en cuyo contenido parece que se puede declarar inconstitucional la obligación de conocer el catalán. ¡Ojo pues a determinadas veleidades, porque puede que queden cortadas de raíz si se confirmaran las previsiones que se hacen sobre la posible resolución del más alto tribunal de la Nación! Sería una magnífica noticia para los que defendemos a España como nación única y solidaria.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris