Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El cinismo y el precio de las cosas

Mario López
Mario López
domingo, 12 de octubre de 2008, 03:24 h (CET)
Mucha gente se pregunta qué nos costará las indemnizaciones a las víctimas del franquismo. Para empezar, tenemos que contestar que todos hemos sido víctimas y parte del franquismo. Pero aquí de lo que se trata no es de todos sino de los muchos que fueron víctimas y no parte del franquismo.

En cualquier caso, la pregunta ya lleva una respuesta implícita: preguntar por el precio es injusto. La justicia no tiene precio. La justicia está por encima de cualquier otra consideración, cuando de la relación entre los distintos se trata. El precio de la justicia será el que la justicia demande y eso nunca es ni caro ni barato sino, simplemente, justo. La pregunta no es “cuánto nos va a costar indemnizar a las víctimas”. Por encima de responder a esto, se impone la necesidad de averiguar el valor exacto del daño causado y, sólo a partir de ahí, establecer la cuantía de la indemnización, la cual nunca será excesiva. Y si así nos lo parece, lo que deberemos de colegir es que lo verdaderamente excesivo fue la violencia que inflingieron los fascistas a los demócratas durante casi cuarenta años. Oscar Wilde, preguntado por un periodista acerca del cinismo, contestó: “el cínico es el que conoce el precio de todo y sabe el valor de nada”. Hoy mismo estamos asistiendo a una lección magistral de cinismo global. Nuestros gobiernos pagan a la banca los daños que la banca a causado. Lo dejo aquí porque el siguiente paso me situaría ya en una reflexión zen que no viene al caso.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris