Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ciudadana Jane   -   Sección:   Opinión

Bunbury o “La importancia de ser serio”

Ana Morilla
Ana Morilla
sábado, 11 de octubre de 2008, 00:26 h (CET)
La crisis invita a imaginar una hidra emanadora de turbias imágenes psicodélicas: un mundo económicamente pleistocénico entre espumarajos de activos tóxicos, la herrumbre del sistema bancario semienterrada, cual quebrada estatua de la libertad en el Planeta de los Simios. Playas de Goa, o de Ibiza, recogiendo conversos neo hippies derrotados en el apocalipsis especulativo como apestados medievales. Jinetes del apocalipsis entre masivas colas de paro, hambrunas, enfermedad privatizada, quiebras públicas y desahucios universales. Profetas de un nuevo marxismo predicando el fin de una era en los suburbios expandidos e infumigables de Wall Street. El mundo como un inmenso corralito globalizado que deja tras el holocausto financiero un territorio para siempre yermo y baldío. Todo tan cinematográfico como los paisajes de Los Cohen, como la literauta de Cormac McCarhty.

Entre tanta proyección esquizoide de lo económico – tan incomprensible como cabreante – veáse la genial viñeta de EL ROTO – El País 9 de Octubre, ha estrenado Bunbury su nuevo dico Hellville de Luxe. Su canción «Soy el hombre delgado que no flaqueará jamás » contiene diversas frases íntegras de poemas de Pedro Casariego, al que no menciona ni cita en el disco, en su web ni en estrevista alguna : "Soy el hombre delgado que no flaqueará jamás", "Lucharé contra todos los que digan lo que yo digo", "Veo misterios en alguna mujeres y detectives en los hombres de hoy"…y hasta en una entrevista reciente respondió Bunbury "Un buen verso es el lado valiente de un cobarde", idéntica a una cita de Casariego en 1.988.

El plagio se define como « La copia ilegítima de una obra protegida por derechos de autor o la presentación de una copia como obra original propia”. Dejando aparte que Bunbury incurra o no en ésta figura jurídica, lo cierto es que a pesar de su maravilloso look de última y auténtica estrella del rock, ha sido como mínimo poco elegante con el respeto a la figura de un poeta como Casariego, poco ético en la reacción soberbia y defensiva y poco respetuoso con la propiedad intelectual que él mismo, como autor, debería defender.
«Toma frases y versos de Pedro. Y lo importante no es que se inspire. Lo que molesta es que Bunbury nunca citó a mi hermano. Parece como si quisiera ocultar sus influencias o de dónde él absorbe», explica Nicolás Casariego.

El escritor añade: «considero que se copia. No es un tema de derechos, no es de dinero, es un tema de ética. Es un ataque a la creación y él sabrá...».
Bunbury, toma su nombre de la novela de Oscar Wilde « La importancia de llamarse Ernesto », que en Inglés puede traducirse también como « la importancia de ser serio ». En ellá Algernon, un joven aristócrata londinense, finge tener un amigo llamado Bunbury que vive en el campo y con frecuencia está enfermo. De esta forma puede fingir piedad y dedicación, mientras tiene la excusa perfecta para salir de la ciudad, evadiendo sus responsabilidades. Algernon llama a esta práctica "Bunburying".

Quizás Bunbury esté Bunburiyando, como lo prueba que además ayer mismo se ha descubierto también la utilización de frases completas del poeta vasco Joseba Sarrionandia “En aquella patria, la que llaman lejos, allí me podréis buscar, donde se cruzan un siglo y un segundo”. Por supuesto que un artista está influido por todo y Bunbury demuestra un exquisito gusto eligiendo fuentes, sólo tendría que citarlas…y si no lo hace queda en el espacio turbio entre la falta de respeto al creador original y la apropiación indebida de una propiedad intelectual. En fin, entre tanto copy paste, que mejor higiene que comprar y leer íntegros los versos de Casariego, en vez de pagar en Itunes a Bunbury.

“Esta vida demasiado plácida me extingue/ Estas horas solemnes sofocan los incendios imprudentes y los papeles en llamas/ Ansío el terremoto particular que alguien me ha prometido/ Soy el hombre delgado que no flaqueará jamás.”
Pedro Casariego.
Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris