Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El hombre biodegradable

Mario López
Mario López
sábado, 11 de octubre de 2008, 00:26 h (CET)
Tu mundo se te puede venir abajo por la mayor tontería. Basta con que decidas pintar tu cuarto para que surjan de la nada multitud de entes malignos que acaban poniéndolo todo patas arriba.

El trabajo que tan bien organizado tenías, el estado de tu humor en total sosiego, el tránsito intestinal. Una decisión aparentemente inocua puede resultar mortal. Y puede llegar a matarte de manera fulminante. Supongo que por este motivo existe la cantidad de conservadores que existe. El no moverse garantiza el sueño de los entes de maldad. Me parece que lo dijo Jacinto Benavente: “la mudanza en tiempos de bonanza”. Mientras Forbes se entretiene en elaborar la listas de los hombres más ricos del mundo –los conocidos, se entiende- o los herederos de Nobel siguen repartiendo millones de dólares entre, no ya los mejores, sino los muy buenos cerebros del momento, a los demás nos queda contar ovejas por la noche para conciliar un sueño imposible o contar los minutos que nos faltan para el próximo “coffe break”; que ahora estamos en lo de la inmersión lingüística global. Pena es que se vivan tan pocos años y no tengamos la oportunidad de saborear a toro pasado lo que dejamos tras de nosotros. Posiblemente nada. Dejar nada después de vivir ochenta o noventa años es admirable; la viva demostración de lo que debe ser el hombre biodegradable, la extinción de toda contaminación personal. No dar motivo a reyertas futuras entre apólogos y detractores de tu ser, estar y parecer en el mundo. Ningún discurso laudatorio. Ningún recuerdo. El hombre que deja su huella tras la muerte es como el caracol que todo lo ensucia a su paso, con sus repugnantes mocos.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris